Atropellan todo

Se informa en medios informativos, María Fernández Vázquez, estudiante de preparatoria de la Universidad de Guadalajara con 18 años de edad, murió al ser arrollada por un camión de la ruta 368.

 

Esperaba con sus compañeros la llegada del transporte público en lugar acostumbrado, de pronto un pesado transporte urbano invade la  banqueta y embistió a 19 jóvenes, ella pierde la vida, sus compañeros resultan heridos.

En dos meses de lo que va del año han muerto 14 personas en la capital del estado de Jalisco en accidentes donde se han visto involucrados camiones del servicio público.

No me resulta extraño esto, es un asunto sin final, lo lamentable es la indiferencia de las autoridades estatales y municipales, caso específico Puerto Vallarta; declaraciones van y vienen, el señor presidente municipal Ramón Demetrio Guerrero Martínez habla de seguridad pública, dotación de patrullas arrendadas, más capacitación para los guardianes del orden y tantas otras esperanzas; se le olvida que también la seguridad de los que vivimos en este paradisiaco lugar enfrentamos a algunos gorilas descerebrados contratados para conducir los transportes públicos sin ninguna capacitación.

Aunque el asunto es minimizado por el líder de la CTM, Rafael Yerena Zambrano, para no alarmar, priva la complicidad e incapacidad para poner orden.

No creo equivocarme pero parece tener más fuerza la sandez que la sensatez. Lo peor del caso se da  aquí en Puerto Vallarta, los manejadores locos arremeten contra los turistas.

En la colonia Emiliano Zapata en solo dos días tres víctimas, turistas. Tantos arrojos para posesionarnos en esas naciones, gastos para promoción, convenios y más esfuerzos, ahora la nota de atropellamientos, por separado, dieron la vuelta al mundo en medios informativos, acentuando sus mensajes en los países vecinos; con un mínimo de masa encefálica podría deducirse el daño que esto causa a nuestra economía.

La obligación de la autoridad es proteger a la sociedad y más si la agredida es la que nos trae recursos para oxigenar a la economía estatal y municipal.

En lo particular llamaría al primer edil a cuidar más los detalles que es donde se nos van los recursos e imagen; todavía recuerdo su promesa de todas las que ha realizado desde su llegada al cargo, “convertiré a Puerto Vallarta en la ciudad más segura de Jalisco, del país y del mundo, es hora de actuar. No es ir contra los chóferes responsables sino contra aquellos que juegan carreritas con las unidades la mayoría de las ocasiones desvencijadas, los que tienen necesidad o los presionan para doblar turno (s). Va contra la imagen del puerto y eso es de preocupar por encima de las “buenas intenciones” hay una realidad a la que no se puede voltear la espalda y es de años.

El presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Puerto Vallarta, Ignacio Cadena Beraud, ha dicho con razón: “El sistema de transporte público en Puerto Vallarta no sirve, es malo y peligroso, es un riesgo para todos y genera una mala imagen para el destino; sin embargo, ya llegó el momento tomar en serio el problema y buscar soluciones, porque de poco sirve toda la promoción que hacemos si cuando el turismo llega, cómo y con qué le respondemos a la gente”, qué esperan las autoridades más atropellamientos, pocas veces me indigno, en esta ocasión como en otras no pude resistirme al llamado de la verdad.

 

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República,  se integró a la Univa en 1989 como catedrático investigador, cofundador del IDEO-UNIVA actualmente es coordinador de Comunicación y Publicaciones  y del  Consejo Político Universitario de esta Casa de Estudios en Puerto Vallarta.