Palomitas de maíz

“No hay amor más sincero que el amor a la comida…” Eso mismo pienso yo… y ¡me declaro fan de las palomitas de maíz! Pero cuida tus porciones y frecuencia… espero te sea de educación nutricional esta información y te des cuenta de por qué lo digo.

 

Hasta hace muy poco tiempo las palomitas se preparaban en casa, sin embargo, ahora se industrializan y ya sólo hay que ponerlas en el microondas ¿Cuáles prefiere usted? ¿Sabor natural, a mantequilla o con mantequilla extra?

 

Le informo que muchas marcas emplean altas cantidades de sal y de grasas (que no siempre declaran), y que la “mantequilla” no es precisamente mantequilla… Cuida tu salud y tu alimento así como cuidas tu cuerpo.

 

¿Eres un Consumidor Responsable de Alimentos?

Las palomitas en el cine son un peligro, bueno, es que a nosotros nos encanta sentarnos a ver una buena película con ‘combo’ bien grande de palomitas de maíz y alguna bebida que nos refresque el paladar, generalmente refresco de naranja o refresco negro, pero va a haber que pensárselo dos veces sabiendo el aporte nutricional de las palomitas de maíz del cine, ¿acabaremos yendo al cine con el tuper de palomitas caseras?, ¡espero que sí! Yo lo he aplicado.

 

Según un análisis de laboratorio realizado por el Center for Science in the Public Interest (Centro para la Ciencia y el Interés Público), un combo de palomitas mediano y un refresco aportan 1.160 kilocalorias y un montón de grasas saturadas, nada menos que las que deberíamos consumir como mucho en tres días.
Es curioso conocer cómo convierten un cereal tan saludable como es el maíz, en un snack muy contraproducente para la salud. Como siempre, las hamburguesas de McDonald’s participan en la comparativa, así que ahora transcribimos el aporte nutricional de las palomitas de maíz, un combo mediano de palomitas y un refresco del cine pueden proporcionar lo mismo que tres hamburguesas ‘cuarto de libra’ con 12 cucharadas de mantequilla (pura grasa, sin menospreciar el elevado contenido en sodio).

 

¿Cuánto afecta a nuestro organismo ir a ver una peli al cine?

Porque pocos son los que entran a la sala sin las pertinentes palomitas y su refresco. Si para muchos ya es un lujo esta actividad lúdica (por lo mismo que cuesta la butaca, las palomitas y el refresco podemos cenar una buena pizza hecha en un restaurante con horno de leña, con una copa de vino, café y buena compañía), nos van a quitar más las ganas de ir al cine sabiendo que convierten a los simples granos de maíz, muy apreciados nutricionalmente hablando, en un gran enemigo de nuestra salud cardiovascular.

 

Ahora pasamos a la tabla nutricional de las palomitas de maíz para microondas (con sal pero sin mantequilla, estas serían aún peor), éstas contienen, según lo indicado en los ingredientes del paquete, maíz, aceite de girasol parcialmente hidrogenado y sal, así que 100 gramos de producto una vez preparado, proporcionan 511 kcal., 8’1 gramos de proteínas, 62’6 gramos de carbohidratos y 25’3 gramos de grasas. No indica el sodio (un grave defecto del etiquetado), pero seguramente nos sorprendería, y confesamos que cuando las hemos elaborado alguna vez, le hemos añadido un poquito más de sal para hacerlas más sabrosas, así que continuemos sumando.

 

En el aporte nutricional de las palomitas de maíz no son relevantes las vitaminas, entre los minerales se encuentra el potasio, el fósforo y el magnesio, además del sodio. Pero, ¿por qué les añaden grasas y encima tan insalubres? En principio es para mejorar sus cualidades organolépticas, principalmente el sabor, y lo hacen con aceites vegetales, lo que no implica que sean mejores, al contrario, si utilizan aceite de coco debemos saber que según los artífices de la investigación, proporciona un 90% de grasas saturadas, frente al 40% que proporcionaría la manteca de cerdo.

 

Igual sucede con otras grasas vegetales como las de palma, palmito o maíz, y si han pasado por la hidrogenación aún peor, pues las grasas insaturadas del aceite vegetal se convierten en grasas saturadas al introducir moléculas de hidrógeno, además de crear los temidos ácidos grasos trans. Y aún podríamos hablar más, sobre los aditivos como el flavacol (un potenciador del sabor, mantequilla y sal) o el diacetil (idem), pero ya tendremos tiempo.

 

Lo dicho, hagamos palomitas de maíz en casa, granos de maíz naturales, aceite de oliva, sal y una olla. Económicas, sabrosas y mucho más saludables. Y al cine, mejor nos llevamos unas pepitas o semillas de perico tostadas para tener entretenidas las manos.

 

Las palomitas hechas en casa, son bajas en calorías, adecuadas para un régimen de control de peso, o afección cardiovascular, no hay por que privarnos de un gustito de vez en cuando, pero se un consumidor responsable de alimentos, ¿y tu ya lo eres o estás aprendiendo a hacerlo?

 

Lic.- Fabiola Ramírez Tu Nutrióloga. Teléfono 3221392402, e-mail: fabyluchis911@hotmail.com será un placer poder servirte y atender tus mensajes de texto. Mil gracias por seguir siendo seguidor de una servidora. Gracias por sus mensajes y like a mi sitio web: Nutrición & Dieta, búscala y sigue las notas, tips, recetas, ejercicios y más.