“El grito”, pero de una ciudadanía inconforme y frustrada

Por Juan Antonio Llanes

 

Hola valedores. A propósito de la “Ceremonia del Grito”, que es el evento principal de la Fiestas Patrias, y ante el pobre desempeño de la administración municipal iniciada por el ahora diputado local Ramón Demetrio Guerrero, para más señas, el autonombrado “Mochilas”, y rematado, -sí, nos gusta esa expresión-, por el gris desempeño del alcalde interino, Javier “Pitas” Pelayo, le sugeriríamos a los ciudadanos, empresarios, ambulantes, acreedores, que también protagonizaran un “grito”, general, de inconformidad, de frustración, desilusión, de irritación, ante el escenario que padecemos no solo local, sino estatal y federal, con gobiernos que han resultado un verdadero fiasco como autoridades. Que los de arriba echen gritos, pero también que los habitantes del municipio alcen los suyos.

Ya ven, al “escribidor”, también le brotó el “espíritu patrio”, salpicado de desengaño porque por más que intentamos comprender donde quedó el “gobierno en movimiento”, aquel que transformaría a Puerto Vallarta, en un municipio con mejores servicios, una eficiente administración de cero resultados, transparente, respetuosa de sus trabajadores, de dialogo con la oposición, de apertura a ideas diferentes, finalmente lo finiquitan con la reprobación del “respetable”: la “misma gata”, como sus antecesores priistas y panistas, solo que esta “revolcada” ante tantos desaciertos y desdén con los gobernados.

 

EL PRIISMO, EN “LA LONA”, ¿SE RECUPERARÁ PARA EL 2018?

 

Uno de los pocos lectores que “malgastan” su tiempo tratando de entender los galimatías que escribimos nos comentaba sobre los “chismes de lavadero”, los dimes y diretes que se cargan los priistas que siguen sin reponerse del descalabro electoral pasado y están más avocados a “repartirse el mendrugo de pastel”, que significa la dirigencia municipal del PRI, que en analizar y visualizar el nuevo mapa político que se da con el triunfo de Movimiento Ciudadano y el rechazo de un electorado que no encontró en ellos, vamos, panistas o priistas, las ofertas políticas que los convencieran, y la evidente falta de una comunicación interactuante con la ciudadanía.

Al respecto, habría que resaltar que un partido político se fragmenta cuando su principal objetivo es la de representar los intereses de los grupos y cofradías que pululan a su interior, los beneficios sectoriales, sino la de representar un componente crítico de la sociedad hacia el gobierno, que venga a ser la voz de aquellos ciudadanos que ven en un partido el contrapeso de las decisiones de la autoridad, y que tienen pegados a la piel, la identidad priista.

Vamos a dejar de lado las imputaciones que le hacen al delegado especial en funciones de presidente del CDM del tricolor, Antonio Lugo, de falsificación de firma para elaborar una convocatoria del partido, asunto que desgraciadamente se le dio relevancia mediática cuando debió solucionarse internamente. Obvio, la ocasión ameritaba el golpeteo y el descrédito, acciones que son muy recurrentes en el tricolor y un aparador para que los “mismos de siempre” pretendan seguir “mangoneando” la institución, sin darse cuenta que sus tiempos ya forman parte del archivo histórico.

La realidad es cruda y es de necios no entender los nuevos tiempos. Sobresalen los perfiles de aquellos políticos que trasmutado los discursos políticos, tediosos, machacadores, populistas, de maquillaje, en oratorias comprensibles para la gente del pueblo. Políticos que están obligados a escuchar, que conocen las nuevas reglas de la competencia política y que manejan con diligencia las nuevas herramientas de comunicación, las redes sociales, internet, etcétera que les permiten comunicarse directamente, y rápidamente, del acontecer diario con los ciudadanos sin distingos de partidos, edades o géneros.

¿Lo entenderán los priistas? ¿Les caerá “el veinte” que les urge transformar sus formas de hacer política y enterarse de las necesidades y desafíos de una sociedad más realista, informada y crítica?

Está visto que si los priistas siguen estáticos, pasmados todavía, corren el riesgo de que las consecuencias sean mayores que los daños del proceso electoral pasado.

Se han olvidado de hacer una política de acercamiento con los ciudadanos, atender el descontento y la frustración de una militancia o simpatizantes que reclaman espacios para expresarse y desarrollarse y olvidarse de viejos paradigmas donde la “nomenclatura” impone sus criterios y decisiones, y exclusiones de participación. Política, no “grilla”, es lo que tienen que priorizar.

Reconstruir, convocar a la dispersa militancia, abrir las puertas a todos los que deseen participar, -pregunta el “masiosare”, ¿tú crees que hay gente que quiera hacerlo?- valorar los enunciados ideológicos que sustentan la plataforma política, impulsar nuevos liderazgos, abrir espacios para el debate de jóvenes y mujeres, que las nominaciones a puestos de elección popular y a cargos directivos del partido se den bajo premisas claras y objetivas y tantas otras acciones que sería entretenido mencionar, lo cierto, es que la salid política que resiente el PRI, requiere de una cirugía mayor, y no tandas de “declaracionitis”, ni de Yerena, de González Pimienta, de González Villaseñor ni tampoco de Javier Bravo o Salvador González. La pregunta que queda en el aire, ¿quién puede ser el que asuma ese liderazgo, esa encomienda? No hay muchos nombres, eso sí lo aseguramos.

Aparejado con una labor reconstructiva, se obliga la instrumentación de estrategias para fortalecer los trabajos proselitistas, de capacitación y captación de nuevos militantes.

Les recomendamos a los priistas, luego comentaremos de los panistas, que las nuevas reglas de la lucha política demandan más inteligencia que “grilla”, de planes estratégicos, de comunicación y de acercamiento con los ciudadanos, pero principalmente acercamiento con esa militancia saturada de imposiciones y protagonismos que limitan las expresiones internas disidentes. De que hay descontento y frustración entre la militancia o simpatizantes, sin duda que la hay y mucha. Y si siguen emulando al avestruz, les va a ir muy mal… ¿más “escribidor”? Más les valiera interpretar los mensajes de la gente.

 

NOTITAS DE “BOTEPRONTO”

 

—Vaya tormentas que se han dejado sentir en la ciudad…y preparémonos, porque pronostican que seguirá el temporal, que pone al descubierto las deficiencias de los sistemas de drenaje y alcantarillado que tanto nos presumen.

—Carambas, que vamos a hacer con el dueño de las “chivas”, el señor de los polvitos, un tal Vergara. ¿No habrá quien se anime a comprarle el “juguetito”, porque cuanto daño le hace al equipo y a la afición.

—Qué creen ustedes. ¿Arturo Dávalos estará bajo la férula del “mochilas” Guerrero o hará un gobierno desvinculado de éste? Allá en Guadalajara temen que el “Cepillo” se doblegue ante el protagonismo del ex alcalde.

—Oigan, si la UMA se da en pago a Pensiones del Estado, ¿el Ayuntamiento les tendrá que pagar por la renta de las instalaciones? Explíquenmelo por favor.

—Nos vamos. Sonrían y sean felices. Un poco más de tiempo y le diremos adiós al tremendo calor que nos asola….y que sea pronto.