7 lecciones absurdas en la que nos vemos envueltas las mujeres Fitness 1ª aparte

Mujeres, esta columna es para todas ustedes, ya que somos mayoría y además estamos dejando huella en muchos sectores importantes del mundo social y cultural, hoy me centro en el tema fitness, pues somos presa fácil del consumismo y somos capaces de comprar y creer cuanta cosa vemos en el mercado e internet. Así que si tú eres una guerrera espartana, esta nota te va a interesar.

 

Muchas veces nos miramos al espejo y pensamos: “debería perder un poco de grasa en esta zona” o “si no tuviera estas cartucheras estaría mucho mejor” o “lástima que estoy tan flácida”… nunca estamos conformes y cuando estamos mejor que nunca, jamás es suficiente, queremos más… Bueno, todo esto tiene solución sin necesidad de pasar por quirófano.

 

Aunque eso sí, un poquito de voluntad sí le deberemos poner (sobre todo cuando se trata de derribar mitos), pero ese pequeño esfuerzo merece la pena, porque el resultado físico nos va a hacer sentir mejor con nosotras mismas, nos va a proporcionar seguridad y el beneficio psíquico nos va a influir en nuestra vida cotidiana.

 

Bajo mi punto de vista, para la mejora física, sin duda alguna, el mejor deporte es el fitness, pero claro, seguro tú puedes diferir con mi opinión, tal vez eres una chica yoga o pilates, o corredora no lo sé, pero creo que el fitness te permite trabajar el cuerpo de forma localizada, y podemos dar prioridad a aquellos puntos que más nos interesan, que normalmente en las mujeres suelen ser, por acumulación de grasa y flacidez; caderas, glúteo, pecho, abdominal y tríceps (la zona posterior del brazo).

 

Dejémonos de viejos tópicos que se han convertido en mitos, y no te dejes influir por esas típicas creencias que no son más que falsedades, como creer que por practicar el fitness vamos a crear un músculo de culturista, o que al dejarlo, el músculo se convierte en grasa o que el músculo pierde feminidad en la mujer.

 

La industria del fitness sabe que para seguir vendiendo, sus clientes deben sentirse insatisfechos. Alguien en paz con su cuerpo y su vida no necesita perseguir ninguna ilusión.

 

Para generar insatisfacción en las mujeres, la estrategia de la industria es clara:

Primero, crea un estándar de belleza artificial, alejado de lo que es una mujer real. Después, véndele miles de revistas, alimentos especiales, cremas, tratamientos y suplementos, con la promesa de que son el camino hacia el canon de belleza socialmente aceptado.

 

Como veremos, pocas mujeres logran sus objetivos siguiendo las recomendaciones habituales, porque no están diseñadas para ser efectivas, sino para ser rentables.

 

Las “lecciones” de la industria hacia las mujeres son tan absurdas como inútiles. Veamos algunos ejemplos.

 

Lección absurda 1: Tonifica y baja de peso

Echa un vistazo a las revistas de fitness para mujeres y hombres. Juzgando por sus portadas, parece que somos de planetas diferentes. Mientras que las publicaciones para hombres hablan de músculo y acero, las de mujeres se centran en tonificar, reafirmar y bajar de peso. La talla es lo importante.

Además, esta palabrería no hace más que confundir. Cuando se habla de tonificar y reafirmar, se entiende endurecer el músculo sin aumentar mucho su tamaño, mejorando su definición. ¿Y cómo logras esto? Ganando músculo y perdiendo grasa, no hay más. Ya sabes que el peso es un pobre indicador, lo importante es la composición corporal.

 

Lección absurda 2: Utiliza pesas rosas

Muchas mujeres temen las pesas. Algunas tienen miedo a lesionarse, porque nadie les ha enseñado a controlarlas. Otras creen que terminarán pareciendo un macho si levantan peso, y se quedan con las mancuernas de Barbie, porque sólo quieren “tonificar”.

 

Cientos de repeticiones con mínimo peso no te ayudarán a ganar músculo ni a perder grasa. Para crear músculo denso, tendrás que mover más peso. Tu cuerpo responde a los desafíos. El músculo no te hace parecer “voluminosa”. Al revés, resalta tus curvas naturales y te hace más femenina. Generalmente es un exceso de grasa lo que te hace parecer demasiado voluminosa, no un exceso de músculo.

 

Lección absurda 3: come productos rosas

Una de las grandes mentiras de la industria es que todo se reduce a contar calorías. Siguiendo esta lógica, todo lo bajo en calorías es bueno. El resultado es una infinidad de productos procesados elaborados con materias primas baratas. Se anuncian como light, 0% grasa, colesterol reducido, sabor suave etcétera.

 

Un envase rosa parece atribuirles cualidades adelgazantes milagrosas, pero si miras las etiquetas, la realidad es más bien negra. Son de todo menos saludables.

 

Parece evidente que una pizza o una salchicha no te harán mucho bien, por muy rosa que sea el envase y por muy light que sean sus ingredientes. Pero la pechuga de pavo de estas marcas es muy sana, ¿verdad? No exactamente. En la mayoría de casos, la cantidad de carne no supera el 60% del peso total, y no precisamente de la mejor calidad. El resto, casi la mitad, es agua, estabilizantes, dextrosa, fécula, azúcar, potenciadores de sabor… La etiqueta0% es sinónimo muchas veces de 0% nutrición y 100% procesado. Estás construyendo un nuevo cuerpo, escoge bien los ladrillos. Prioriza comida real, en suficiente cantidad, y verás cómo tu cuerpo se fortalece y pierde grasa sin pasar hambre. No se trata de comer menos, sino de comer mejor.

 

Licenciada Fabiola Ramírez Tu Nutrióloga. Tel 3221392402, e-mail: fabyluchis911@hotmail.com será un placer poder servirte y atender tus mensajes de texto. Mil gracias por seguir siendo seguidor de una servidora. Gracias por sus mensajes y “like” a mi sitio web: Nutrición & Dieta, búscala y sigue las notas, tips, recetas, ejercicios y más.

 

Nutrición personalizada, control de peso, manejo de obesidad, diabetes y sus complicaciones. Niños y adultos.

 

Hospital San Javier.