Gente PVPlaneta Luna

Querido Javier

Querido Javier:

 

Esta tarde quise escribirte un correo. Pero me di cuenta que ya no estabas más. El jueves me desperté con esa frase que resume la vida de todos: “Javier ha muerto.”

No importa en realidad que has hecho durante la existencia. Simplemente cuando llega este momento, alguien te avisa con esa frase que nunca quieres escuchar.

Te da el resumen devastador de cómo acaba todo.

 

La verdad no puedo aun ni siquiera hacerme a la idea de que nunca más tendremos esas charlas interminables en las que nos reíamos de todo y de todos. Tenías esa clase de inteligencia privilegiada, que siendo la persona más culta y sabia que he conocido, jamás presumiste, o dijiste algo que no fuera lo exacto.

 

Eras mi enciclopedia ilustrada, solo tenía que marcarte con una duda del tema más remoto, y me lo resolvías como si nada. Podías hablar de un rey, de historia, de política o de moda, de lo que fuera, tú lo sabías y me lo contabas como un cuento a un niño, tan divertido que era imposible no disfrutarlo.

 

Hay tantos detalles que se han quedado conmigo, tú eres el que me dijiste que tenía dos ángeles de la guarda porque uno no se daba abasto. Tuve la suerte de prestártelos un ratito y te cuidaron lo que pudieron, pero algo más poderoso no quiso que te quedaras. Ahora estoy segura que ya los has conocido o pronto lo harás, y tendré 3 porque seguro que te van a adorar.

 

Tanto te gustaba el “mas allá” que creo que estarás disfrutando conocerlo, quizás hagas un viaje más largo de lo normal, porque querrás ver todo por el camino con lujo de detalles. Si existe, tú vas a venir a contarlo y no me cabe duda.

 

El último día que te vi, solo querías ponerte algo mejor y ver un Museo. No pudiste,  pero ahora tienes todos para ti, y además podrás entrar a la hora que te dé la gana. Podrás tomar notas y escribir más libros y artículos, con tu sello tan único.

 

Sé que no te querías ir de aquí todavía, eres la vida absoluta de Mati, y no querías dejarla tan pronto. La muerte siempre fue una de esas cosas que tantas veces sacábamos en las conversaciones. Que nunca llegamos a entender, aunque tampoco la vida en su totalidad. Hablamos mucho del sentido de la muerte aquí en México, hasta te lleve una catrina de azúcar, ¿te acuerdas? Este año pondré un altar solo para ti, para que vengas a vivirlo como invitado de honor.

 

¿Sabes?, hoy más que nunca quiero de verdad que haya algo después de este mundo. Porque si no, esto sería demasiado cruel. Te fuiste el día que acabé El Evangelio según Jesucristo de Saramago, y claro que no es casualidad. Ese libro hubiera sido motivo de un buen debate en mi próxima visita a Madrid.

 

Me sonrío recordando cómo hacíamos revisión de todos los meses que no nos veíamos, sacando detalles de todo, aderezándolo con anécdotas, historias, bromas. Nunca hubo lugar para el aburrimiento.

 

No vas a estar. Madrid no va a ser el mismo. Las navidades no serán las mismas. Nada será lo mismo sin que me lo cuentes con tu forma de contar la vida.

 

Se feliz en este nuevo mundo, habrá un día que retomemos la conversación donde la dejamos y será increíble, como siempre fue.

 

Va por ti Javier, un ser humano maravilloso que tuve la suerte de tener en mi vida.

 

Consuelo Elipe

 

01.Simplemente cuando llega este momento, alguien te avisa con esa frase que nunca quieres escuchar. Te da el resumen devastador de cómo acaba todo

01. Simplemente cuando llega este momento, alguien te avisa con esa frase que nunca quieres escuchar. Te da el resumen devastador de cómo acaba todo