Gente PVRed Interna

La Fuerza Hispana Norteamericana en la Productividad

A diferencia de los migrantes de muchos otros lugares para establecerse en los Estados Unidos, los trabajadores mexicanos han tenido como horizonte el retorno a su terruño. Esta diferencia se debe en parte, con la vecindad compartida en una frontera amplia, donde inclusive el rio Bravo limita  estas dos grandes naciones. La expansión de las vías ferroviarias de nuestro vecino del norte y su conexión con México desde 1884 se volvió más cercana y accesible. Teniendo información que los mexicanos se integraron a ese caudal migratorio entre 1880 y 1920, sumándose a más de 26 millones de personas que ingresaron a los Estados Unidos procedentes de casi todos los rincones de la tierra.

 

Migración y pérdida de territorio.

Hablando un  poco de historia, recordamos que en menos de 10 años entre 1845 y 1854, México perdió la mitad de su territorio por medio de la anexión, la compra o conquista de las lejanas provincias del norte; alta California, Nuevo México y Texas, pasaron a formar parte de Estados Unidos. Muchos de los mexicanos de ese tiempo fueron testigos y nuevos ciudadanos de este territorio del norte, razón por la cual se encuentran millones de descendientes con apellidos españoles.

 

En la actualidad, la migración es un fenómeno social y económico que refleja realidades y expectativas que no siempre son evidentes. Quien opta por migrar lo hace porque percibe mejores oportunidades en su lugar de destino, porque en donde se encuentra, sus expectativas no son muy atractivas porque el costo de emprender el costoso tránsito, se percibe como menor que los beneficios potenciales de realizarlo. La abrumadora mayoría de los migrantes incluso los que viven en difíciles condiciones, consideran que emigrar fue una decisión correcta.

 

Un país de migrantes.

Es de reconocerse que los Estados Unidos, se deben a la Inmigración, ya que cuatro de cada cinco estadounidenses reconoce que entre sus ancestros hay un emigrante. Es decir que el 80 por ciento de los estadounidenses es producto de la migración. Como ejemplos entre 1820 y 1930 llegaron  4.5 de millones de irlandeses; en el siglo XIX en pleno proceso de industrialización llegaron más de 20 millones de nuevos inmigrantes. En 1920 ya habían migrado a Estados Unidos cerca de dos millones de judíos  y cuatro millones de italianos.

 

Bien, en cuanto a la dimensión numérica actual del fenómeno migratorio de los mexicanos hacia los Estados Unidos, hoy viven alrededor de 35 millones de mexicanos. Hablando en términos conceptuales, esta comunidad de mexicanos se compone por los nacidos en Estados Unidos y en México. De estos treinta y cinco millones cerca de 13 millones son nacidos en México y el resto en los Estados Unidos. Esto se debe a las razones de la demanda histórica de mano de obra en los Estados Unidos, la falta de condiciones de desarrollo y arraigo en México, las redes familiares y sociales de los inmigrantes y la ambición de mejorar las condiciones de vida, la propias y la del entorno inmediato.

 

El cruce por la frontera.

El cruce ilegal por la frontera sin documentos, forma parte integral de los peligros verdaderos que animan las tertulias y nutren la mitología  migrante. La cantidad de polleros y coyotes, que se reúnen en la búsqueda de indocumentados hacen que aumenten los riesgos de quienes han sacrificado hogar por buscar nuevos horizontes y  muchos de ellos fraudeados por  falsas expectativas en el recorrido de ambas fronteras. A nivel popular, los indocumentados suelen distinguirse por el lugar y la modalidad del cruce; mosca a quienes hacían el cruce arriba de los vagones del ferrocarril, mojados o espalda mojada para los que atravesaban el rio Bravo, y alambres a los que brincaban o trozaban las mallas del cruce de fronteras.

 

Tiempos de cambio.

Después de relatar estos antecedentes históricos, no cabe la menor duda que México vive tiempos complicados, por eso es importante volver a conceptos fundamentales en esta era de globalización y economía de mercado en el que esta gran Nación es parte medular. El desarrollo en México transcurre bajo el influjo de dos dinámicas, una nacional y otra mundial, igualmente importantes, que interactúan, se complementan y en buena medida son inseparables. En ambos procesos el común denominador es el cambio.

 

Los retos que impone este doble proceso de transformación sin lugar a dudas, son de tal magnitud y se incrementan a tal velocidad, que amenazan con rebasar la capacidad de adaptación  y de respuesta de personas, empresas, instituciones y organizaciones sociales.

La respuesta que estamos dando en la organización que me honro en dirigir  en México y bajo la guía internacional de nuestro presidente de Consejo el Sr. Héctor V. Barreto, quien se ha caracterizado por ser un excelente líder, se preocupa profundamente y se ocupa de los pequeños negocios que es la columna vertebral de la economía norteamericana. Acotando que el papel del gobierno no es crear riqueza, sino desarrollar un ambiente en el que los empresarios de diversas actividades puedan prosperar.

 

Internacionalización de la Coalición Latina.

Ahora en México la Coalición Latina, busca su internacionalización,  buscando oportunidades, en el ámbito económico, social y cultural, y así convertirse en activos de sus comunidades. Quedando muy claro que sin aumento de la productividad, sería imposible de hablar de un desarrollo ulterior de las fuerzas de la producción. Nuestra organización buscara siempre los elementos necesarios para que nuestros miembros, estén capacitados y encuentren en su actividad una forma de vida más confortable donde encuentren las oportunidades para su crecimiento.

 

Nos queda muy claro a quienes tenemos el honor de pertenecer a esta organización y a quienes se sumaran, que el gobierno debe de crear el ambiente y las reglas generales por consenso con la sociedad; enfatizando que la sociedad también tiene que regresar a los valores morales fundamentales de la legalidad y respeto a las normas de conducta cívica. No es posible exigirle al gobierno lo que uno en casa no practica y sin reglas comunes las empresas no pueden sobrevivir, mucho menos competir ni internamente, ni en el comercio exterior.

 

-.Por la Dignidad de quienes desde su lugar de trabajo, siguen compartiendo sus recursos financieros por nuestras familias en México, donde se convierten en parte alícuota de la Seguridad Nacional de nuestra amada Nación.