La oposición: ¿Funciona como contrapeso en el gobierno de la ciudad o como comitiva?

Por Juan Antonio Llanes

 

Hola. ¿Dónde están los regidores de oposición en el gobierno de la ciudad? ¿Están cumpliendo con su corresponsabilidad en la co-gobernanza del municipio?

Son preguntas que deben responderlas los propios regidores que están integrados al órgano de deliberación y administración del Ayuntamiento. Y es que saben, a 6 meses y 26 días de haber tomado la protesta constitucional como representantes populares, poco se conoce del trabajo, no actividades sociales, de representaciones, etcétera, sino de iniciativas, mociones, debates, argumentaciones y de propuestas en general, que se obligan a aportar como verdaderos portavoces de una comunidad, minoritaria, que votó a su favor para que opinaran y participaran en la administración de un municipio que todavía resiente los efectos desastrosos que dejaron como legado los miembros de gobierno anterior, como consecuencia de una visible complicidad, de la minoría de ediles, con el representante del partido gobierno.

Solamente para que se les “estrujen las tripas”, les preguntaría, ¿recuerdan alguna acción u obra que hayan llevado a cabo, Miguel Ángel Yerena, el “Archi” Méndez o Agustín Álvarez? -se salva, Humberto Muñoz que le dio férrea pelea al aquel entonces presidente municipal, el inolvidable y “siempre bien recordado”, Ramón Guerrero, el “Mochilas”-.

La ciudadanía reclama verdaderos representantes que funjan como una real oposición, una seria oposición como minoría, de contrapeso a las decisiones del alcalde en turno.

Por supuesto, Arturo Dávalos es la antítesis del anterior alcalde, pero también es cierto, que el poder tiende a seducir y a corromper hasta a la más bien intencionada persona, cuando el entorno le es complaciente.

Ya lo vimos antes con el ahora diputado, supo atraer y “convencer” a quienes, en su momento, amagaron con representar una oposición constructiva, institucional, fuera de radicalismos, y, supuestamente, ¿cómo comprobarlo pues?, fueron recompensados por su tolerancia y “colaboración”.

Caramba y para que colocamos al “Cepillo” Dávalos en esa tesitura, si para esa función, se supone, están, Juan José Cuevas, del PAN; Armando Soltero, del PVEM; Francisco Sánchez, independiente; y los priistas Andrés González Palomera y la señora Paula Celina Lomelí.

Evidentemente, el presidente municipal ha tenido la convincente capacidad para crear un ambiente relajado, calculador y fraternal con sus pares, tal vez mayor interés en los regidores de oposición, pero sin descuidar los de su propio partido, Movimiento Ciudadano.

A ver, les preguntamos, y respondan con la “neta” ¿ha sido útil la oposición en su papel de contrapeso y equilibrio al interior del órgano de gobierno?, ¿para la ciudadanía? vamos, pudiera ser que todas las propuestas e iniciativas que promueve el alcalde no requieren aportaciones o correcciones para su aprobación y derivado de ello, todo se aprueba.

Hará cosa de algunas semanas, el representante del PAN, Juan José Cuevas, asumió la postura como lo que es, un regidor de oposición, exponiendo no solo en las sesiones de Ayuntamiento sino a través de los medios informativos sus desacuerdos o discordancias con alguna de las acciones del gobernante. Algo sucedió, para que, como se dice en mi pueblo, para que haya “bajado el volumen a su radio”.

Ahora, con el tema del “cochinero” con el sistema de riego de la avenida principal, donde se “tiraron” casi 11 millones de pesos, y se presume otra acción más impregnada de corrupción, de deshonestidad de la administración pasada, válidamente lo toma el priista Andrés González Palomera para reclamar la transparencia del uso de dineros públicos en una obra, probablemente, deficiente e inútil, que es otra “perla” más del “agandalle” de Guerrero y la pasividad de aquellos regidores de oposición.

No se juzga mal que Arturo Dávalos ya ande en una ¿disfrazada? “campaña política”, para “la que viene” y que parte de sus estrategias para granjearse la simpatía y la benevolencia de los regidores de oposición sean las reuniones sociales, con “karoeque” de por medio, sino que la “sana amistad” no debe trasladarse a las sesiones del Ayuntamiento, y menos aún, cuando se deciden asuntos y proyectos que tienen un impacto social.

Se dijo y todavía, se tienen dudas sobre algunas irregularidades en los manejos financieros del pasado gobierno, que cierto, se originaron en administraciones anteriores a la del “Mochilas”, aquí cabría preguntarles a los señores de la oposición, ¿quedaron satisfechos con las explicaciones o cuentas que les ha dado el tesorero municipal, y el alcalde? ¿Nada que cuestionar?

Los regidores de oposición, tienen el escenario ideal para responderle a los ciudadanos que votaron por ellos que cumplen satisfactoriamente con su función de celosos y prudentes contrapesos, exentos de radicalizaciones estériles, de confrontaciones y de aportaciones inteligentes que enriquezcan las propuestas y proyectos de un gobierno municipal, donde todos tienen la responsabilidad de darle buenos resultados a una ciudadanía expectante que solo ha visto como los funcionarios utilizan las canonjías de los cargos para incrementar patrimonios personales o familiares.

No, no se trata de que peleen o tomen la sala de sesiones como ring para comparar los decibeles de sus voces o desplantes mediáticos, lo que deseamos los ciudadanos, nos incluimos, es que impere la inteligencia de los argumentos en un marco de respeto, de cordialidad y asumiendo cada parte su función, mayoría y minoría como regidores, no como comparsas.

 

NOTITAS DE “BOTE PRONTO”

 

—Vamos esperando que el Tianguis Turístico resulte positivo para Puerto Vallarta y su región, vamos, para que tenga provecho el viaje de tantos turisteros locales, con autoridades por delante.

 

—Le comentábamos a la dirigente de la Canaco local, Teresita Marmolejo, que debe acostumbrarse al “golpeteo”. Así es, desafortunadamente, cuando alguien aporta trabajo y sobresale en su medio profesional.

 

—Vaya conflicto vial que se vio ayer durante la inauguración del Tianguis Turístico allá en la Expo de Guadalajara, el operativo de seguridad que se implementa en las visitas del Presidente de la República resulta exagerado y molesto para los transeúntes y conductores de vehículos. ¿Será necesario tanto despliegue de seguridad?

 

—A propósito del ataque de un cocodrilo a un ciudadano que se atrevió a pescar en el área donde confluyen el río Ameca y el Mascota, sería bueno preguntarles a las autoridades correspondientes, si también esa zona es ya vedada para los pescadores, por lo menos señalicen.

 

—Caramba, no pasa día que no se conozca de otra salida del PRI de algún personaje. Máximo Martínez vivió los mejores días del PRI, y nunca fue “palomeado” por los “jerarcas” para un cargo importante. Y ahora que el partido está convaleciente, menos. Así que “toma vuelo” para otro lado. Cero y van ¿Cuántos?…y los que faltan.

Nos vamos. Sonrían y sean felices….Y si, si el “chamuco” no se mete, las “chivas” pueden estar en la liguilla del futbol mexicano.