Empresa FamiliaGente PV

Tropezones en las empresas familiares

Por: C.P.C. y M.I. José Mario Rizo Rivas

“El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización.” J.P. Sergent

 

Muchas de las empresas constituidas en México son familiares, pero por diferentes errores se terminan; según datos del INEGI (censos económicos 2009) en México existen 3,724,019 empresas familiares en todo el país, sin embargo, el 70% de los negocios familiares desaparecen después de la muerte de su fundador, sólo entre un 10% y un 15% consiguen llegar a la tercera generación, que por lo general, disuelve los activos creados. A continuación se presentan 10 de los errores más comunes dentro de este tipo de empresas y cómo disminuirlos y en ocasiones evitarlos.

  • Cambiar la estructura de la empresa sin un previo análisis.

Solución: El cambio debe de hacerse con firmeza, la clave está en hacerlo de forma que las estructuras no se resientan, la comunicación es fundamental en esta situación, explicar el rumbo de la empresa a los fundadores y atender sus dudas es el camino que se debe seguir.

  • Retrasar la innovación por diferencias de opiniones entre los miembros de familia.

Solución: Es importante recordar que el mercado no espera a nadie, se debe negociar y actuar como líder del cambio al que se está a favor hasta lograr la implementaciones de las nuevas herramientas.  Se debe “venderle” a los miembros de la familia los beneficios que se obtendrán con el cambio acompañado de datos reales a la mano.

  • Falta de liderazgo para llevar la empresa.

 

 

Solución: Independientemente de que el padre o el abuelo hayan sido magníficos empresarios y que se deba respetar sus opiniones, nada justifica que no se tomen las riendas del negocio. Una actitud firme y confiada les demostrará que es el momento de que se encargue otro de los negocios.

  • Quedarse en una zona de confort empresarial (Conservar a los clientes heredados y ofrecerles los mismos productos o servicios de toda la vida).

Solución: Planear de manera estratégica el crecimiento de la empresa, realizar estudios de mercado que permitan tomar decisiones sobre los productos y servicios que se debe mantener y los que hay que descontinuar, así como nuevas ideas que conviene incorporar.

  • No  tener una política definida de financiamiento e inversiones.

Solución: Existen un sin número de herramientas financieras que pueden apoyar hoy en día a las empresas para innovar, crecer o diversificar. Analiza la situación y redirigir la forma en que se financian. El acceso a capital de riesgo puede ser una gran solución para empresas que no disponen de recursos para la innovación.

  • No buscar aliados estratégicos o crecimiento no orgánico.

 

Solución: Si la empresa no dispone de herramientas para ser competitiva en el mercado actual ya sea por falta de recursos financieros, de tecnología, know-how etcétera, no se debe desestimar la posibilidad de establecer vínculos con otras empresas, realizar alianzas, fusiones o joint-ventures podrían resultar ser una excelente opción. Inclusive comprar líneas de negocios u otras empresas.

  • Dar prioridad a la familia en los puestos calves del organigrama.

Solución: El primer paso hacia la institucionalización y la innovación en la empresa, está en modificar la cultura empresarial. La designación de puestos y roles dentro de la empresa debe realizarse de manera racional y no emocional. La persona que sea apta para el puesto será quien lo obtenga, es necesario recordar que no tiene que ser parte de la familia obligatoriamente.

  • Confundir propiedad con la dirección de la empresa.

 

 

Solución: Heredar la propiedad de una empresa no significa que automáticamente se convierta en el director de la misma. Se debe evaluar las habilidades de dirección e implementar los cambios que sean necesarios. Si se tiene que poner al frente a una persona más capaz, incluso si no es familiar, no se debe dudar en hacerlo.

  • Persistir con una política de comunicación basada en la informalidad y el secretismo.

 

 

Solución: Implementar un modelo de comunicación interna que sistematice el flujo de información en todas las direcciones del organigrama. Una empresa bien informada será capaz de reflejarlo, brindar confianza y seguridad a sus clientes.

  • Mantener una visión limitada del mercado y la competencia.

 

Solución: Abandonar la idea de que el único competidor que se tiene es la empresa de en frente, esto sólo conduce al estancamiento. Sea cual sea la dimensión de la empresa, se debe ampliar la visión, la competencia se encuentra en todo el mundo, no solamente en la localidad. Esto ayudará a compararse con grandes empresas y desarrollar estrategias que transformen a la empresa en una que pueda competir a nivel global.

 

En conclusión para no ser parte del 70% de empresas familiares que fracasan se necesita tener liderazgo, innovación, criterio y organización por parte de los miembros de la familia que trabajan en la empresa y los demás colaboradores, pero sobre todo en la cabeza del fundador o director del negocio.

 

“No hay secretos para el éxito. Éste se alcanza preparándose, trabajando arduamente y aprendiendo del fracaso.” Collin Powell.

 

Para no ser parte del 70% de empresas familiares que fracasan se necesita tener liderazgo, innovación, criterio y organización por parte de los miembros de la familia

Para no ser parte del 70% de empresas familiares que fracasan se necesita tener liderazgo, innovación, criterio y organización por parte de los miembros de la familia