Las causas ciertas

Por Dr. en derecho Miguel Ángel Rodríguez Herrera

 

Muchos son los politólogos que desmayos sufren por conocer las verdaderas causas de la elección de un determinado candidato al poder público. En ese quehacer se postulan, como ciertos, uno y mil motivos que, al contradecirse, todos resultan falsos. Los adoloridos candidatos indagan, afanosamente, la extraña ley que rige a tan importante acontecimiento en sus vidas políticas como lo es el éxito electoral.

Le piden a Dios, acuden con chamanes, lecturas del tarot, limpias y a toda clase de sabandijas adivinas que nutren su bolsillo a costa de los ansiosos aspirantes, para saber si serán, o no, ellos, los elegidos. El intento es desesperante, agobiante y, por demás neurótico, al grado de sufrir posible daño mental. Viven su vida de una manera infame ante la satánica incertidumbre de su elección.

No faltan los vividores quienes se les acercan para darles, a cambio de dinero, la receta para ser electos.

 

LA CAUSA CIERTA

 

La única causa por la cual un candidato será, efectivamente, electo, es el uso de la prensa escrita. Son los columnistas y los dueños de diarios, los amos y señores que llevan al poder a cualquiera que se los solicite. Porque la palabra escrita e impresa en papel tiene un impacto sicológico enorme que induce al lector a creer, sin duda alguna, en todo lo que ahí se dice. El lenguaje escrito e impreso genera absoluta credibilidad, créanlo o no.

De ahí que, en Puerto Vallarta, los hombres más preclaros de la palabra escrita e impresa y, por lo tanto, los genios que pueden convertir en gobernante al candidato o bien, que pueden ser causa de que el candidato no llegue a ser electo son los dueños del destino político de todo pretendiente político y ellos son el propietario de este prestigioso diario, el Lic. Luis Reyes Brambila, y los columnistas de otros diarios.

Ellos, en sus respectivos puestos, son los que, realmente, deciden, el éxito o fracaso de los contendientes y, por ello, la suma importancia del movimiento de sus plumas sobre el papel. Cualquier palabra, por ellos delineada, puede ser motivo de caída o ascenso de los competidores. Bastará un punto, una coma, una expresión simple de afirmación o negación para que el resultado sea o no favorable para el que pelea.

 

EL ESCRITOR OCULTO

 

Pero, aparte, destaca otro astro en materia de decisiones electorales y es nada menos que Eduardo García (Lalo) editor de este diario quien, por medio de sus técnicas y artes gráficas sabe inducir los espacios, las imágenes y los estilos con que los columnistas escriben y, con ello, influir al grado máximo en las opciones personales de los electores. El editor cuadra, corrige, destaca, etc., la palabra escrita y la imagen, modificándola de raíz, para que sea de mayor penetración en los gustos de los votantes. Es, sin duda, el escritor oculto.

 

LOS VERDADEROS ESCULTORES

 

Entonces, queda claro, que estas estrellas, ya señaladas, son los auténticos escultores del ascenso al poder público, de muchos que quieren llegar a él. Meditarlo, dudarlo o afirmarlo son cuestiones vanas. Lo cierto ahí está.

 

AMIGOS

 

Un gran saludo para el Lic. ROBERTO ZEPEDA exsecretario de la Sexta Junta de Conciliación y Arbitraje. Otro para nuestro amigo EDUARDO ALMAGUER, nuevo fiscal del estado. Y a todos los habitantes de Chimo por su rico ceviche de langosta.

Ríete del odio de tus enemigos, es divertido.

 

FRASE:

“Porque la palabra escrita e impresa en papel tiene un impacto sicológico enorme que induce al lector a creer, sin duda alguna, en todo lo que ahí se dice. El lenguaje escrito e impreso genera absoluta credibilidad, créanlo o no”