La obsesión de comer sano puede ser un trastorno: Permarexia

Consecuencias de vivir en dieta

 

El objetivo de quienes viven día a día a dieta no es mantener el peso, sino cada vez adelgazar más y más. Y bien es sabido, que cada persona de acuerdo a su estatura tienen un peso establecido para gozar de buena salud.

 

La principal consecuencia es la eliminación de ciertos alimentos lo que causa desórdenes alimenticios y privación de nutrientes esenciales para que el cuerpo funcione. De buenas a primeras se vuelven radicales cortando todo carbohidrato de sus dietas. Dejan de ver al alimento como nutrición, como algo rico al paladar, pasa lo contrario pues lo ven traducido a grasa en la cintura, grasa en las piernas, grasa en los cachetes y comienzan a ser mucho más selectivos, más medidos, al final terminan comiendo casi nada de nutrientes; añadiendo a la escases de calorías, está el estrés que la vida y la sociedad les genera, (pues desean estar dentro del grupo de las súper fit flacas), junto con el ejercicio que realizan, esto elimina la acción benéfica de muchos minerales y vitaminas antioxidantes como la Vitamina C, hierro, es decir los inactiva, los secuestra, los oxida.

Un dato importante es que al privarnos de ciertas comidas o quedamos muy cortos en calorías, se ralentiza el metabolismo porque no se le está dando esa energía óptima al organismo y al bajar drástico los carbohidratos aumenta el riesgo de padecer: hipoglucemias, desmayos, mareos y dolor de cabeza. Claro que no tendrás un rendimiento bueno.

 

Está también el efecto rebote: cuando el cuerpo está en constante régimen alimentario, exagerado como la permarexia, se pierde masa muscular y agua hay un punto en el que el cuerpo no podrá más y sucede que se aumenta de peso drásticamente lo que llevará a hacer una dieta más fuerte y así sucesivamente.

 

Consumir menos calorías de las especificadas de acuerdo a tu peso (suele estar entre las 1.000 y 1.200) puede estancar el metabolismo y NO perder peso porque las funciones orgánicas trabajarán con un mínimo de energía.

 

El hecho de no consumir suficientes calorías no significa bajar de peso, como verás. Además, son ellas las que dan las energías necesarias para sobrellevar el día, a mantener un buen humor, por eso cuando no comemos bien solemos estar o depresivos o irritados emocionalmente.

 

La permarexia es difícil detectar, pero algunas señales claves son: la obsesión por los alimentos sanos, nunca consumir grasas , contar y pesar todo lo que se come y los síntomas antes mencionados como mareos o dolores de cabeza constantes. Ten cuidado, no caigas en obsesiones que nada bueno para tu salud ni para tus objetivos deseados sacaras de ellos.

 

Te invito a que busques ayuda profesional con una nutriólogo (a), ella te hará un menú especifico de acuerdo a tu biotipo, actividad que realizas, tus hábitos, gustos, incluso tu economía, y lo mejor es que sabrás el camino para que sanamente puedas llegar a esa meta que quieres lograr.

 

Licenciada Fabiola Ramírez Tu Nutrióloga, teléfono 3221392402 Hospital San Javier. E-mail: fabyluchis911@hotmail.com será un placer poder ayudarte y responder tus mensajes. Gracias por el tiempo que te das en conocer estos temas muy importantes, tal vez te fijes más en tus hijas, en tus amigas o en ti misma y a tiempo puedas corregir tu posible adicción a las dietas control, que pases un excelente día.