Entre Piales y Manganas

¿Quién era Valentín de la Sierra, sí el del corrido?

Andándome yo paseando…, bueno no paseando pero si viajando en el internet, me metí a la página del Facebook de Puente de Camotlán, ese poblado del municipio de La Yesca, en el corazón de la Sierra Nayarita y me puese a leer al cronista del lugar, llamado Feliciano del Real, quien expone una monografía de Valentín de la Sierra, aquel del corrido y los errores que los compositores con el paso del tiempo le fueron hilvanando, se los dejo a su consideración.

 

Valentín de la Sierra

Llamábase Valentín Ávila Ramírez, oriundo de San Cayetano y vecino del rancho de Los Landa cerca de Huejuquilla, Jalisco. Se decía que inventó la revolución, pues a sus 16 años de edad él y su hermano Andrés se dieron de alta con el General Santos Bañuelos, este último levantado en armas contra el gobierno cuando vivía en Puente de Camotlán, antes “El Puente”, Nayarit. (Del cual hablare en otro artículo). Valentín hijo de Basilio Ávila y Eugenia Ramírez. En su primer combate a lado de don Santos -1914-, le mataron su caballo y cayó en una nopalera, ahí se quedó hasta terminar la trifulca y casi se desmaya al ver que la nopalera estaba toda balaceada, -lo contaba su propio hermano-.

Al terminar la revolución Ya habían Matado a Santos Bañuelos, anduvo de vago y buscapleitos. Su personalidad era una combinación entre Gabino Barrera y Juan Charrasqueado, muy hábil con el machete que parecía conejo, quitaba pistolas al contrincante con el arma blanca, pero nunca mató a nadie. Eso lo hizo famoso. Hombre blanco de ojo verde y charrasqueado, pues traía una cortada en la cara por un pleito. Cuando comienza la cristiada tenía 28 años, él vivía en Rancho Viejo cerca de Huejuquilla. En 1926 Pedro Quintanar lo invita a la “Revolución Cristera” el cual acepta, pero al estar organizándose en Huejuquilla llegan los federales, estos del gobierno fueron derrotados por los cristeros. Esta batalla fue la única que tuvo ya que la muerte lo sorprendió. El mes de Septiembre fue su mala suerte.

Iba a ver sus vacas y se encontró con los soldados, se lo llevan para interrogarlo, anduvo con ellos varios días, no como preso porque algunos eran sus amigos, pero una señora le dice al general que él es uno de los cristeros y es ahí donde lo toman preso.

El general le hace varias preguntas para que denuncie a sus compañeros, Mariano Mejía era un Cora nayarita que traía a su mando varios cristeros por la sierra, lo que no le pudieron sacar fue cuando le preguntan ¿cuál es el curato y la casa de Justo? Justo era un rico que apoyaba la cristiada y ahí estaba el curato clandestino y un sacerdote. Eso fue su muerte.
En realidad en el corrido de Valentín intervinieron varios compositores cambiando la letra y la realidad al gusto de los federales, pues querían que se supiera que habían ejecutado al más importante o al cabecilla. Aunque no dejó de ser famoso por su valor o temerario, no tenía miedo morir.
El primero que le dio letra fue un tal Chimano, después Elidió Pacheco el compositor de Anastasio Pacheco cambio la mayor parte, pero los federales que lo ejecutaron hicieron unos cambios y es el que todos conocemos.
Cuando se lo llevan para la ejecución los mismos soldados le dicen que se escape. Le dijo uno de los que lo vigilaban pues este lo estimaba por haberle regalado un caballo: “ahí está mi caballo pélate, – ¿para que me juyo?, yo no debo nada a naiden…”- responde. El cree que todo se arreglaría pues no era un cristero consagrado
Aunque entre las preguntas que le hacen algunas no quiso responder eso fue el motivo de su muerte. En el corrido actual dice: “El coronel le decía… yo te concedo el indulto, pero me vas a decir ¿cuál es el jurado y la causa que juzgo?”, si nos fijamos esto no tiene sentido; en el original dice: “Cuál es el curato y la casa de Justo (Justo Jaime protector de los cristeros), Valentín no respondió a dicha pregunta.
“Son 800 soldados que tienen sitiada la hacienda de Holanda…”.
Bueno, en la región no hay ninguna hacienda de Holanda, en realidad eran algunos 15 cristeros que vigilaban la hacienda o rancho de Los Landa, (hacienda de terratenientes) donde estaban los federales. En el mismo corrido dice: “Madre mía de Guadalupe por tu religión me van a matar…”, Valentín no era Guadalupano, era como todos, peleaban simplemente por andar en la bola.
Y sigue: “No me quisiera acordar si era una tarde de invierno”, pues no,… fue una tarde, los primeros días de Septiembre cuando se lo llevaron por milpillas de la sierra cerca de la hacienda de El Refugio montado en pelo en un macho hacia el cerro.
Al día siguiente pasó por ahí Jesús Pinedo, un general cristero. Valentín estaba ahí, solo, bajo un árbol. Con los ojos clavados al suelo tocando las hojarascas con la punta de los pies, inerte… aún permanecía colgado. Lo bajó, hizo una sepultura para enterrarlo, le empezó a echar tierra, en eso llegó una fuerte tormenta y así lo dejó. El agua llenó lo que faltó de tierra, y con el temporal se llenó de yerbas, flores hermosas y orquídeas, su cuerpo le recicló a la naturaleza. Después decían que se aparecía. La gente lo empezó a ver como un mártir, le llevaban flores y veladoras porque decían que hacia milagros.

 

Seminario de locutores de charrería

Pues nada que hoy salen los camiones que llevarán a Comitán, Chiapas a todo el continente de raza que comanda Apolonio Ibarra, bueno no los comanda sino que los coordina y son los locutores de charrería que tienen su seminario de actualización en el bello estado de Chiapas, a donde irán patrocinados por el Gobierno del Estado, que ahora si le entró el amor por la charrería y hasta quieren el Campeonato Nacional Charro.

Luego del largo viaje, el viernes 11 de Julio a las 10:00 inician con los honores a la Bandera, presentación de las autoridades, así como la bienvenida a los locutores, de parte del Ingeniero Apolonio Ibarra Reséndiz.

Para luego escuchar las palabras de las autoridades de la sede e inmediatamente después la inauguración a cargo del presidente de la Federación Mexicana de Charrería Dr. Miguel Ángel Pascual Islas.

A las 10:45 habrá una plática Propedéutica y a las 11:30 de la mañana una evaluación inicial, para iniciar a las 12:00 el curso PNL I (Programación neurolingüística).

De las 13:30 a las 14:00 horas, una Reseña de la Música Mexicana y lo mejor es a las 14 con la comida para todos los presentes.

De las 16:00 a las 20:30 horas, seguirá el curso y el sábado 12 Julio desde las             09:30 a las 20 horas seguirá, hasta llegar a la noche bohemia, que tanto gusta.

Para el Domingo 13 Julio desde las 10:00 a las 11:30 un Taller de Protocolos en eventos y charreadas en vivo, a cargo del Ing. Apolonio Ibarra, para que al terminar se imparta una conferencia sobre colores de los caballos, además de una reseña de sombreros y ropa de Charro, para enseguida seguir con la evaluación, la comida y al término la entrega de constancias y clausura.

Señala Apolonio, que este seminario siempre ha tenido como fin, el modificar la locución tradicional que se venía practicando, (gritando o diciendo palabras y chistes altisonantes o de doble sentido), que muchas veces ofendan a las familias que asisten a los lienzos charros y que sin duda alguna nos debemos a ellos.