Consejos de una abuelita modernaGente PV

Un sueño maravilloso

Tuve un sueño maravilloso del que no quería despertar jamás; soñaba que podía volar y entrar a disfrutar en todos los hogares de éste enigmático Planeta Tierra, para observar esas mesas con diversos alimentos, donde todas las familias convivían felices; los padres, abuelos e invitados adultos, escuchaban fascinados los comentarios llenos de amor, risas y felicidad, así como los deseos y actividades, que esos inocentes niños habían realizado con gran algarabía, en pro de sus semejantes.

 

Gracias a la famosa globalización, y los medios de comunicación, los niños de todo el mundo se invitaban para pasar una temporada en su hogar; así podían comprender, vencer y respetar las barreras que existen entre las diversas costumbres, credos, razas y nacionalidades.

 

 Como todas las criaturas aprendían a comer desde pequeños diversos alimentos, educaban su paladar a diferentes sabores, por lo tanto… ¡La comida, nunca se tiraba a la basura!

 

Cuando en el mundo llegó la noticia de los millones de familias que tuvieron que abandonar sus hogares por esas guerras tontas y sin sentido, y que a la larga los únicos ganadores serían esos contumaces, inhumanos y ambiciosos gobernantes… ¡Los ejércitos dejaron de pelear y adoptaron a esos niños y familias desamparadas!, llenando de dicha y felicidad sus hogares; en lugar del odio…¡Reinó el amor!, y como se acostumbraron a convivir con respeto y dignidad… ¡Jamás se volvieron  a escuchar criticas ofensivas!

 

Observaba un mundo libre y gozoso; cuando estaba sentada en la tierra, frente a una gran hoguera, veía cómo un grupo de criaturas de distintas razas corrían hacia mí para abrazarme, y yo me sentía muy dichosa, pero… ¡En el momento que abría mis brazos, un ruido estremecedor me despertó!…

 

¡Era el noticiero de la televisión que mostraba cómo se había reanudado el bombardeo en el medio oriente!… Cuando me di cuenta de que sólo había tenido “Un sueño maravilloso”, escuché sobre el descubrimiento de nuevas fosas clandestinas, con un alto número de personas desaparecidas… Después vi, el cómo van surgiendo nuevos políticos ricos, tan cínicos… ¡Que tratan de excusar,  lo inexcusable!… sin importar vejar al pueblo hambriento y desesperado por la falta de trabajo… Los actos de terrorismo a nivel mundial… ¡Dejando a muchas personas fallecidas, otros tantas mutiladas, aumentando el número de niños huérfanos… ¡Escuché, cómo el poder del dinero, vale más que la razón, en esos políticos contumaces e inhumanos!…

 

No entendía ese terrible y real despertar, después de haber tenido… “Un sueño maravilloso”, y sin darme cuenta me puse a llorar de impotencia ante tanto desmán; me sentí como un niño que después de haber ahorrado tanto para comprar su helado preferido… ¡Se le cae al suelo sin haberlo probado!…

 

Por eso aún con lágrimas en los ojos, les suplico encarecidamente tratemos de unirnos con amor, para salvar a todos los niños del mundo de esos pocos personajes monstruosos, que con su dinero y poder están dominando a todo el globo terráqueo… ¡Prefiriendo destruirnos antes de claudicar!

 

¡Unámonos para que… “Un sueño maravilloso” no muera conmigo!…

 

Cariñosamente Ana I.

 

Les suplico encarecidamente tratemos de unirnos con amor, para salvar a todos los niños del mundo

Les suplico encarecidamente tratemos de unirnos con amor, para salvar a todos los niños del mundo