Vallarta hoy:

Quién gobernará a partir de octubre, ¿Dávalos o el “Mochilas”?

Por Juan Antonio Llanes

 

La pregunta que se hacen, -y nos hacemos-, los ciudadanos está relacionada con el próximo gobierno de la ciudad que encabezará el “emeceista” Arturo Dávalos a partir del 1 de octubre, si será una administración que estará bajo la tutela del ex alcalde Ramón Demetrio Guerrero o el vallartense, de nacimiento, hará un gobierno con identidad y decisiones propias, y no como se observa con el “interino”, Javier el “Pitas” Pelayo que hasta el celular le contestan las gentes de Guerrero.

Maniatado y subordinado a quien lo colocó en esa posición. Bueno, tal vez tiene su lado positivo, así hace menos “dagas” al municipio y le cuida las espaldas a su mentor. Vamos, el “Mochilas”, es el poder tras el trono y es quien gobierna, lo que no es un secreto, lo reconocemos. ¿Sucederá lo mismo con el próximo presidente municipal, o seguirá la línea que le marque desde Guadalajara, la dirigencia estatal del M.C. y su líder, Enrique Alfaro? Esta es la pregunta.

Dávalos es un tipo con imagen positiva y con aceptación en la comunidad, pero requerirá de mayor habilidad política porque dentro del Cabildo, o Ayuntamiento, se representan intereses de los personajes que mencionamos. Miren, a Alfaro “se la deben”, Magaly Fregoso, Susana Rodríguez, Edelmira Orizaga y Bellany Fong que seguramente se coordinarán con el CDE del M.C. y por el otro lado, lo acompañarán, Elisa Ramírez, Juan Solís, Gilberto Lorenzo Rodríguez, Eduardo Martínez, Homero Maldonado y el Síndico Jorge Quintero que en mayor o menor grado le responderán a Guerrero, y el “Cepillo” Dávalos, es posible que solicite el apoyo del “Mochilas” para llevar una buena relación con estos últimos personajes.

Ven porque señalamos que la posición del futuro alcalde y el rumbo de la siguiente administración, dependerá de un manejo escrupulosamente cuidadoso con las gentes de Guadalajara pero también, esmerándose en no enfrentarse con Ramón Guerrero, con quien comentan, ya ha tenido sus roces, principalmente en el tema de los “numerarios despedidos” por directriz del futuro diputado local y que participaron en su campañaa-, es evidente pues que este pretenderá imponer su hegemonía en el gobierno entrante, y vemos complicado que los que llegan acepten este posible escenario quienes pugnarán por darle matices propios a su participación en el Ayuntamiento. Vamos, no quieren formar parte del reino del oriundo de Atoyac.

Y para colmo, el equipo que parece estará en su gabinete lo conforman fieles seguidores del “mochilas”, Guillermo Salcedo, Santiago Zenteno, Agustín Ortiz, Ricardo René Rodríguez, Diego Franco, entre otros, que mucho tememos, representan un continuismo y no una continuidad del pasado trienio.

El futuro alcalde, sin lugar a dudas, está más comprometido con quien lo propuso para el cargo, el “Mochilas”, pero debe conocer que la relación política de su mentor con Guadalajara, no resulta el mejor soporte para que lo cobijen en la toma de las decisiones. Como dicen, el vínculo entre ambas partes está sujeto, no a una relación amistosa, sino respetuosa del posicionamiento en el 5to. Distrito y por ende en el puerto. Así que pone en la disyuntiva operar con los del “movimiento naranja” para buscar su respaldo al futuro o de cobijarse con el su impulsor.

Aún se recuerda en Guadalajara cuando Guerrero se confrontó con el CDM del Movimiento Ciudadano y más con Enrique Alfaro para evitar la inclusión en la integración de la planilla de un personaje muy cercano al ya casi presidente municipal de Guadalajara, Gustavo Fong y puso en la mesa, la candidatura de Dávalos antes que aceptar la propuesta de la dirigencia estatal. Nunca esperó que la respuesta fuera en el sentido de que si insistía en ello, se le aceptaba la dimisión del “Cepi”. Finalmente cedió en parte y la posición fue para la hermana de Fong, Bellany. Allá no les “quedó buen sabor de boca”, postura de Guerrero y más cuando se conoce que su acercamiento es con panistas como Eduardo Rosales, Abraham González Uyeda, y otros, que con la línea del M.C.

Vaya disyuntiva que se le presenta a Dávalos. Llevar a cabo un gobierno de acuerdo a las particularidades y convicciones personales o seguir el ejemplo del “Pitas” Pelayo y condescender con la influencia que pretenderá imponerle el personaje que en gu gestión prometió “cambiar la historia de Puerto Vallarta” y se quedó en el primer intento, o cuando prometió “darle movimiento” a un municipio, pero se le “trabaron las velocidades”.

 

NOTITAS DE “BOTEPRONTO”.

 

—Digo, está bien que el rector del CUC, Dr. Marco Antonio Cortez guste del descanso y del estudio, pero eso de dejarle el manejo del centro universitario a la maestra Gloria Angélica Hernández, que en su papel de Secretaria de Administración trae a “raya” a funcionarios y maestros de la institución y esta actitud le está generando un mal ambiente, no solo a la señora Hernández, sino al propio responsable de la institución. Con ese carácter que tiene, mejor que se dedique a lo suyo y que Rector haga su trabajo, claro, pero para esos tiene que asistir más regularmente a sus oficinas. Si, entendemos, el calor que se deja sentir pesa en las intenciones.

 

—Y hablando del CUC, ya va siendo hora que asuman el papel de líderes de opinión en la comunidad y abanderan a los ciudadanos que enfrentan serios problemas de servicios públicos. Solo uno, el problema de la recolección de la basura es tema de diario. Claro, pero se requiere que salgan de su entorno de confort y critiquen pero también que propongan. Hay que “darle movimiento” al gobierno de la ciudad, porque tienen el recurso profesional y académico para que los indolentes funcionarios municipales se esmeren en darle la atención que merece la población del puerto. Ramón Guerrero que inicio la presente administración al parecer todo lo hizo bien, porque ningún señalamiento recibió, y luego el “Pitas”, el pobre hombre hace lo que le dicen. Y con Arturo Dávalos, ¿seguirán solo “viendo los toros desde la barrera”? ¿Dónde quedó ese Centro participativo, propositivo, cuestionador que lideró marchas y exhibió deficiencias del gobierno de la ciudad?

 

—Si así van a ser los cambios en la administración de Aristóteles Sandoval, mejor déjenlo como está. Cierto, el anterior Secretario de Vialidad, Mauricio Gudiño ya era “el blanco” preferido de los detractores de la administración, pero ¿relevarlo con Servando Sepúlveda?, Toda la actividad pública del nuevo funcionario se ha centrado en el área de seguridad pública, y pues, como como que no va. Pareciera que cubren perfiles con lo que se tiene a la mano. Será un tema para comentarse en la siguiente ocasión.

Nos vamos. Sonrían y sean felices. Si, han de estar “requetecontentos” con el triunfo de México sobre la “poderosa” selección de Jamaica y conocer de las habilidades boxísticas del mentado “Piojo” Herrera, que se le da eso de los “trompasos”, ah y también lo de la grabación de comerciales.

Search