Las protestas ante la Reforma de Telecomunicaciones

La indiferencia y el paso de los años nos han convertido en una masa amorfa que tiende a protestar por todo sin realmente tomar conciencia real.

 

La Reforma de Telecomunicaciones ha sido un tema muy sonado en redes sociales y prácticamente en todos lados, desde las páginas de noticias que visitamos hasta en la conversación durante la comida.

 

Estamos ante un momento histórico. En días recientes, se dio a conocer que la Presidencia de la República se comunicó con Sopitas.com, el popular sitio web que presenta noticias de manera amena y con sentido crítico para ejercer derecho de réplica luego de que los usuarios crearon una tormenta en la red con el hashtag #EPNvsInternet con el que se pretende exigir libertad en internet.

 

Aunque vivimos en un mundo agitadísimo en el que la mayoría de nosotros nos preocupamos más por el accionar de la Selección Mexicana de cara al Mundial de Brasil 2014, es justo que independientemente de nuestras prioridades y obligaciones cotidianas, protestemos con una idea de lo que queremos, aunque sea vagamente.

 

Con tópicos como: “Con la ley secundaria en Telecomunicaciones, los usuarios quedan desprotegidos” o “La iniciativa de Telecomunicaciones es la más regresiva desde que el internet existe en México” o, finalmente, “Internet: el próximo instrumento de control”.

 

Ya sea que estés a favor o en contra de esta iniciativa de reforma de ley, es momento de reflexionar honestamente con algunas sencillas (y a la vez mezquinas) preguntas: ¿Cuántos de los que protestan han leído la iniciativa? y/o ¿es posible unirnos de manera virtual a esta causa?

 

Esto viene a colación porque si no estamos informados apropiadamente, ¿cómo vamos a poder influir realmente en la toma de decisiones? Esto no es más que una caricatura de un cavernícola con un smartphone dándole “like” o “retweet” a cualquier publicación que nos encontremos en las redes sociales.

 

Entre muchos otros puntos, la Reforma de Telecomunicaciones habla sobre la posibilidad de que las autoridades de la seguridad pública, la seguridad nacional y la procuración de justicia pueden intervenir las distintas telecomunicaciones en tiempo real que estén relacionadas con investigaciones en materia de delincuencia organizada, delitos contra la salud, secuestro, extorsión o amenazas. Estas autoridades pueden reencarnar en el Procurador General de la República, los procuradores de los estados o cualquier agente del ministerio público.

 

Otro asunto importante es el de los concesionarios de telecomunicaciones que están obligados a conservar un registro de las comunicaciones que se realicen desde cualquier dispositivo con el objetivo de obtener datos del usuario como su nombre, domicilio, tipo de comunicación y servicio, origen y destino, fecha, hora, duración de la comunicación, ubicación geográfica y cualquier otro dato que se pueda solicitar en un momento dado.

 

Aunque el documento de la iniciativa es largo, nuestro deber ciudadano es echarle una leída para informarnos y ahora sí, salir a las calles a defender la causa pero de manera informada no simplemente siguiendo a la multitud.