¿Por qué?

Dios se alejó triste al ver el terror desatado por sentidos enfermizos   en varias partes del mundo. Niños asesinados a mansalva, en sus espacios de recreación, científicos preocupados por la salud de la humanidad abatidos por un misil criminal que pegó en el corazón del avión de esperanza de vida… profesores parásitos abusivos, políticos entreguistas deshonestos y sátrapas, una protectora llamada mamá Rosa vestida con piel de oveja y entraña demoniaca, todo en un paquete nada equitativo.

Vamos por partes.

 

PRIMERA

 

La bebita se movía en el vientre de su madre muerta, tras feroz bombardeo en Gaza, sesenta minutos tardaron los galenos para practicar una cesárea y extraer a la pequeñita con ocho meses de vida, volvió a ella; es la cotidianidad en la Franja de Gaza. Los bombardeos israelís se prolongarán no se sabe por cuanto tiempo, mientras tanto continuarán las noticias de las bajas de civiles, de gente inocente como los niños en escuelas o lugares de esparcimiento, a lo cual el Papa ha pedido: ¡Parad la guerra! Os lo pido con todo el corazón. Parece que el llamado del vicario de Cristo no será atendido por Benjamin Netanyahu quien anunció la intensificación de ataques contra Hamas; por lo pronto destruyeron la residencia de Ismail Haniyeh líder de Hamas en Gaza, oficinas de gobierno y la única planta de electricidad en la franja, a este conflicto no se le ve fin.

 

SEGUNDA

 

Los datos son confusos sobre el caso de la señora Rosa del Carmen Verduzco, mientras la Procuraduría General de la República descarta acción contra ella por considerarla inimputable, hay diferentes versiones que la señalan por corrupción de menores y trata de blancas, maltratos diversos en un lugar insalubre que obligó a los vecinos de la calzada a Jacona a sellar sus ventanas por el intenso hedor de ese lugar donde la señora Verduzco Verduzco manejó su albergue, me parece sumamente raro el lapso en el cual operó este sitio sin intervención de la autoridad, al menos una revisión sanitaria de rutina en las varias décadas en que funcionó el albergue “La Gran Familia”, en Zamora, Michoacán. Lo cierto es que hubo posibles manejos turbios todavía por descubrir o bien ofrecer disculpas a los moradores del lugar y a mamá Rosa.

 

LA ÚLTIMA

 

Todo el mundo civilizado lamenta hondamente la muerte de los 298 pasajeros tras el derribo del vuelo internacional MH17 de Malaysia Airlines, los bebes, los científicos, investigadores, escritores, médicos, algunos de ellos dedicados por más de tres décadas a la investigación de un antídoto y abaratamiento de los medicamentos para personas con VIH-Sida los cuales iban a exponer sus avances en la XX Conferencia Internacional de la ciudad de Melbourne, Australia, a todos los familiares de los inocentes que perecieron no hay palabras para demostrarles la indignación que provocó al mundo civilizado este cruel atentado; estamos en espera de que los sátrapas dejen iniciar las investigaciones, por lo pronto ya se confirmó, según leí, la información encontrada en la caja negra: fue un misil.

 

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país, 21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, se integró a la Univa en 1989 como catedrático investigador, cofundador del IDEO-UNIVA actualmente es coordinador de Comunicación y Publicaciones y del Consejo Político Universitario de esta Casa de Estudios en Puerto Vallarta.