Semana para hablar sobre las empresas familiares

Importante para los empresarios vallartenses y de Bahía de Banderas conocer a detalle fundamentos para la sucesión y crecimiento de toda empresa que con esfuerzos ha logrado crear.

Es la semana de “Mi Familia en la Empresa”, organizado por Coparmex con la participación del licenciado David Ibarra. En toda clase de empresas grandes o pequeñas, la familia se involucra de las más diversas formas, desde la esposa, que prefiere la comodidad de la ama de casa que solo atiende a los hijos desde su nacimiento y solo acompaña al esposo, empresario, a los eventos sociales, desde bautizos, fiestas populares, el club social y todo lo que hay de eventos de este tipo. ¿Involucrarse en la empresa?… ¡Ni hablar, no se hizo para ella!

 

Los hijos…

 

Es cierto, los hijos son tan diferentes como los dedos de la mano, unos grandes, otros chicos y el gordo de la familia. Las hijas del empresario quieren ser todo, menos trabajar en la empresa del padre.

Si lo hacen obligadas por el padre, lo que menos hacen es trabajar bajo las normas de una empresa normal. Asisten sin formalidad, no cumplen con los horarios y prefieren dedicarse a otra cosa.

Sueñan con ser profesionistas en todo, menos en perfeccionarse como empresarias para mejorar e incrementar el haber, los haberes de la empresa creada por el padre.

El hijo pequeño, es el consentido de todos… Solo mientras crece, adulto por el crecimiento de mimos de hermanos y de la madre se siente que todo lo merece. No trabaja solo quiere gastar lo que puede. Quiere carro del año y los lujos que pueda.

Si se involucra en la empresa, es el clásico “pirruris” de estiradas relaciones con los trabajadores y se rodea de todos los lujos que puede, menos trabajar para la empresa con el orden de toda empresa en crecimiento.

Los hijos adultos, buscan escapar a través de una profesión diferente a la de la empresa. Si lo hacen obligados por la circunstancia piden ser los directores, los gerentes generales y jamás van a ser asistentes de quienes como trabajadores, tienen mayores conocimientos.

 

Esto y mucho más

 

Todos estos problemas se dan en las empresas, sean vallartenses, de México o de cualquier país donde exista una empresa familiar.

Estudios sobre la materia dan ejemplos muy impactantes, Empresas notables creadas por el padre, rara vez superan la segunda o la tercera generación, manteniéndose en crecimiento.

Casos notables en México hay muchos, en Jalisco y en mismo Puerto Vallarta. Empresas que han “tronado” por falta de organización, por los robos hormiga, que son fatales para las empresas, la falta de un sistema de organización y lo más clásico: muere el creador de la empresa y los hijos creen que la empresa se mantiene sola y les va a durar para siempre. Gastan todo lo que pueden y la empresa que con sacrificios creó su padre se va a la quiebra.

Ejemplos de todo tipo se conocen, pero muchos empresarios no saben prevenir y organizar su empresa incluso para que se mantenga, perdure y sigua en crecimiento aun después de su fallecimiento.

Organizar y prevenir lo que puede ocurrir, es la enseñanza de la conferencia de David Ibarra, a la que invita la Coparmex Puerto Vallarta-Bahía de Banderas, para este jueves 24 en el Hotel Holiday Inn a las seis de la tarde.

Dos horas en las que David Ibarra va a exponer sus experiencias y sus conocimientos sobre las empresas familiares, los sistemas y conocimientos que todos los empresarios deben conocer para hacer que sus empresas perduren. Morir y dejar una empresa sin organización, es condenar al fracaso todo lo que ellos han hecho y lo que es peor… Esposa y los hijos pueden caer al fondo, lamentándose no haber aprendido lo suficiente.