Gente PVNutrición Sana

La obesidad, factor desencadenante de dolencias en nervio ciático

“Me duele la ciática” dicen muchos de ustedes, ese dolor puede ser tipo calambre o sensación de descarga eléctrica que impide caminar con normalidad, y pudiese acompañarse o no de debilidad en la pierna afectada o adormecimiento de alguna zona de la misma, y que puede llegar hasta la punta de los pies. Duele tanto que a muchos les impide realizar actividades cotidianas, de tal manera que disminuye su calidad de vida. Es por eso que hoy les hablo de este tan frecuente padecimiento. Sucede muy a menudo en mujeres embarazadas, y sobre todo en las personas con obesidad y sobrepeso.

 

Buenos días lectores de Puerto Vallarta y hasta donde alcance, un amigo muy joven y sano me pidió ayuda, él padece actualmente dolor en el nervio ciático. Le dije, “si hicieras alguna actividad física como cuando jovencillo, si tuvieras una vida más activa y evitaras las harinas y sobrecarga de calorías; por supuesto podrías notar que bajando de peso, se disminuiría notablemente tu malestar actual.”  Y en serio, aunque ya lo sabes y te lo han dicho, muy dentro de ti sabes que cuidando el peso, se alivian esos dolores. A menos que tengas hernia discal (ese es otro caso).

 

¿Te has preguntado cuál es el factor-causa que lo provoca?  Ya sea espalda, rodillas, planta del pie, columna, cualquier incomodidad que presente tu organismo es importante que lo atiendas, le hagas caso y acudas con el medico indicado. En este caso que quiero abordar el dolor de ciática, el diagnostico lo determina el ortopedista, y según lo establezca el profesional y depende de cada caso, posteriormente se sugiere fisioterapia. Bueno yo soy Nutrióloga, ¿Qué tiene que ver que con la ciática? Mucho, te explico por qué.

 

El sobrepeso y la obesidad pueden promover la aparición de la ciática, este padecimiento es provocado por la inflamación, irritación y tracción de los nervios que se originan en la parte baja de la columna lumbar, y que se juntan para formar el nervio ciático.

 

Esta afección es más frecuente entre la gente cuya actividad laboral exige someter a la columna baja –lumbar– a esfuerzos grandes o repetidos.  Los trabajadores manuales y operadores de maquinarias que levantan peso en forma repetitiva, son más propensos a tener ciática. Los deportes de alto impacto como el fútbol también puede originar dolor en el ciático, levantadores de peso ya sea hombre o mujer lo padecen por igual. Incide más en personas entre los 20 y 45 años de edad.   Fíjate bien; los discos intervertebrales se desgastan por el sobreesfuerzo a que son sometidos, aunque en algunos casos también hay otros factores predisponentes o agregados, una hernia de disco (candidato a cirugía) que es con mucho la principal causa que comprime la raíz del nervio y provoca dolor a la zona ya comentada, o una irritación en el recorrido del nervio por una inflamación muscular o de las articulaciones. ¿Ya estás entendiendo mi labor aquí? ¡Imagínate! cómo el exceso de peso está afectando con tanta fricción, y desgaste de tus discos vertebrales.

 

Tu columna vertebral es la que da sostén, la que te mantiene firme, si está dañada por el sobre esfuerzo y sobre peso que mantienes, entonces deberías hacer algo al respecto. Para prevenir la ciática se recomienda hacer ejercicios que fortalezcan los músculos del abdomen, la cadera y la espalda, pero en general cualquier aeróbico puede ser de utilidad.
Efectos del peso corporal

 

En general, cualquier fuerza que haga más presión en la parte baja de la espala y la pelvis, empeora los síntomas de la ciática. Un estudio del año 2005 publicado en “Arthritis & Rheumatism” indicó que cada medio kilo (500gr) extra de peso corporal, agrega 2 kilos de fuerza de compresión en las articulaciones y la espalda. Saca tus cuentas, si dijiste: espera, no soy obeso, solo tengo 3 kilos extras, entonces agrega 12 kilos de fuerza de compresión a tus articulaciones. ¿Ya entendimos entonces qué importante es mi labor como Nutrióloga en esta afección?; y claro,  si ya nos duelen las rodillas, espalda baja, columna, hombros, planta del pie, no estará de más que eches un vistazo a tu dieta, tus ingestas, te subas a la báscula y hagas cálculos de lo que estas lastimando a tu organismo.

 

En cambio, veamos qué pasaría si eres obeso y tienes ciática. El trabajo, la terapia y la recuperación no serán tan rápidos como las personas no obesas, debido a la presión física en los tejidos. Los pacientes obesos pueden tardar más en curarse de la ciática, y su curación será menor que en los pacientes no obesos.

 

A menudo, el aumento de peso se debe a que el paciente con ciática no puede realizar ejercicios que le hagan quemar calorías a causa del dolor. El aumento de peso empeora el dolor de la ciática y produce más inmovilidad y aumento de peso. Un objetivo del control de peso es romper este ciclo para que la persona que sufre de ciática pueda retomar su vida normal. Una dieta personalizada basada en sus necesidades, trabajar con paciencia, constancia, dedicación y disciplina, se acercará con mayor efectividad a su objetivo en recuperar calidad de vida, retomando sus actividades normales.

 

Ser de alguna manera consientes de esto, nos vuelve responsables en mantener estable nuestro peso, conservando así nuestra salud y equilibrio.

 

La prevención y recomendación

 

Para prevenir la ciática se recomienda hacer ejercicios que fortalezcan los músculos del abdomen, la cadera y la espalda, pero en general cualquier aeróbico puede ser de utilidad. Dormir en cama de base firme, pero cómoda, boca arriba con un cojincillo debajo de las rodillas, o de lado, en posición fetal y sin cruzar las piernas para no alterar la estructura anatómica de la columna ni la de los nervios.
Revisión médica para tener un diagnóstico certero

Busca ayuda con la profesional de la nutrición y asesorarte.

 

Los alimentos antiinflamatorios por lo regular son súper antioxidantes, consúmelos. Deja de lado las dietas de moda y pastillas milagrosas, eso solo te dará a corto plazo una mejora pero después será un largo fracaso.

 

Evita el sedentarismo, el tabaco y los alimentos refinados.

 

Consume alimentos que contengan complejo B. Las vitaminas del complejo B, y en concreto la vitamina B1, la B6 y la B12 son fundamentales para el buen funcionamiento de los órganos y sistemas del cuerpo, especialmente para músculos y nervios.

 

Los masajes y el calor ayudan a reducir los espasmos en la espalda.

 

Lic. Fabiola Ramírez Tu Nutrióloga teléfono 322 139 24 02, será un placer poder servirte. Hospital San Javier. Agenda una cita. Facebook Nutrición & Dieta e mail: fabyluchis911@hotmail.com cualquier pregunta y mensaje la responderé a la brevedad.

 

El sobrepeso y la obesidad pueden promover la aparición de la ciática, este padecimiento es provocado por la inflamación, irritación y tracción de los nervios que se originan en la parte baja de la columna lumbar, y que se juntan para formar el nervio ciático

El sobrepeso y la obesidad pueden promover la aparición de la ciática, este padecimiento es provocado por la inflamación, irritación y tracción de los nervios que se originan en la parte baja de la columna lumbar, y que se juntan para formar el nervio ciático