Gente bonita que quiere a Laura Quiroz

Día inolvidable para todos los asistentes al evento en honor de Laura Quiroz; destacar la asistencia de ese grupo de amigos y la relación de sucesos que fueron, desde las etapas de la película, hasta la entrega de dos reconocimientos muy importantes. El de Vallarta Opina y el de Coparmex.

“El año de la Peste” es la historia de una etapa que se vivió “en algún país latino” donde todo puede suceder como en “Cien Años de Soledad”, la novela de Gabriel García Márquez.

Los asistentes aplaudieron cuando apareció Laura con la interpretación de la canción tema y se hizo un “break” para servir el coctel con deliciosos canapés que ofreció River Café de Evangelina Sánchez, presidenta de Canirac.

Delicioso vino blanco y tinto que fue ampliamente degustado y sin terminar de exhibirse la película, que se interrumpió por razones técnicas, se encendieron las luces para hacer la entrega de los dos reconocimientos a la homenajeada.

 

Gran pastel

 

Apareció en ese momento Rocío López, secretaria de Coparmex, con lindo y decorado pastel. Se cantaron Las Mañanitas y se leyeron los dos reconocimientos entre aplausos de todos.

El presidente de Coparmex, Arnulfo Ortega, aprovechó para agradecer a todos su presencia y estar al lado de Laura Quiroz, que no terminaba de emocionarse con tantos acontecimientos.

Fue realmente una gran tarde en donde se demostró a Laura el gran cariño que se le tiene entre las familias de la sociedad vallartense.

Arnulfo Ortega invitó a Don Eduardo Legorreta y Don Enrique Tron, a dirigir unas palabras para Laura en tanto se contaban anécdotas y vivencias en el tiempo que vivió al lado de Manuel Lepe, su esposo y de aquel tiempo del Vallarta donde todo era romántico y sublime. Tiempos que al evocarse, reviven los momentos cuando vivían aquí personajes tan importantes como Elizabeth Taylor con su esposo Richard Burton, John Houston que se casó con una vallartense, Lola Beltrán que cantaba en las noches de Bohemia.

Muchas, muchas historias que se quedaron guardadas en el arcón de los recuerdos y que se han revivido en esta tarde noche.

 

Manuel Lepe

 

Rosita Cortés Lugo, una jovencita estudiante de la UdeG, amiga de Laura y Manuel Lepe, regresó a Vallarta y estudiante de las artes plásticas, colaboró con Laura en su galería donde se exhibieron todos los cuadros de Manuel Lepe.

“Se vendían como pan caliente”, comentó. Manuel se pasaba noches y días pintando. Sus serigrafías volaban prácticamente”.

Rosita se encargaba de manejar en las noches de bohemia, recuerda anécdotas de Manuel y comenta: “Era un niño, se divertía y tenía ocurrencias de un niño travieso. Todos lo queríamos y le admirábamos. Viví junto a Manuel y Laura, los más grandes momentos de mi juventud”.

 

Nelly y Lupita

 

Todos festejaban cada momento, todos recordaban algo de aquellos tiempos, Nelly Barquet y su hija Lupita Wulff. Tiempos del Restaurante Las Palomas en el centro de Puerto Vallarta y del Restaurante El Dorado, en la Playa de los Muertos. De Luís y Guillermo Wulff hijos adolescentes, De Guillermo Wulff padre.

Tantas historias se contaron, que el Capitán Enrique Tron añoró no haber vivido esos grandes tiempos, con artistas tan famosos, de todo el mundo.

“Seguramente hoy llegan muchos actores de cine, artistas de la música, solo que hay gran diversidad de lugares, que seguramente pasan desapercibidos”.

En efecto hoy hay dos vallartas, este donde vivimos gran parte de aquellos tiempos y el Vallarta al otro lado del Río Ameca, que hoy es Riviera con la misma tarea de atraer turismo a esta región.

En el corolario de esta jornada tan admirable, Arnulfo Ortega pidió orar por Laura Quiroz, por su salud, por sus grandes relaciones y por tener a Laura Quiroz por muchos años más. Un homenaje que se le hace en vida, dijo, para mostrar nuestro cariño a su persona y a todo lo que hace por Puerto Vallarta.