Garras manipuladoras

Quién no se ha sentido manipulado, ya sé que van a negarlo y antepondrán el conocimiento de todo lo que sucede, esa es una forma de auto manipularse, fina y heroica, al fin y al cabo lo es. Los medios de información utilizan estrategias sutiles aunque sumamente efectivas para lograr sus fines. Desvían la atención del público de los problemas más importantes.

 

Hoy el futbol es el principal distractor, las élites políticas o empresariales le arrojan gasolina a la hoguera para apagarla. Es curioso la gente en general pide su dotación de conceptos subjetivos, acontecimientos por demás fuera de la realidad.

Nicolás Maquiavelo recomendaba: “para un escultor es más fácil trabajar en un mármol bruto, que sobre el ya labrado por un escultor torpe”. La sociedad se abalanza a disponer de las distracciones, mientras más continuas mejor porque piensan que están hechas con el fin de divertir, no descubren lo insignificante de su mensaje.

El juego es hasta cierto punto divertido para las masas señalaría en alguna intervención el magnifico José Ortega y Gasset en su ya clásica obra La Revolución de las Masas. Ahora se cumple uno de los señalamientos del ministro de propaganda J. Goebbels “quien dice la primera palabra al mundo es el que tiene la razón”.

Este importante medio de difusión está sobre sus 36 años de trabajo ininterrumpido, su enorme equipo de colaboradores, desde los más humildes hasta el prestigiado y reconocido licenciado Luis Reyes Brambila; hombre que está en la historia de este destino turístico como productor, guía y ejemplo es una persona que se preocupa por fortalecer los lazos culturales de la sociedad en su conjunto; sin embargo como su trabajo es de una calidad y verdad a toda prueba.

En ocasiones no es atendido su producto informativo al que nos ha acostumbrado Vallarta Opina, no se conocen los límites de la verdad si se carece de difusión de calidad.

Vallarta Opina  informa, distrae con elegancia  y sobre todo conforma opinión pública; no es un medio de denuncia, es un respetable medio informativo que nunca se ha valido de artificios para dejar ver su presencia. ¿Por qué he comentado sobre este diario? Por la imperiosa necesidad que existe de informarse para involucrarse en la solución de problemas, no agravarlos o inflarlos.

En estos momentos de colapsos de valores éticos, religiosos, morales, políticos, económicos e ideológicos en que se encuentra la sociedad habrá que encontrar ideas originales, las necesitamos para descubrir la verdad y aceptar las reglas del juego que se impongan, sin manipulación con seriedad, sin inventar problemáticas inexistentes que solamente distraen. Lo sostengo: todo pasa por los medios de comunicación, nada se atora; los adinerados y los vulnerables imitamos a las piezas del ajedrez, al final del juego vamos a la misma caja.

Es necesario saber distinguir al malagradecido, al infame, al pillo para no sufrir sus embates. Los medios de difusión filtran y preparan sus mensajes de acuerdo a su línea editorial, así se distingue las distorsiones; en estos momentos hacen uso del aspecto emocional con el mundial de futbol, causan un corto circuito en la razón, en la verdadera necesidad, al llegar a opacar la capacidad crítica de la gente y llevarlos al terreno del miedo de que pierda la selección, el deseo de que permanezcan, cargarnos de temores que nada tienen que ver con la realidad: lo malo que es el futbol mexicano, la prueba salta en cada mundial en varias disciplinas deportivas.

Los medios tienen el poder de hacerlos ver mejores o aplastar sus esperanzas. Dejo al doctor José Ortega y Gasset…antes los hombres podían dividirse, sencillamente, en sabios e ignorantes. Pero el especialista no puede ser subsumido bajo ninguna de esas dos categorías. No es sabio porque ignora formalmente cuanto no entra en su especialidad; pero tampoco es un ignorante, porque es “un hombre de ciencia” y conoce muy bien su porciúncula de universo.

Habremos de decir que es un sabio-ignorante, cosa sobremanera grave, pues significa que es un señor el cual se comportará en todas las cuestiones que ignora no como un ignorante, sino con toda la petulancia de quien en su cuestión especial es un sabio». (Cap. XII, «La barbarie del “especialismo”»)

 

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país, 21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República,  se integró a la Univa en 1989 como catedrático investigador, cofundador del IDEO-UNIVA actualmente es coordinador de Comunicación y Publicaciones  y del  Consejo Universitario de esta Casa de Estudios en Puerto Vallarta.