El amor se repite interminablemente

El amor a las formas no es mero concepto, es esencia de lo que se piensa, el ser humano que ama es gestor consciente de sí mismo con sus propios recursos de existencia. Alguien dijo, vida nada te debo, vida estamos en paz …jamás quedamos satisfechos con lo que hacemos, tal vez porque no se sabe lo que va a ocurrir con los actos que se eligen, la fuerza física, el perfil, las acciones. Parecería ilógico lo que voy a expresar, tal vez una “puntada”, no es así por favor reflexiónelo: la piel, el color de ojos, el carácter, la esposa (o) los hijos, los padres, ¡no se eligen! Se consiguen, se tienen y, posiblemente, se van antes de tiempo y sufres.

El amor no se repite, de persona a persona cambia, descubre y decide, eso se revela en lo más hondo del que ama y penetra en los comportamientos del otro, permite reconocernos, saber de lo que somos para autotrascendernos y desplegar valores hacia la persona amada; descubrimos esencia de la apariencia desde la propia individualidad. Esa relación de persona a persona permite descubrir la esencia con el fin de hacer perdurar lo que es insustituible en el espíritu de los que aman. El amor no se interpreta a partir de gustos o inclinación, es; viene y se forma desde dentro del ser humano para darle fuerza a su personalidad, bien se dice que el acto espiritual de este aspecto traza y revela el interior de la persona.

Por otro lado fidelidad en este ejercicio no tiene por qué convertirse en pretexto para la represión, sino de la comprensión de la personalidad espiritual del otro. El sexo, en este contexto es expresión amorosa a partir del vínculo, sirve para el encuentro íntimo, sin necesidad de lo corporal eso se despierta en segundo lugar, el acto se realiza antes como expresión de libertad de realización en el ser amado. Es el vínculo que se establece en un ámbito de crecimiento con independencia, se tiene que aceptar tal cual para integrar a cada momento la identidad del que ama. Llegar a la intimidad y elevarla hasta compartirse, la vida envuelve convence que esa relación implica interdependencia, construcción, futuro y por encima de todo eso independencia y libertad; es bio-psico-socio-espiritual.

La indiferencia es lo contrario al amor, ésta no tiene propósito de compartir, la persona que actúa así permanece en vacío, cuando se elige no amar se renuncia a la libertad. El amor transforma al desplegar valores y se conecta con nuestro Yo en nivel muy alto; la solución desde mi punto de vista es enamorarnos menos y amar más. Cuando se ama se comparte, se espera y se construye para conformar la visión real de sí mismo y del otro. Lo contrario es valerse o anteponer la conveniencia para surgir por encima de los proyectos mutuos, eso surge de una persona incoherente y sin fortaleza de carácter.

La razón del ser humano es profunda aunque no el ser mismo, él se queda a la orilla dentro de un drama sujeto al pasado o en un proceso de confrontación del cual no puede escapar, su individualidad le caracteriza sin ser uniforme lo limita; los fines de cualquier persona son difíciles de encontrar, como diría Heráclito, tienen una razón profunda. Por todo esto existencia es individualidad. La existencia humana está totalmente gobernada por el carácter, el destino y el azar. La vida humana y el devenir histórico constituyen un orden regulado por la Fe y la Esperanza en Dios con el temor a la naturaleza con sus cambios; esto es una visión filosófica de todo lo que existe a partir de nuestro interés; existir con la suficiente visión haría al ser humano libre para amar realmente.

 

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país, 21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, se integró a la Univa en 1989 como catedrático investigador, cofundador del IDEO-UNIVA actualmente es coordinador de Comunicación y Publicaciones y del Consejo Universitario de esta Casa de Estudios en Puerto Vallarta.