El Espíritu de Aventura

fleondelavega@gmail.com

Hace unos doce años llegó a la Marina de Nuevo Vallarta un marinero solitario: un chico de 19 años. Llegó al Estudio-Café a desayunar muy hambriento. Me platicó que estando en clases en la universidad en San Francisco, California, se había sentido atrapado por el sistema. Dándose cuenta que pronto entraría a una edad de mayores responsabilidades y compromisos y de que todo lo que sabía lo había aprendido encerrado dentro de cuatro paredes, decidió salir a recorrer mundo…a aprender en el “salón grande” de la universidad de la vida. De modo que vendió todo lo que tenía y compró un velero que ahora se encuentra encallado a la orilla de la marina.

No tenía ninguna de las comodidades básicas, ni modo de conservar alimentos. Carecía de instrumentos sofisticados de navegación. El chico pasó por grandes peligros al navegar solo y no pudo haber dormido mucho, pues podría haber sido atropellado por barcos cargueros o haberse estrellado contra alguna costa rocosa. Sin embargo, llegó aquí optimista y confiado en Dios y en la fuerza de la vida. A los pocos días un enorme yate lo contrató como tripulante y así pudo continuar su viaje por el mundo, ahora con más seguridad, alimentos y comodidad.

Ignoro qué haya sido del chico. Es posible que por interrumpir sus estudios haya fracasado en la vida, pero yo me inclino a pensar debido a su arrojo y fe ha de haber tenido éxito en lo todo lo que emprendiera: hay entre las gentes más exitosas quienes aún sin estudios triunfan…o con estudios fracasan.

La historia del chico y su velero me recordó el poema “Instantes” de J.L. Borges, donde dice:

“Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, solo de momentos.

No te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca iba a ninguna parte, sin un termómetro,

una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas.

Si pudiese volver a vivir, viajaría más liviano.”

 

Todo esto inspiró en mí hacer una escultura, como tributo al espíritu de aventura que mueve a los audaces.

¡Estudio-Café está abierto!

Los esperamos todos los días para desayuno y comida con horario de 8:30 A.M. a 3:00 P.M.

El último día será el 3 de agosto, pero descuiden, volvemos el 29 de septiembre.