Recontrarrecorcholis

Me dejó frío la declaración de Christophe Pierre, nuncio apostólico en México: “la crisis del país es la de la educación”. El prelado lo dijo ante gran número de obispos durante el encuentro nacional Educar para una Nueva Sociedad.

No hubiera trascendencia el dicho de tan importante emisor si no hubiera verdad en su contenido: la realidad es triste, hace cuatro años había 6.9 millones de analfabetas, en este momento se han integrado a esas filas 600 mil más, el titular de la SEP, Emilio Chuayffet Chemor  propone alfabetizar a 7.5 millones de personas que rebasen los 15 años, ellos no saben leer ni escribir, realmente una hazaña que viene en el tiempo.

La verdad es que se acumulan cada año más ciudadanos en esta situación, lo peor es quedar peor y continuar en el empeño, la pregunta es por cuántos años más escucharemos enormes esfuerzos, buenos deseos y herencia de más ciudadanos sin educación, el sexenio calderonista dejó 5.3 millones, aunque el titular de la SEP negó la cifra y dio una nueva, desafortunadamente al alza.

Declaraciones y más panoramas grises; se hace a un lado la inteligencia de los mexicanos, como si estos los problemas le fueran ajenos; por ejemplo el presidente de la Comisión de Educación del Senado de la República Juan Carlos Romero Hicks, acompañado del extitular de la Secretaría de Educación Pública Reyes Tamez Guerra, sostienen la necesidad de consolidar la Reforma Educativa, antes hubo intentos mientras los índices de personas analfabetas se incrementaron y continúan al grado de convertirse en una quimera vista por la Iglesia y sus representantes con frases contundentes en momentos en los cuales el país presenta una crisis social preocupante.

“La crisis de México es la crisis de la educación y hay que entenderlo bien, hay que contribuir y ofrecer algo, que es la experiencia que tenemos a lo largo de la historia, que es un modelo educativo”, añadió Adrián Gibert, de la Universidad La Salle, me hubiera gustado ver la cara de los rectores reunidos en esa importante sesión de hombres ilustres, mientras el pueblo se debate entre declaraciones, desempleo, hambre, corrupción, inseguridad pública y profundos agravios, todo esto se acompaña de un platillo llamado manipulación mediática. La esperanza de terminar con la calamidad persiste, es lo mejor, ahora Emilio Chuayffet Chemor nuevamente hace promesas de reducir el rezago educativo en un 60 por ciento al término del sexenio de Peña Nieto.

Lo cierto en todo esto es que habrá una fuerte sacudida con limpieza profunda en el gabinete; el Primer Mandatario hará cambios de funcionarios inoperantes y eso se hace necesario desde hace algunos meses, mucho antes de la pesadilla de los padres y familiares de los jóvenes normalistas de Ayotzinapa, esos sucesos y otros pusieron en aprietos al Estado no solamente al gobierno además el sistema de justicia quedó en entredicho y está en la mira de la sociedad.

 

LA ÚLTIMA

 

La maestra Ma. Asunción Ramírez Muñoz manifestó en una declaración publicada en la importante y más visitada columna de este prestigiado diario “Ayer Trascendió”: la importancia de la vinculación universitaria con todos los sectores, me parece relevante porque pocas veces se sitúa esta área en la dimensión justa como lo hizo la maestra Ramírez Muñoz; de esa actividad se desprende gran parte de lo que son las instituciones educativas en general.

 

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país, 21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, se integró a la Univa en 1989 como catedrático investigador, cofundador del IDEO-UNIVA actualmente es coordinador de Comunicación y Publicaciones y del Consejo Universitario de esta Casa de Estudios en Puerto Vallarta.