Gente PVRed Interna

Respeto a la libertad de creencia

Recuerdo hace algunos años por el 2007, en la capital de la República en el corazón de la ciudad, en un monumento histórico, orgullo de los mexicanos y de FE de millones de católicos, la Catedral de México, sufrió una agresión motivada por personas vandálicas, lo peor, carne de cañón utilizada por mentes perversas que invaden los propósitos a los que son convocados y que buscan la desestabilización de nuestra sociedad. Motivando todo esto, el cierre de sus puertas durante unos días para aclarar el origen de los hechos y adoptar las medidas pertinentes para seguir ejerciendo el culto, con la plena seguridad de sus feligreses.

 

Muchas son la razones en la que exponen el origen del conflicto, si fueron los campanazos que duraron más del tiempo programado como una forma de causar malestar a los asistentes al evento, motivándolos a invadir el recinto del Templo, o bien una protesta agresiva, invadiendo con gritos y destrozos al recinto eclesiástico, que esto constituye un delito. En fin los invito a la reflexión en donde la tolerancia siempre salga triunfante, evitando esta clase de infortunios, para que no vuelvan a repetirse en un futuro inmediato a ninguna de las demás iglesias cristianas

 

Respeto a las creencias.

Mucho ha costado al sistema político de nuestra República, el crear bajo una democracia plena la libertad de pertenecer a partidos políticos que más les convengan, reafirmando que en todos los acreditados en el Instituto Electoral, existen personas hoy agraviados por esos micruspulos que buscan notoriedad para enrarecer el clima de libertades que hoy gozamos. La fe en la democracia, que pasa de acción declarativa a movilización social, es parte de los cambios y estos son notables, siempre lo importante es respetar la libertad de creencias. El libre albedrio es una de las conquistas del ser humano esencia misma de la vida, el respeto a las creencias es factor de madurez, ya lo dijo el Presidente Peña Nieto que el gobierno federal será respetuoso.

 

Nos queda muy claro que la sociedad mexicana está experimentando fuertes transformaciones. Los individuos buscan encontrar un sentido a su vida, tanto en las antiguas respuestas como en las nuevas que aparecen día con día, es por eso que la orientación deberá de ser basada en la educación y cultura, donde el respeto sea el detonante principal para encontrar la armonía en nuestra comunidad mexicana.

 

Alerta amarilla.

Los actores principales ante conflictos antes señalados, se ponen a prueba. Recordemos que ya no es tiempo de persecuciones religiosas, hoy en día el “pluralismo político y el pluralismo religioso, comparten el suelo de un estado laico y respetuoso de los derechos fundamentales de la persona, es por eso que se debe de castigar con todo el peso de la ley a quienes provoquen este tipo de acciones que son totalmente reprobables que a Dios gracias no hubo armas de por medio, ni vidas que lamentar en aquel incidente antes mencionado, pero ya se ponen luces amarillas, teniendo mucho cuidado en no convertir en situaciones políticas adversas al desarrollo de nuestra Nación dichos eventos provocativos.

 

Ahora las autoridades de los tres niveles de gobierno, con las diferentes corrientes religiosas, deben de asumir la responsabilidad de comentar ante sus miembros de sus iglesias que las diferencias de Credo entre diferentes grupos sociales y la pluralidad de prácticas religiosas, son perfectamente compatibles con la idea de un proyecto común de Nación. El estallido de la diversidad puede ayudarnos a conocer el país a entender los mecanismos que mueven a la sociedad a aceptar desde la tolerancia y el respeto a las demás otras formas de pensar y de creer, sólo así podremos transitar a los tiempos nuevos que se abren para México en el marco de una democracia con justicia.

 

Unión contra la incertidumbre.

Debemos todos tomar en cuenta que somos miembros de una generación que se esta forjando en momentos difíciles, nos corresponde integrarnos, es tiempo de olvidar actitudes revanchistas, hagamos un esfuerzo adicional para la consecución de nuestras metas para dar el golpe final al mal que nos acecha; “La Incertidumbre”. La libertad de credos, derechos de las personas, tolerancia, igualdad de todos ante la ley; son los valores sin los cuales el mundo democrático sería inexistente.

 

Hoy en día existen nuevos paradigmas en la gestión pública, por eso es conveniente advertir a quienes desean incursionar en la administración de los tres niveles de gobierno lo siguiente: Los gobiernos son fundamentalmente directivos, deben de tener una visión desarrollada de cuáles son los problemas de su sociedad y cuáles las capacidades sociales de respuesta a sus problemas, riesgos, amenazas y oportunidades colectivas.

 

Por eso insisto en que debemos de tener una sociedad más participativa motivada por gobiernos en donde exista el poder servir sin distingos. Es así que la función central de los gobiernos es generar e incrementar la capacidad de respuesta de la sociedad que representan y a la que se deben, o dicho de otro modo su función es crear o agregar valor público a los activos de sus comunidades.

 

En busca de una visión patriótica.

Ante estos tiempos de cambio social, es necesario tener una visión patriótica que nos permita reflexionar y trazar un nuevo rumbo que revitalice y brinde a la vez una mayor eficacia a las diversas organizaciones que se adhieran al Plan Nacional de Desarrollo. Desde luego sin perder de vista los principios de democracia y justicia social a fin de buscar el equilibrio en el bienestar y así de esta manera contribuyamos a nuestra propia grandeza.

 

Los retos por la cual se enfrenta el País se van a lograr siempre y cuando se encuentren nuevas formas de participación que involucren a la sociedad, compromiso con responsabilidad compartida junto con el gobierno a fin de consolidar la transformación que constantemente demanda la ciudadanía.

-.Más allá de la pluralidad, la consolidación democrática requiere de un entendimiento básico entre las fuerzas políticas.-