Tenía tiempo de no sentir esa angustia en todo mi ser, al palpar cómo las niñas de doce y trece años se encuentran tan desorientadas debido a la falta de cuidado, protección, comprensión, y tanta mala información no requerida, por parte de los padres de familia, como de nuestras  autoridades.

 

¿Por qué permiten tanta degeneración en todos los medios de comunicación, con un léxico grotesco a toda hora del día?, inclusive hasta hay caricaturas… ¿Pornográficas para adultos y con serios inconvenientes!…

 

Juegos malsanos.

Un grupo de niños inocentes e ignorantes, usando el Internet como travesura infantil, en una fiesta infructuosa, donde algunos padres confiando en sus hijos, permitieron que sus criaturas se reunieran  para festejar  la terminación del año escolar; ellos jugando a que ya eran adultos menores, pusieron algunas fotografías tomadas como  chiste, colocando un letrero inconsciente, que decía nada menos que: “¡El  Club de las put….!”

 

Para ellas fue una gracia, por las poses sexys que adquirieron, ya que  se veían provocativas y muy hermosas; era parecido a una mal entendida emancipación familiar… ¡Porque ya tenían trece años y se sentían adultas menores!…

 

Por ningún motivo les pasó por su cerebro vacío de neuronas, que algún adulto degenerado llegara a ver ese famoso correo de esas chicas vírgenes e inocentes; por lo tanto, corren el gran peligro de ser secuestradas o víctimas de una violación masiva;  y… después vienen las famosas preguntas a su Creador:

 

“¿Por qué a mí?”; ¿Qué habré hecho para merecer tanta vejación y dolor? ¡Qué mala suerte me persigue en la vida!, etcétera.

 

Olvidando que Dios nos dio el libre albedrío y la conciencia; por lo tanto, la buena o mala suerte… ¡Uno mismo se la labra! He escuchado a algunos chicos decir… “¡Mi papá, mamá o maestros me castigaron!… Siendo que en realidad ellos no te castigan, sino que con tu mismo proceder, provocas cuando haces cosas que tú misma conciencia te grita ¡Eso no se hace!…

 

Pero si tu “amigo” te dice: ¡no seas tonto, claro que si puedes hacerlo!.. Tiene razón, si puedes, pero… ¡No debes hacerlo!

 

Obviamente ante el enojo justificado de los padres, la salida más fácil es decir: “Los viejos, no nos comprenden… ¡Tienen un genio de la fregada (hablando en caló)!… Es posible que algunos estén molestos porque tal vez los padres desesperados ante tanta impotencia  y rebeldía, ¡les dieran un bofetón!…

 

Otros, después del regaño ¡justificado!, piensen tontamente: “¡Mejor me voy de la casa, ya que para ellos represento un estorbo!

 

La labor de los padres.

Si ustedes fueran los padres de familia de esas desubicadas criaturas, ¿cuál hubiera sido su reacción?… ¿No es mejor el prevenir,  dedicándoles más tiempo a sus hijos y hablando sin espantarse sobre esos “posibles” problemas a los que se pueden enfrentar sobre todo en ésta época de tanto libertinaje y exceso de confianza en menores inexpertos?

 

¿Les han aconsejado a sus hijos que antes de ir a cualquier fiesta o reunión, vayan bien comidos, sin sed y hagan las necesidades fisiológicas en su casa, para prevenir cualesquier contagio en un baño sucio; y en caso de tener sed, pedir que les abran el refresco frente de ellos…

 

Me enteré que en una ocasión dieron canapés de ostión “humano”; y “cuizas” molidas como mantequilla de maní, “especialidad de la casa”; el ponche buenísimo con todas las bebidas que encontraron, sin faltar el toque final de un chorrito de orín… Y después de la fiesta, las carcajadas de los grandes “Chefs”… ¡Hablando de las maravillas de la orinoterapia!

 

A esa edad por lo regular los jóvenes como que se encuentran en la etapa de… ¡No ser muy aseados!; he visto chicos ponerse el desodorante arriba de la camisa; mojarse la cabellera sin bañarse; limpiarse con saliva cualquier manchita que vean en su ropa o calzado; van al baño a defecar y salen sin lavarse las manos; les encanta ser homeópatas haciendo pildoritas con sus propios mocos y los avientan al aire con tanto tecnicismo que ni el mejor jugador de fútbol puede competir con ellos, y cuando los mocos caen dentro de los canapés recién hechos… ¡No tiene caso describir el momento cuando un joven  “conocedor y con un fino paladar”, ¡trata de adivinar el increíble condimento del sabroso manjar!

 

Y si eso lo hacen en sus “cinco sentidos”, ¿qué no harán cuando se convierten en expertos catadores de vinos o medicamentos?… ¡Ya ustedes sabrán!

 

Qué razón tenía nuestro gran poeta Nayarita Amado Nervo, al decir en su maravilloso poema “¡Cada quien es el arquitecto de su propio destino!”….

 

Quien juega con fuego… ¡Se quema!… No existe ni la buena o mala suerte, ¡tú mismo te la labras! Recuerda que toda acción… tarde o temprano tendrá una reacción.

 

En la misma semana, volví a sentir esa profunda angustia, cuando me enteré que una niña de doce años, estaba enferma con papiloma humano… ¿Ustedes creen posible que fuera adquirido por otra criatura de la misma edad?… o… ¡Fue violada por un adulto degenerado!… La criatura traumatizada, ¡no dice nada!…

 

Conclusión; sea o no de tu familia… ¿No sientes una terrible angustia al palpar tanta indiferencia de parte de nosotros los adultos? ¿Por qué nuestros niños continuamente están expuestos a tantas atrocidades?…

 

Éste artículo no es sólo para reflexionar… ¡Sino para actuar de inmediato!… ¡iniciando con nuestros seres queridos para evitar que el día de mañana no nos embargue la angustia, debido a nuestra indiferencia!

 

Cariñosamente Ana I.