Gente PVPlaneta Luna

Locales y turistas, relación amor-odio

Me ha tocado este año una Semana Santa muy atípica. Por motivos de trabajo estuvimos fuera en otro destino turístico de México, que claro cuando no lo vives con el bañador puesto y sí con la computadora pues todo es diferente. Te das cuenta que hay lugares que están concebidos para vivirlos solo como turista y cuando no es así no les encuentras sentido alguno.

 

Y lo cierto es que los turistas son personas. Sí suena raro decirlo así, pero es que a veces se nos olvida. Parece que cuando nos ponemos las chanclas nos convertimos en otro que poco tiene que ver con nuestras características habituales. En general son o somos más atrevidos, sin sentido del ridículo, más despreocupados…y si nos atenemos a las fotos que circulan bastante sucios (aunque yo creo que el que es sucio de turista es que es sucio en su casa también. Vamos que estoy convencida).

 

Y es aquí donde entra la otra parte, la de las personas que residen en el destino y para los que estos seres humanos ya no lo son, y solo son una fuente de soltar dinero. Esa parte me pone furiosa. Entiendo que en lugares como Puerto Vallarta o Cancún o tantos otros, vivimos del turismo, pero eso no implica que tengamos que tomar el pelo y aprovecharnos. De verdad ¿se pude cobrar 50 pesos por una botellita mínima de agua o 150 por una bolsita de papas? Prefiero morirme de hambre, porque sabes que te están atracando y hay un punto que molesta y hace tu mini rebelión.

 

Esto de los locales y los turistas es una relación amor odio, casi amor apache. No podemos vivir el uno sin el otro pero no nos tratamos nada bien.

 

Quizás pudiéramos encontrar la forma correcta y balanceada de que el respeto fuera un poquito más allá de la amabilidad falsa, esta de vendedor de alfombras en un Bazar. Mucha sonrisa y amabilidad y con el puñal desenvainado para ver en qué momento se lo pueden clavar.

 

Otro punto calentito es el de los taxis. Los que vivimos aquí y viajamos por trabajo constantemente, estamos condenados o a pagar 300 pesos de taxi por un recorrido de 5 minutos, o a cargar como burro puente arriba para tomar el taxi del otro lado. Me pregunto yo, ¿no puede haber autobuses decentes que den el servicio? ¿Es que todo el mundo que se baja de un avión tiene la obligación de ser rico? En Madrid al menos puedes optar por un metro de última generación, un autobús especial que te lleva al centro o si quieres taxi pues adelante. Aquí es un calvario. Y luego arderá Troya cuando entre Uber. Y lo digo sin haberlo probado nunca, pero por lo que dicen los Uber adictos merece la pena.

 

En fin esta relación conflictiva está a punto de acabar en lo que se refiere a la Semana Santa y pascua, y en el verano repetiremos todo de nuevo.

 

Pero quiero acabar dando mi opinión sobre el tema de la basura que dejan los turistas. No lo he hecho en redes sociales porque sigo sin encontrarles el punto, pero para mí sería perfecto empezar a poner multas. Sí estoy convencida que es lo único que duele. Reforzar la policía turística y poner multas a todo aquel que va dejando basura por todas partes. Estoy de acuerdo que cuando llegan multitudes es lógico que haya más basura, pero no se justifica que la gente lo tire donde no debe y no pasa nada.

 

Claro, es obvio que deberían ser políticas nacionales para que ningún destino quede perjudicado sobre otro menos exigente en cuanto al tema, porque si tiramos la toalla y decimos “qué bueno lo importante es que vengan”, pues estamos siendo muy poco exigentes con lo que queremos para el destino, sobre nuestra imagen y sobre el tipo de personas que llegan. No pasa nada por ponerse algo exigente y marcar reglas.

 

Ya sabemos que todos estamos programados para saltarlas, pero que nos cueste al menos…

 

Para mí sería perfecto empezar a poner multas. Sí estoy convencida que es lo único que duele. Reforzar la policía turística y poner multas a todo aquel que va dejando basura por todas partes

Para mí sería perfecto empezar a poner multas. Sí estoy convencida que es lo único que duele. Reforzar la policía turística y poner multas a todo aquel que va dejando basura por todas partes

Estoy de acuerdo que cuando llegan multitudes es lógico que haya más basura, pero no se justifica que la gente lo tire donde no debe y no pasa nada

Estoy de acuerdo que cuando llegan multitudes es lógico que haya más basura, pero no se justifica que la gente lo tire donde no debe y no pasa nada