Vallarta hoy:

Hijo de tigre, pintito

En la mayoría de los casos, el hijo de un artista es un fiasco, a pesar de crecer en un ambiente familiar propicio para desarrollarse en las artes, es lo que ha vivido siempre; además, el primer contacto con el mundo artístico debería resultarle accesible por ser hijo de quien es. Fracasa y deambula por los medios de comunicación, las galerías, teatros semivacíos con más pena que gloria; sin embargo, a veces el heredero cuenta en sus genes con el talento suficiente para llenar los zapatos de su progenitor, superarlo o destacar en un rubro distinto.

 

Por la magnitud del tema, falta de tiempo y espacio, hablaré sólo de algunos casos musicales en los que las segundas partes son mejores o similares.

 

El inicio de la carrera debe ser traumático, es incómodo tener a tu ídolo en casa. Muchas veces son los padres los que dictan el camino a seguir, Luisito Rey, un guitarrista y cantante andaluz, intuyó que su hijo Luis Miguel era una mina de oro que no debía desaprovechar. Al “Sol” le cambiaron la infancia por el reconocimiento que jamás tuvo su padre. Otros patriarcas aconsejaron a sus legatarios no perder el tiempo en actividades o géneros donde no destacarían. Alejandro Fernández asistía a la universidad con el firme propósito de titularse de arquitecto; Pepe Aguilar fue un cantante de rock en un grupo de los ochentas llamado Equs; al final ambos siguieron la inercia y consejos familiares. Ahora triunfan, partiendo de los mismos géneros musicales de sus padres.

 

En el plano internacional Norah Jones es una cantante de éxito consolidado, sin embargo, pocos la asocian a su padre Ravi Shankar, músico hindú que saltó a la fama en el mundo occidental a finales de los sesentas. Jacko Dylan, ha vencido a los críticos con su grupo The Wallflower. Está creando su propio legado, no compite, Bob Dylan es insuperable.

 

En el caso de los hijos de los Beatles, prácticamente todos tienen que ver con el mundo artístico; por constancia sólo dos destacan Sean Lennon, convertido en un ícono “Indie” y Zak Starkey, hijo de Ringo, ejecutando la batería en The Who y Oasis. Por los ochentas, de manera efímera apareció Julian Lennon, su padre acababa de morir, las comparaciones lo frustraron. Stella Mccartney es referente en la moda.

 

Nancy Sinatra se quitó el yugo paterno en los sesentas, su canción juvenil “These boots are made for walkin” la llevó a públicos donde no llegaba su padre que luego la llevaría a los suyos con el tema cantado a duo “Somethin´ stupid”. La hija de Nat King Cole, Natalie, no superó a su padre; pero sus discos fueron bien recibidos por la crítica y el público acabó por darle un lugar propio.

 

Y por ultimo, un caso en el que resultaba muy difícil igualar a los padres. Charlotte Gainsbourg fue educada por Jane Birkin, una cantante británica transgresora, hija a su vez de otra artista Judith Campbell y nada menos que Serge Gainsbourg, cantante, autor y bohemio francés. Los padres de Charlotte fueron una pareja de infantes terribles y provocadores, ahora su hija tiene una sólida y respetada carrera musical, y con la película “Nymphomaniac” de Lars von Trier, ya cumplió con su cuota transgresora.

 

Alejandro Aquino

Historiador, músico y escritor

 

1.Nancy Sinatra se quitó el yugo paterno en los sesentas, su canción juvenil “These boots are made for walkin” la llevó a públicos donde no llegaba su padre

1. Nancy Sinatra se quitó el yugo paterno en los sesentas, su canción juvenil “These boots are made for walkin” la llevó a públicos donde no llegaba su padre

Search