Tatuajes, ¿arte, prejuicio o dificultad en la vida laboral?

Bienvenidos nuevamente a “cualidades exquisitas” un espacio en donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

 

La apariencia que se forma de la expresión corporal y la manera de vestir, equivale al 93% del impacto de la imagen de una persona en la primera impresión, si bien no es una regla “las personas suelen ser juzgadas” por su aspecto antes de ser reconocidas por sus capacidades o el conocimiento.

 

Pero, en la actualidad ¿un tatuaje será un factor para no obtener un empleo o lograr  el éxito? Todo depende del entorno en el que se desarrolle la persona, el ambiente laboral y la imagen que se busque proyectar. Por ejemplo alguien que se dedica a realizar tatuajes, es lógico y congruente que muestre dibujos en su piel, así como estrellas de rock, artistas, deportistas, etcétera.

 

En la actualidad ya no es un tema tabú, “algo encasillado”, existen personas sumamente exitosas, inteligentes con dibujos en el cuerpo. El tatuaje existe tanto en hombres como en mujeres, en figuras públicas, como las que no lo son. Sin embargo, si eres una persona afecta a ellos te recomiendo que los coques en lugares del cuerpo que resulten mucho más sencillos de cubrir con las prendas, para desenvolverse así sin problema en el entorno laboral, y posteriormente dejarlos expuestos ya en un estilo social. Evita las manos, los brazos, el cuello, incluso el rostro, que aunque es algo actualmente “aceptado” existen empresas que no contratan a la persona si saben que tiene tatuajes.

 

Incluso es conveniente reflexionar a conciencia sobre los tatuajes estéticos (delineado de ceja, delineado de ojos, labios). También investigar perfectamente el establecimiento y la experiencia del mismo, porque un mal trabajo puede deformar la expresión del rostro, incluso el tono de la tinta endurece las facciones. Recuerda que el tatuaje estético que quizá guste de joven tal vez no resulte adecuado a una edad mayor.

 

Hace poco leí en redes sociales la siguiente frase: “los tatuajes no nos hacen delincuentes así como las corbatas no nos hacen decentes”. En lo personal creo que es una frase muy cierta, he conocido personas sumamente educadas con tatuajes en el cuerpo, y también he tratado con ejecutivos que visten traje y corbata de las mejores marcas sin educación.

 

Los espero en el siguiente tema de “Cualidades Exquisitas”, sonríe.

 

Facebook: Melissa López, Consultora de Imagen

Twitter @MelissaImagen

www.360melissalopez.com