Lobos al acecho

Cuando los cuerpos de esos hermosos niños sufren esas maravillosas transformaciones dejando atrás la etapa de la niñez para entrar a la pubertad, tanto su físico, como su psique, con tanta información exagerada en todos los medios de comunicación, centros educativos y amigos mayores, si no encuentran el apoyo necesario en casa…

 

¡Tienden a alejarse cada vez más del núcleo familiar!

 

Por lo regular se excusan diciendo: “Nadie me quiere, nadie me comprende, mejor me voy”… ¡Sin darse cuenta del gran peligro que corren!

 

En esa espectacular etapa, todavía no han madurado lo necesario como para comprender que en donde se paren… ¡Están los lobos al acecho!

 

Como quieren experimentar con las nuevas sensaciones que se han apoderado de esos frágiles cuerpos, si no se les ha preparado adecuada y oportunamente para ese nuevo cambio de vida, de lo que escuchan… ¡Toman decisiones a su entera conveniencia!

 

Se sienten grandes y poderosos como para decidir irse de la casa, si no están de acuerdo con las decisiones de sus padres.

 

Tratan de ocultar su pavor, cuando les invitan a experimentar “cosas nuevas” en su vida, y aceptan los retos, con tal de no verse rechazados por el nuevo grupo de “amigos”…

 

Confunden el “hacer el amor”, con el sexo desenfrenado, olvidando que el verdadero amor está basado en el respeto; ¡Ya que el amor real, no se prueba, aprueba o reprueba, simplemente se otorga incondicionalmente protegiendo al ser amado!

 

Es cierto que en algunos Centros Educativos enseñan que el sexo es simplemente una función natural y reparten los famosos condones y anticonceptivos como si fueran dulces; provocando que el sexo se vea tan simple como el comer, beber, o defecar; pero olvidan que se está tratando con seres humanos, demasiado inmaduros como para poder discernir en forma adecuada entre el bien y el mal.

 

Posiblemente estén pensando que porqué si el sexo es natural empleo las palabras bien y mal.

 

La respuesta es muy simple, antes de hablar del sexo, se tiene que comprender el significado del respeto, porque en caso contrario, sería… ¡Como mandar a un cordero al matadero!

 

Al entender el púber, lo maravilloso que es el amarse, valorarse y respetarse a sí mismo, se evitará muchos… “dolores de cabeza”, si llega a embarazar a su “compañera de juegos”… O, si adquiere una terrible enfermedad venérea  por falta de cuidado e higiene… O si se topa con la hija de un pudiente que lo obliga a “reparar su falta”… destrozando sus anhelados sueños y futuro prometedor… ¡Para tener que hacerse cargo de una familia no deseada!… O, lo más común ya aceptado hasta por las “Famosas Leyes”… ¡Se elimina el problema, con un aborto inhumano!

 

Padres de familia, les suplico encarecidamente, que si aman en realidad a sus hermosos ángeles terrenales, que pronto se convertirán en esos increíbles jóvenes en los que se sustentará el futuro de nuestra maravillosa patria… ¡No permitamos que terceras personas les hablen de un tema tan hermoso y natural como es el sexo! Ya que no es cosa de hombres o mujeres, sino que de ambos.

 

Es de suma importancia la presencia de los padres al abordar este tema tan humano pero delicado. No informen más de lo que ellos quieren saber; repregunten para cerciorase, antes de contestar.

 

Si queremos conservar nuestra familia unida y feliz, tenemos que tomar conciencia de que la educación sexual es un derecho y obligación de los padres para con sus hijos, por lo tanto… ¡No quieran delegar esa responsabilidad al Estado!, porque… ¡Perderán a sus adorados hijos!. Recuerden que en cada esquina hay… ¡Lobos al acecho!

 

Cariñosamente A.I.