El cajón de sastreGente PV

El inventor del mariachi moderno; Rubén Fuentes Gassón

En la construcción de la identidad mexicana en el imaginario colectivo, además de Emilio “El Indio” Fernández y su estética cinematográfica de sarape y sombrero, es obligado citar al compositor y arreglista zapotlense Rubén Fuentes Gassón como el creador de la banda sonora que ha acompañado a generaciones de connacionales.

 

Dotado de un oído privilegiado transformó el mariachi, sacándolo de su sonido caporal, para llevarlo a la verbena de trompetas, vihuela y guitarrón. Como todos los innovadores, fue criticado en su tiempo por atentar contra las tradiciones; pero sus ideas se impusieron. Muy joven se incorporó al Mariachi Vargas y al poco tiempo dejó la ejecución para convertirse en su productor, arreglista y director musical.

 

En la Época de Oro del Cine Nacional, había una gran cantidad de artistas con mucho potencial, pero carentes de disciplina, algo que le sobraba a Rubén Fuentes. Con la paciencia de un escultor, moldeó la tesitura vocal de cantantes como Miguel Aceves Mejía y Pedro Infante y supo explorar en la mente de José Alfredo Jiménez, los acordes que necesitaban las creaciones del compositor Guanajuatense, que no sabía tocar ningún instrumento.

 

A Pedro Infante le dio rancheras como “Carta a Ufemia” y boleros románticos como “Flor sin Retoño”, “Muñeco de Cuerda” y sin lugar a dudas, la cúspide de su inspiración: “Cien años”, que cuenta  la leyenda nació consecuencia de una musa que le despreció y volvió a reencontrarse en Zapotlán el Grande de brazos de otro hombre. Ella pasó a su lado con gran indiferencia, sus ojos ni siquiera voltearon hacía él. Cabe mencionar que, en la historia de la producción musical mexicana, “Cien años” destaca por ser el primer bolero ranchero que incluyó una guitarra eléctrica.

 

La imaginación de Rubén Fuentes se mantuvo alerta todo el tiempo, por eso cuando su hija, de vacaciones en la playa, bautizó a las muchachas que lucían bikini, como Bikinas, él supuso que aquella turista, solitaria caminaba, sin importar que la gente se pusiera a murmurar y que tenía una pena que le hacía llorar. “La Bikina” es uno de los temas más versionados de Rubén Fuentes.

 

A Marco Antonio Muñiz, le desempolvó de los Tres Ases para componerle “Escándalo” y “¿Sabes una Cosa? e introdujo al mercado latino a la mexico- norteamericana Vikky Carr con la canción “Ni princesa ni esclava”, incluida en el disco “Simplemente Mujer”, ganador del Grammy Latino en 1985. Su versatilidad no tuvo límite, y dos años después fue el director musical del multipremiado disco “Canciones de mi Padre” de Linda Rostandt, demostrando que la música mexicana es universal, al conseguir que la artista, sin dominar el idioma español, lograra interpretar los temas con el mismo sentimiento que un mexicano.

 

Rubén Fuentes Gassón tiene un vasto repertorio de canciones de su autoría o coautoría como “Que bonita es mi tierra”, “La Culebra” y “Flor sin retoño”, pero, sin lugar a dudas, su mejor contribución fue dotar al Mariachi de solemnidad y ahí donde se escuche una voz cantando sones, huapangos, rancheras y boleros, habrá siempre el ingenio del oriundo de Zapotlán el Grande, como uno de los principales exportadores de la cultura mexicana.

 

El Cajón del Sastre

Alejandro Aquino

Historiador, músico y escritor

 

Enseñó a cantar a Pedro Infante

Enseñó a cantar a Pedro Infante