Los secretos de la primera cita

Cuán importante es “la primera cita”, porque se generan expectativas en relación a la persona que se va a conocer. Si observas el lenguaje verbal y no verbal, descubrirás muchas cosas de cómo es la persona desde el primer segundo

Bienvenidos nuevamente a “cualidades exquisitas”, un espacio donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

 

El objetivo de la primera cita es conocer a la persona, por lo tanto te recomiendo una comida o cena para propiciar la charla. Lo correcto es preguntar a la mujer cuál es su comida preferida, y llevar a la dama a un lugar el cual tenga las características de “la comida favorita”. Lo mejor es optar por un lugar que ya se conozca, ya que se tendrá la certeza del servicio y calidad de los alimentos.

 

En el restaurante se dejan expuestos los modales que se tienen en la mesa; puede ser una persona muy atractivo/va, pero si no sabe usar los cubiertos, o come con la boca abierta, deja una mala impresión.

 

Se dice que si una mujer quiere saber cómo será tratada, solo basta con observar cómo el hombre se dirige al mesero/a. Si el hombre es un caballero lo proyecta de manera natural en diferentes situaciones: es atento, de manera apropiada y prudente pregunta si es posible tener otra cita. Es puntual, toca el timbre o abre la puerta del carro a la mujer ofreciendo su mano para que ella pueda subir al vehículo; en la actualidad no es tan común, pero incluso al bajar del automóvil dice “espera, te abro la puerta”; en el restaurante ayuda con la silla, le cede el paso, etcétera.

 

Al momento de pagar la cuenta, no es una obligación por parte del caballero; sin embargo, por costumbre se da por entendido que el hombre paga porque está cortejando a la dama.

 

Como mujer no es bueno ser indiferente cuando llega la cuenta, en la actualidad la cuestión de “quién paga” ha cambiando bastante, incluso en ocasiones el hombre observa la reacción de la mujer con la cuenta, por lo tanto será un gesto de cortesía por parte de la mujer comentar “coopero” y si el caballero dice: no, yo invito…. Deberá gradecer el detalle.

 

Es la primera cita, lo apropiado es no pedir lo más caro ni lo más barato del menú, esto a razón de que se está conociendo a la persona y se ignora su nivel adquisitivo.

 

La vestimenta en la primera cita es fundamental, porque dice mucho de cómo son las personas, si el caballero llega de traje sastre proyecta una imagen formal, serio; pero no se puede generalizar “quizá es el uniforme”, o si el estilo es muy natural (mezclilla y una camiseta) se proyecta como una persona relajada y accesible.

 

En las mujeres un error es llevar el vestido “de noche” o “de lentejuela” cuando es un restaurante sencillo, o algo sumamente atractivo porque se está enviando un mensaje con connotación sensual, por lo tanto es importante cuidar el escote o el largo de las prendas.

 

Se aconseja no hablar de política, sexo o religión. No obstante, lo más importante es ser sincero con lo que se cree; resulta muy reveladora la información que se obtiene de la otra persona al abordar estos temas de controversia, incluso el tema del “ex” si no deja de hablar de esa persona ¡no está superada la relación! evítalo.

 

Lo mejor de la primera cita es ¡ser tu mismo/a!

 

Los espero en el siguiente tema de “Cualidades Exquisitas”, sonrían.

Facebook: Melissa López, Consultora de Imagen

Twitter @360melissalopez

Próximos cursos en: www.360melissalopez.com