Sin ella no hay nada

Una de las prioridades de nuestra educación es la comprensión total de lo que significa evaluación educativa. Nuestro desarrollo científico y tecnológico tiene un especial lugar en el elenco de la comprensión valoral.

A mis 32 años de haber iniciado mi participación en la formación de jóvenes universitarios me doy cuanta cómo cambian los modelos solamente de nombre, sus características son las mismas, solamente se van acomodando como conviene a las exigencias de la época.

País con un acentuado desastre educativo con carencias culturales diversas, con evaluadores que no tienen idea de lo que los jóvenes universitarios requieren y buscan; padres de familia más abocados a tener satisfechas las necesidades de la familia que de la formación moral y ética de sus hijos, un gobierno que responde más a vaivenes de poder que a conformar una disciplina que lleve a feliz término los programas de estudio; escuelas con más días de vacaciones que de clases, docentes asustadizos ante las evaluaciones de calidad; en síntesis una total ausencia de procedimientos para dejar atrás viejos esquemas que han atrasado al país en su conjunto; como bien lo dijo el señor rector de la UNAM, doctor José Narro Robles: “la educación no soluciona todo, pero sin ella no se resuelve nada”.

Lo que el país se diga a si mismo será de un significado extraordinario. Hoy lo que piensan los jóvenes universitarios va a crear el futuro de esta nación. Por eso es importante evaluar a los que participan en la educación, aprender de unos y conformar aprendizajes significativos que realmente trasciendan. No se ha dedicado mucho esfuerzo por conocer lo que es el conocimiento que requieren las nuevas generaciones de profesionales, se les ha dado por su lado sin considerar el daño que ello significa. Los hechos solamente tienen el fin que se les pretenda dar. El conocimiento debe ser significativo para el joven, futuro profesional.

En lo particular estimo el esfuerzo de los estudiantes que cumplen con su función: estudiar. A los que buscan una calificación alta sin merecerla los compadezco; serán lo contrario a la cifra obtenida. Lástima. El especialista Krusche llama sobre el comportamiento que mantiene al ser humano y, en especial, el proceso de aprender y hacer, 1.- El ser humano puede modificar su comportamiento, se puede autoformar, existe en el humano potencial para lograrlo. 2.- El ser humano cambia con rapidez, está condicionado para aprender a gran velocidad, eso facilita el aprender. 3.- Su conducta tiene sentido, o es útil en cierto ambiente. 4.- Tiene la capacidad de cambiar, desafortunadamente en ocasiones no llega a definir el objetivo. 5.- Requiere tener visión a futuro a partir de su contexto, y 6.-Se necesita reflexionar sobre las consecuencias que puedan ocasionar los cambios, sobre ellos la suficiente confianza para no fallar.

El aprender se puede bloquear por aspectos como: Miedo al fracaso; temor al cambio; al éxito y a mostrarse diferente. Todo esto se conjuga con los ambientes para aprender, lugares insalubres, deprimentes, como es el caso de más del 50 por ciento de salones de clase a cargo de la Secretaría de Educación Pública, bachillerato e incluso de universidades públicas. Se requiere un examen para que se aprenda a aprender con mayor énfasis en lo que demanda nuestro país, requerimos formar a un nuevo mexicano desde las aulas, un joven profesional más definido, más sólido que ame a su patria, sobre todo que sepa hacia donde va y participe con la mejor intención.

 

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país, 21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, se integró a la Univa en 1989 como catedrático investigador, cofundador del IDEO-UNIVA actualmente es coordinador de Comunicación y Publicaciones y del Consejo Político Universitario de esta Casa de Estudios en Puerto Vallarta.