La visita del Papa, más allá de visitantes, traerá fe y misericordia

Por Mtro. Luis I. Zúñiga Bobadilla (*)

direccion.vallarta@univa.mx

 

Mientras se contabiliza la derrama económica por la visita del Obispo de Roma en diferentes sitios del país, la mayoría de la población mexicana aboga por palabras de aliento del Sumo Pontífice.

Por citar un ejemplo: En la Ciudad de México, anuncia Miguel Torruco Marqués titular de Turismo de la capital de la República Mexicana, lo esperan casi dos millones 190 mil personas a fin de asistir a los sitios donde estará el ilustre visitante; asimismo se estimó una derrama superior a los 870 millones de pesos.

El Papa Francisco llegará mañana por primera vez a suelo mexicano. Estará en la capital del país y cuatro de sus entidades federativas, visitará Ciudad Juárez, Ecatepec, San Cristóbal de las Casas, Morelia, Tuxtla Gutiérrez y la Ciudad de México.

La dualidad del Papa Francisco o sea la religiosa y la de jefe de Estado permiten predecir, con demasiado interés, cuál será su respuesta a los problemas de México. Cómo percibirá la realidad social a partir de la información que estoy seguro ya conoce con antelación. Establecerá las claras diferencias de territorios, el Vaticano en la ciudad de Roma (considerado microestado europeo) con respecto a los sitios a los cuales llegará el Sumo Pontífice.

La realidad mexicana ha cambiado totalmente desde que el Papa Juan Pablo II, ahora elevado a santo, visitó en cinco ocasiones el país y una el Papa Emérito Benedicto XVI; ahora el actual vicario de Cristo con sus 79 años y tras visitar 20 naciones en lo que va de su papado llegará a una nación donde existe una clara deserción católica.

Las cifras del INEGI así lo demuestran. Si se establece una comparación de cifras de esa institución se lee que en 1950 la población católica llegó a 98.2 por ciento, mientras en 2010 está en 82.7 y tiende a la baja.

El Santo Padre lo sabe y también se le ha informado ampliamente de la preocupante inmovilidad de la jerarquía diocesana la cual no desea cambios en sus estructuras, así lo consignó el antropólogo Elio Masferrer Kan. Ese importante núcleo diocesano está compuesto por 12 mil 506 sacerdotes, 170 obispos, cinco cardenales con sede en la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

En esta importante visita de la máxima autoridad católica se encontrará a 92 millones, 924 mil 489 católicos, el 82.72 por ciento de la población total. Es en este sentido que distingo el espíritu pastoral del Papa Francisco ya que Chiapas y Chihuahua sostienen un porcentaje de católicos menor a la media nacional, él Sumo Pontífice irá ahí para convertirlos y regresarlos a la religión.

El Papa Francisco llegará en unas horas para redimir al ciudadano desertor del catolicismo, no viene a incrementar el turismo, menos aún a consolidar un avance financiero o consolidación económica, sabe perfectamente de las necesidades nacionales, la corta visita que realizará será bastante para medir el pulso de una sociedad con demasiadas carencias, sobre todo alejada de la palabra de Dios. La visita del Papa, más allá de visitantes, traerá Fe y misericordia

 

(*) Presidente del Patronato del Centro Histórico y Franja Turística de Puerto Vallarta.