Catalizadores del exterior

A días del arribo del Papa a México, se suscitan miles de especulaciones sobre el talante de los discursos que abordará en los diferentes puntos previstos en su visita, todos ellos fiel reflejo de la problemática que afronta el país: migración, violencia, pobreza; sin embargo, existen también temas pendientes de reconocer y acometer por parte de la Santa Sede, como son los de pederastia, que a la fecha, los representantes del vaticano que nos han visitado, sólo les han dado la vuelta.

 

Los sitios que visitará, fiel reflejo de la violación a derechos humanos, la impunidad, y la falta de resultados para abatir la pobreza en nuestro país, nuevamente pondrán en evidencia los crónicos problemas derivados de la inequidad en la distribución del ingreso, de la explotación de la mano de obra y de la impunidad de los crímenes que a diario se dan a lo largo del país.

 

El gobierno deberá estar consciente de lo que ello significa en su afán de atraer inversores a nuestro país, y de salir airoso en las elecciones del presente año, lo que representará sin duda un fuerte reto para acometer dicho embate, de lo contrario, deberán asumir las consecuencias de su descalabro como partido en el poder con repercusiones hacia el 2018, aunque muchos piensan que el simple hecho de la visita papal, representará un activo para ellos, lo cual está por descubrirse.

 

Uno de los puntos álgidos que la representación romana está obligada a tratar, para que vaya en clara concordancia con su discurso de franqueza y de denuncia, es el tema de la pederastia que ha dejado una profunda herida en muchas de las víctimas de estos abusos, y que a la fecha no ha existido una postura clara y decidida para acometer estos daños y el castigo a los responsables por parte del Vaticano.

 

Sin duda, las declaraciones papales, en base al tono expresado en otros países, se espera bastante crítica hacia el gobierno, por el hecho de señalar el precipicio existente entre la población y sus gobernantes, que aparentemente requiere de un impulso desde el exterior para que el gobierno se apreste a poner manos a la obra en la solución, o por lo menos, considerarlo dentro de sus prioridades, semejante al caso de la “verdad histórica”, cuyo director para las Américas de Human Rights Watch la ha calificado como versión infundada, y quien ha pedido al ex Procurador, responda por su contribución a perpetuar la impunidad.

 

Lo que no sabe el director de HRW, es que la procuraduría se ha convertido en el estudio B de Televisa, cuya titular, hermana del vicepresidente de Televisa, donde se fabrican historias y cortometrajes (léase el de la captura del chapo), y la persecución a delincuentes ha pasado a un segundo plano.