Vallarta hoy:

Los Peligros Ambientales sobrecargan el corazón

Información para los adultos de la tercera edad y personas a cargo de su cuidado.

 

¿Sabía usted que los peligros ambientales pueden contribuir a las enfermedades del corazón y a los derrames cerebrales? Esta colaboración resume los factores ambientales y cómo estos pueden afectar la salud de las personas mayores. También sugiere cómo las personas de la tercera edad pueden minimizar su exposición a los contaminantes del aire y del agua, contaminantes que contribuyen a las enfermedades de corazón y derrames cerebrales o pueden empeorar sus síntomas.

 

Las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte en los Estados Unidos y el derrame cerebral es la tercera causa más letal de muerte, le cuestan a la nación centenares de miles de millones de dólares cada año.

 

Según el CDC, en el 2001, las enfermedades del corazón cobraron la vida de 700,000 personas, lo cual representa el 29 por ciento de todas las muertes en los EE.UU. Los factores ambientales contribuyen a las enfermedades del corazón y a los derrames-cerebrales.

 

Contaminación del aire interior.

Las personas que pasan gran parte del tiempo al interior, muchas veces son las más susceptibles a los efectos de la contaminación del aire interior. Los estudios sugieren que las personas de edad avanzada pasan hasta el 90 por ciento de su tiempo en el interior.

 

El aire de interiores está compuesto por una combinación de contaminantes que penetran desde el exterior y aquellos que son generados al interior. El aire interior puede contener humo de otros fumadores, vahos o humo producidos por los productos de limpieza doméstica o hasta monóxido de carbono. Estos contaminantes internos son peligrosamente tóxicos, especialmente para aquellas personas susceptibles de padecer derrames cerebrales o enfermedades del corazón.

 

Humo

El humo de segunda mano generado por los fumadores es uno de los peores contaminantes del aire interior. Se sabe que el fumar contribuye a las enfermedades del corazón y los derrames cerebrales, pero el hecho de inhalar la misma dosis de humo en condición de fumador pasivo y el humo proveniente de la acción de fumar es igualmente dañino.

 

Las estufas y chimeneas a leña pueden generar humo que contiene finas partículas de carbón. Estas partículas pueden desencadenar dolor de pecho y palpitaciones, falta de aire y fatiga especialmente en ancianos con enfermedades del-corazón.

 

Productos caseros.

Cuando son utilizados inadecuadamente, algunos productos caseros pueden ser muy peligrosos para las personas con condiciones cardíacas. Los vapores provenientes de los productos de limpieza, solventes de pintura y pesticidas, requieren una ventilación adecuada y una exposición limitada para minimizar los efectos-dañinos.

 

Los vahos de los solventes de pintura, tales como los alcoholes de minerales, trementina, aguarrás, metanol, y xileno, estresan a los pulmones y al corazón y contribuyen a las palpitaciones irregulares.

 

A pesar de que ya se han prohibido las pinturas a base de plomo, en muchas casas construidas antes de 1978 se utilizaron pinturas que contenían plomo. Se deben tomar las precauciones apropiadas durante las renovaciones del hogar para minimizar la generación de pedazos y cáscaras de pintura o polvo, factores que representan serios peligros de salud, incluyendo la alta presión.

 

Los envenenamientos por pesticidas muchas veces son resultado de la exposición a fumigantes tóxicos o a insecticidas. Los síntomas de este tipo de envenenamiento incluyen la arritmia o el pulso extremadamente lento.

 

En casos severos, la exposición puede contribuir a un ataque de corazón o hasta la muerte.

 

Monóxido de carbono.

El monóxido de carbono (CO), un gas invisible e inodoro, es un contaminante peligroso porque es difícil de detectar. Es especialmente peligroso para las personas que padecen enfermedades cardíacas, obstrucción arterial o insuficiencia cardiaca congestiva porque limita de manera significativa la habilidad de la sangre para transportar el oxígeno. Para una persona con enfermedades cardíacas, la exposición aún a niveles bajos de CO puede ocasionar dolor en el pecho y puede aumentar las irregularidades en el ritmo del corazón y dificulta la posibilidad de hacer ejercicio físico.

 

Las fuentes de CO incluyen los vahos de la calefacción, los calentadores de agua a base de gas, las hornillas, las secadoras, los calentadores de área, las chimeneas, las estufas a leña y el escape de los autos con el motor encendido mientras están estacionados en garajes cerrados.

 

Contaminación del aire exterior.

Las personas de la tercera edad susceptibles a las enfermedades del corazón y derrames cerebrales podrían beneficiarse reduciendo su exposición al aire contaminado con materia particulada y escapes de vehículos.

 

Contaminación particulada.

Las pequeñas partículas de hollín encontradas en al aire exterior son peligrosas y el riesgo es mayor entre las personas con enfermedades cardíacas, enfermedad pulmonar crónico obstructiva y asma. Las partículas se originan de varias fuentes como los vehículos, las plantas energéticas, las chimeneas industriales e incendios. Algunas partículas son emitidas directamente al aire, pero otras se forman como resultado de complicadas reacciones químicas en la atmósfera. Las partículas pueden ser transportadas por el viento a distancias que van desde centenares a miles de millas, afectando así a las personas que se encuentran lejos de estas fuentes de contaminación.

 

El tránsito.

La cantidad de tiempo que pasan las personas en el tráfico también ha sido asociada con el inicio de un ataque de corazón. No se sabe si esto se debe a la contaminación atmosférica relacionada al tránsito (Vg. contaminación particulada, CO), el estrés de estar atrapado en el tránsito, o algún otro factor de riesgo.

 

Los gases contaminantes.

El ozono, el bióxido de azufre, y el bióxido de nitrógeno también son componentes importantes de la contaminación atmosférica y están asociados con los efectos adversos para la salud.

 

El ozono: Es un fuerte irritante de los pulmones y las vías respiratorias y puede ocasionar dolor en el pecho que frecuentemente es confundido como un ataque al corazón.

 

Agua potable.

Se ha comprobado que varios metales encontrados en el agua potable pueden contribuir a las enfermedades cardíacas o pueden agravar sus síntomas.

 

El plomo: La exposición al plomo puede subir la presión arterial. Si bien la principal causa de exposición al plomo se produce a través del polvo de pintura a base de plomo, el agua potable es otra fuente de exposición al plomo. Aún cuando el agua del suministro público de agua debe cumplir con los estándares de la EPA, el agua que sale del grifo puede contener niveles de plomo que sobrepasan los niveles permisibles debido a la presencia de materiales de plomería más antiguos que contienen plomo.

 

Arsénico: La exposición a largo plazo a altos niveles de arsénico, un elemento natural encontrado en el agua potable en algunas áreas del país, puede perjudicar el corazón. La EPA ha establecido una norma de agua potable para los sistemas públicos de suministro de agua potable a fin de asegurar que las personas no sean expuestas a altos niveles de arsénico. Si usted recibe su agua de un pozo privado o un sistema de agua público, vea la sección titulada “Pasos a tomar” para más información sobre acciones que limitan su exposición.

 

Eventos de calor excesivo.

Los eventos de calor excesivo son descritos como periodos prolongados cuando la temperatura alcanza al menos 5.5 grados Celsius sobre la temperatura promedio más alta en la región. El golpe de calor es el evento más serio de una amplia gama de efectos a la salud asociados con la exposición al calor excesivo. Esto ocurre cuando el sistema que controla la temperatura del cuerpo falla ocasionando un alza rápida en la temperatura interna del cuerpo.

 

El golpe de calor se caracteriza por la piel caliente, seca y rojiza, y la falta de sudoración. Otras señales de peligro son la confusión y las alucinaciones. El golpe de calor es una condición seria que requiere atención médica inmediata (llame a emergencias o lleve a la persona a una sala de emergencia.)

 

Si la persona no recibe dicho cuidado médico de emergencia, el golpe de calor podría ocasionar daños severos e irreparables a los órganos vitales, incapacidad permanente o la muerte.

 

Los mecanismos de enfriamiento de las personas con enfermedades del corazón y que hayan sufrido derrames cerebrales son afectados por sus condiciones de salud y por ende son más vulnerables durante los eventos de calor. El consumo de algunos medicamentos, como por ejemplo los antidepresivos o medicinas para el sistema circulatorio, puede hacer a estos individuos más susceptibles a los eventos de calor excesivo.

 

Durante los eventos de calor excesivos, la mejor protección contra las enfermedades y muertes relacionadas al calor es el aire acondicionado. Pasar aunque sean unas pocas horas en un ambiente con aire acondicionado, puede reducir el riesgo en gran medida. Las investigaciones realizadas sobre este tema indican que los ventiladores eléctricos solamente son efectivos cuando la temperatura ambiente es inferior a la temperatura corporal. Los ventiladores eléctricos pueden ofrecer confort, pero cuando las temperaturas son superiores a los 90º, no serán de utilidad para prevenir las enfermedades relacionadas al calor y hasta en realidad podrían tener un efecto perjudicial.

Search