Gente PV

“No hay que legalizar la mariguana, porque es puerta abierta a otras drogas”

Kena Moreno

Presidente Vitalicia de los Centros de Integración Juvenil

 

Oriunda de la ciudad de México, Kena Moreno es una mujer que a lo largo de su vida se ha dedicado a participar en diferentes e importantes movimientos a favor de la mujer y la familia, dando inicio a los 17 años en el periodismo, trinchera desde donde ha hecho una notable aportación a la causa.

 

La Directora fundadora de la revista ‘KENA” en 1963, fue la pionera en publicaciones para el público femenino con manufactura completamente mexicana, cuya labor altruista dio inicio en 1969 cuando era presidenta de Damas Publicistas, momento en que decidió lanzarse a la tarea de hacer frente al problema de la drogadicción entre los jóvenes, para fundar los Centros de Integración Juvenil, idea vanguardista que se ha convertido en una importante red de salud actualmente formada por más de 114 Centros de Integración Juvenil, que cubren todo el país.

 

Tras 45 años de labor ininterrumpida, Kena Moreno ha recibido múltiples reconocimientos nacionales e internacionales, como lo fue en Estocolmo, Suecia, donde  el Consejo Internacional en Alcohol y Adicciones (ICAA), el organismo más antiguo del mundo que agrupa a las más destacadas asociaciones civiles y a los especialistas más sobresalientes en adicciones, concedió el Reconocimiento 2007 a Kena Moreno por su gran trayectoria como líder en la lucha contra las drogas.

 

Durante su visita a Puerto Vallarta con motivo del cambio de Mesa Directiva del Patronado del Centro de Integración Jalisco, la señora Kena Moreno se manifestó en contra de la legalización de la mariguana, e hizo un llamado a la población ha poner su parte firmando una petición al Gobierno Federal y la Cámara de Diputados, en entrevista habla sobre esta situación que afirma, podría ser la puerta a otras drogas.

 

A 45 años de labor, ¿cuál es su mayor preocupación en cuanto a las drogas?

Luchar contra las adicciones, con la convicción de que no hay que legalizar la mariguana, porque es puerta abierta a otras drogas, y además a mayor disponibilidad, mayor consumo, entonces los que están pugnando porque se legalice, o no tienen ninguna experiencia al respecto, no saben lo que realmente sucede con el consumo de la mariguana, nosotros lo hemos visto a través de los 45 años, son gente verdaderamente que tiene otros intereses más que nada de tipo económico.

 

¿Eso representa un retroceso a 45 años de avance?

Yo creo que lo que sucede es que debe haber intereses muy fuertes, en el caso del ex Presidente Vicente Fox, él lo dice claramente, que él quiere hacer un negocio, que la quiere cultivar y comercializar la droga, él siguiera es honesto en sus aspiraciones y las dice, pero lo demás, vemos a dos ex Secretarios de Salud que no expresan por qué han cambiado de opinión, pero sabemos que hay muchos intereses que un gran magnate como es George Soros que es a nivel mundial uno de los grandes millonarios, quiere por ejemplo, poner una cigarrera de mariguana, entonces vemos que detrás de las propuestas de legalizar, realmente hay intereses muy perversos.

 

¿Cuál era el panorama de las adicciones en 1963?

El panorama era que después del Movimiento Estudiantil de 1968 se repartió droga, y yo empecé a recibir en mi oficina varias llamadas de madres de familia que preguntaban a dónde ir con sus hijos, fuimos a la Secretaría de Salud y no había absolutamente nada, y entonces fue como nos decidimos, de una manera realmente audaz, a poner el primer centro con unos cuantos médicos que eran los que entonces sabían de adicciones, en estos momentos tenemos casi 1500 que trabajan con nosotros, y gracias a eso hemos podido tener coberturas como la del año pasado con ocho y medio millones de jóvenes en quienes hemos hecho la prevención y el tratamiento, también la institución hace mucha investigación y capacitación con tareas académicas con las principales universidades del país, ya vamos por ejemplo en la octava generación de los diplomados.

 

¿Actualmente es más grande el reto que cuando inició?

Es mucho más grande, por ejemplo aquí en Puerto Vallarta la edad de inicio es a los diez años, y por cada cinco hombres hay una mujer consumidora, es un destino turístico muy importante que hay que preservar y desafortunadamente la mariguana, su consumo está por arriba de la media nacional, igual la cocaína, entonces las autoridades realmente tienen que apoyar la tarea del centro, y nosotros quisiéramos en un futuro próximo poder construir un centro de internamiento, porque aun cuando tenemos en Guadalajara dos centros y estamos por abrir otro  más, necesitamos uno aquí en Puerto Vallarta.

 

¿Qué se requiere para hacerlo?

Necesitamos el espacio y los recursos, porque desafortunadamente en estos momentos nos ha costado trabajo crecer, porque los recursos son escasos, la Secretaría de Salud nos apoya, pero la mayor parte de toda nuestra infraestructura y de todas las tareas, están a cargo de cada patronato, porque cada centro tiene su propio patronato, en este sentido tenemos la fortuna de que la mayor parte de los voluntarios de los patronatos ya una vez que empiezan a conocer lo que se hace, y que es la lucha contra el problema más importante del mundo actual, ya se quedan con nosotros de por vida, y eso nos ha dado resultados de veras maravillosos, se ponen la camiseta y como tatuada se ponen a trabajar y a tener relaciones con los gobiernos y con los diferentes clubes, como en Puerto Vallarta con los Rotarios siempre colaborando.

 

¿Alguna vez en estos 45 años sintió desfallecer en esta lucha?

No, he enfrentado muchos ataques, hasta ahora por fortuna no en medios, los medios sí nos han apoyado, pero en algunas ceremonias sí ha habido gente que se manifiesta de una manera contraria, pero sabemos que eso es natural precisamente por lo que hemos dicho, todos los intereses que hay, y siempre vemos que los que se manifiestan a favor de la legalización, en general es gente que tiene el problema del uso de la mariguana y que están a favor de que se legalice para que ellos ya tengan el estatus de estar en lo legal, y no de estar consumiendo una droga ilegal.