Vueltas y vueltas

Por J. Mario R. Fuentes (*)

jose.reyes@univa.mx

 

Se pide responsabilidad a naciones y a ciudadanos. Dar la espalda a la corrupción y ver hacia adelante, difícil para países y habitantes agraviados.

Escuchamos el Tercer Informe de Peña Nieto; nada espectacular por cierto, antes de éste 10 nuevos secretarios y otros expulsados del presupuesto, vivirán en el error, como se dice cuando alguien deja la nómina burocrática.

La realidad de México es desigual, como muchas otras en el mundo, es desafortunado ver cómo mientras unos tienen todo para vivir holgadamente millones se debaten en la miseria. Bueno esto no es raro en el sistema capitalista, lo extraño es que se diga que todo está bien, que se avanza y no es lo que se vive, es la percepción del poder lo importante, lo demás no existe.

Se depende de mentiras continuas y tantas veces repetidas hasta llegar a creerse aunque la realidad las desmienta; desnutrición por falta de alimentos, despidos injustificados, violencia desatada, personas desaparecidas (extraviadas), corrupción encubierta, educación deficiente, mentiras piadosas, tropiezos, caer y levantar es la lógica del poder en este nuestro hermoso país, ver y dejar pasar.

Mes patrio, ¡¡¡Viva México!!! Todos contra todos en medio de un deplorable momento, una crisis económica que golpea todos los bolsillos; mercados a la baja, necesidad de ajustes en el gasto público, tapar “hoyos negros” (corrupción) para evitar fugas económicas o simplemente que nos vuelvan a saquear como diría un exmandatario.

Funcionarios públicos, dirigentes de partidos políticos, líderes gremiales, empresarios y académicos investigadores saben lo que el pueblo sufre, conocen su portafolio rebosante de necesidades, ellos no saben hacia donde replegarse, priva la incongruencia en todo el ambiente nacional; la indecisión producto de discursos huecos, sin sentido y hasta ofensivos a la razón; en estos momentos la “confianza está flaca” , como diría el exdirigente de la CTM don Fidel Velázquez (q.e.p.d) ‘el que se mueva en estos momentos no sale en la foto’, otro de sus dichos adecuados a la época política que se avecina.

La penuria de grandes grupos sociales y los millones que se agregan cada término de sexenio, se ha convertido en la herencia perversa de cada administración, esto provoca inseguridad y miedos colectivos. Pocos son los interesados en ver, desde la posición de la pobreza, el sufrimiento de las masas. Habría que preguntar a los zapatos de los que la sufren para comprenderla a cabalidad.

La pobreza no se resuelve con la entrega de tarjetas para comprar alimentos básicos, desafortunadamente se está desdibujando la confianza en las autoridades públicas. En la mitad del sexenio se acaba el oxígeno, el ambiente se hace tóxico, la convivencia social peligrosa por la falta de esperanza y ante tantas mentiras. Las encuestas reflejan desconfianza social al extremo. Qué vendrá ante tantas contradicciones, nadie lo sabe, aunque lo advierten.

 

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país, 21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, se integró a la Univa en 1989 como catedrático investigador, cofundador del IDEO-UNIVA actualmente es coordinador de Comunicación y Publicaciones y del Consejo Político Universitario de esta Casa de Estudios en Puerto Vallarta.