Un corazón fuerte es la clave para una vejez sana

¿Quiere disfrutar plenamente de su tercera edad? ¡Tenga cuidado de su corazón durante toda la vida!

 

Un reciente estudio publicado en la revista Archives of Internal Medicine pone de manifiesto que las personas ancianas sanas, que tienen un riesgo bajo de enfermedad cardiovascular, mantienen una salud mejor y durante más tiempo que los que tienen más factores de riesgo.

 

“Nuestro estudio es una imagen de lo que podría ser el futuro de los ancianos, una tercera edad saludable, si se mantienen bajo control los factores de riesgo de las enfermedades del corazón”, afirma la directora del estudio, la Dra. Anne B Newman, de la Universidad de Pittsburg. “Los ancianos sanos pueden mantener una calidad de vida superior a la media, con una menor tasa de disminución física e intelectual, si dejan de fumar, disminuyen los niveles de grasas en la sangre, vigilan su presión arterial y evitan la obesidad gracias a una buena alimentación y ejercicio”, subraya.

 

El estudio incluyó casi 3000 hombres y mujeres que tenían, al menos, 65 años de edad. Al inicio del estudio todos los participantes habían envejecido con salud, lo que significa que habían mantenido una buena actividad física y mental y no padecían enfermedad cardiovascular, cáncer ni enfermedades pulmonares crónicas. Los investigadores siguieron a los participantes durante 8 años para ver si continuaban envejeciendo con salud.

 

Prácticamente la mitad, el 48%, lo habían hecho así hasta el final del estudio, informan los autores. No fue sorprendente que la edad de la persona al inicio del estudio tuviera una influencia fundamental sobre la forma de envejecer. Los mayores de 85 años habían disfrutado de una vejez sana una cuarta parte de los años que lo habían hecho los que tenían entre 65 y 69 años al inicio del estudio.

 

Sin embargo, en cada grupo de edad, la probabilidad de envejecer con salud dependía de otros factores, como la presencia de enfermedades cardiovasculares subclínicas, que no causaban síntomas y que solo podían ser detectadas con pruebas diagnósticas específicas. En comparación con las personas con enfermedad cardiovascular subclínica, las personas sin ningún signo de enfermedad cardiaca, continuaron disfrutando de buena salud durante un promedio de 5 a 6 años más.

 

También estaban relacionados con la probabilidad de envejecer con salud otros factores de riesgo para las enfermedades del corazón, como la diabetes, el tabaquismo, la hipertensión arterial y la falta de ejercicio. La Dra. Newman y su equipo señalan que los actuales esfuerzos para reducir los factores de riesgo cardiovascular, como el tabaquismo, el colesterol elevado, la hipertensión arterial y la obesidad, son objetivos individuales y concluyen afirmando que “la prevención de las enfermedades cardiovasculares debería ser una prioridad absoluta para la consecución de un envejecimiento con salud”.

 

FUENTE: Archives of Internal Medicine, 2003;163:2315