Los influyentes medios

Nuestra apocalíptica realidad gira en torno a la información que recibimos de los medios, fundamentalmente los radiofónicos y televisivos que acusan una mayor penetración, esos medios que se ocupan de difundir la información contaminada y manipulada, que obedece a los designios del poder, esa es la predominante; la otra corriente, la que representa el periodismo crítico e independiente, que no se ciñe a la línea de los dictados de los gobernantes, se le acosa, se le inhibe, se le aniquila hasta pretender su desaparición, y hablo de pretender, porque es precisamente este periodismo el que resiste dignamente los embates del poder, como es el caso de excepcionales periodistas como Carmen Aristegui, quien ha pasado a formar parte de los medios digitales como resultado del alto rating logrado del único noticiero radiofónico ético y de investigación que tuvo el valor de enfrentarse a los vicios del poder.

 

Todo ello viene a colación por la coincidencia en el aniversario y marcha de las masacres de los 43 de Ayotzinapa y el 47 aniversario de Tlatelolco, ambos, crímenes de estado cuya aclaración y condena de los responsables han sido obviados y olvidados desde hace 47 años, no así el caso de Iguala, cuya “verdad histórica” ha quedado desnuda y sin argumentos válidos ante la evidencia de las investigaciones realizadas por 3 organismos independientes, y avalados por el alto comisionado de la ONU, cuyos resultados se pretenden desacreditar a través de voceros oficiales, y los medios incondicionales, como estrategia del gobierno para evitar el riesgo de la instauración en nuestro país de un organismo internacional independiente que enjuicie al titular del ejecutivo, después de haber observado el caso del presidente de Guatemala.

 

Ello también coincidiendo con el aniversario como reportero del periodista del canal de las estrellas, el Sr. López Dóriga, quien en sincronía con estos hechos, cumplió la misma cantidad de años que los de la masacre de Tlatelolco, al servicio del monopolio televisivo en donde ha aprovechado su plataforma para negociar jugosos contratos con diferentes entidades públicas, además de utilizar su posición para chantajear con el pago de 5 millones de dólares a la empresaria Aramburuzavala, quien ha presentado demanda judicial en contra de su esposa.

 

Todo ello, efectivamente, fiel reflejo de la arbitrariedad, corrupción, impunidad con que se opera en nuestra sociedad, sin que ello pueda inquietar a los involucrados, como el gobierno, o la televisora, quienes han volteado en otra dirección, para no verse involucrados en tan espeso pantano del cual son parte integrante. Los medios y el poder, aliados en la conducción, distorsión y manipulación de la información.