LA HECATOMBE DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

Hace ya muchos años el profesor Lindsay profetizaba el ocaso de los partidos políticos y enunciaba, entre otras, las causas de ello, tales como la lucha interna, el monopolio del acceso al poder público, la corrupción y, sobre todo, el abandono de sus propios principios. Hoy, se ha dado un gran paso a la libertad política con la introducción de las candidaturas independientes que han dejado en cenizas a los partidos políticos.

El verdadero poder de estas organizaciones residía en que eran las únicas vías para ser electo como candidato a un cargo público. Por eso, las elecciones internas se convertían en verdaderos infiernos para los precandidatos quienes se desgastaban física, moral y económicamente para ser electos por el voto de los miembros de su partido.

Esos votantes eran auténticos zánganos que aprovechaban los tiempos políticos para embolsarse muchos pesos, aceptando dinero de amigos y enemigos para luego votar a traición. Y no se diga de los dirigentes de esos partidos porque también les repartían mucho dinero a cambio de ser designados como candidatos a fuerza de fraudes.

En fin, un asqueroso estercolero donde flotaba el dinero, la traición y el delito.

EL ÚLTIMO TORPEDO

En la lucha por el poder dentro del PAN VALLARTA, por ejemplo, el torpedero Corona lanzó a su último torpedo que lleva por nombre “torpedo monteón” con el sutil ánimo de controlar la montaña y los ríos para poblarlos de hoteles y condominios que vinieran a aumentarle su dudosa fortuna. El torpedo monteón no dio en el blanco, entonces, las montañas y ríos se esfumaron como un agobiante sueño de verano. El torpedo monteón cayó en manos enemigas y ahora le aguarda un futuro de larga estancia en el penal de Ixtapa.

En el PRI VALLARTA no se puede decir menos. El torpedo Palomera fue neutralizado por el distribuidor del agua de Vallarta y otros más tenebrosos elementos que traicionaron a sus propios camaradas.

EL FIN

Ahora, ya nadie necesitará de los partidos políticos para ser candidato. Podrá serlo de manera independiente, requerirá poco esfuerzo y un mínimo gasto. Como consecuencia los partidos serán, ya, frías estructuras abandonadas en el basurero de las porquerías y de lo mal oliente. La infamia se apoderó de ellos.

El torpedero Corona se relame las heridas y sufre hondamente por sus dineros perdidos. Finalizaron sus ensueños de aumentar su dudoso caudal monetario. Se derrumbaron, en pálida bruma, los condominios, los hoteles y todo aquello de su ambición colosal. En tanto que el torpedo monteón se debate en una paranoia de policíaca persecución. Los pistoleros fueron abatidos con sus mismas balas.

Lo interesante, es que, el aguador de Vallarta adquirió la rara destreza de anular torpedos de su mismo submarino. El ejemplo es el torpedo Palomera.

LOS CULPABLES

Los partidos políticos, en sí, no tienen responsabilidad alguna, sino, sus corruptos miembros.

AMIGOS

Nuevamente un saludo a todos los de la 5 de Diciembre. Otro saludo a mi hijo el abogado MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ TOVAR.

EL ODIO ES EL ORO DEL DIABLO.