Gente PVPlaneta Luna

El poder de la amistad

Creo que a veces no nos damos cuenta de lo que representan los amigos en la vida. O sí. O no tanto como deberíamos.

 

En este último viaje a España he podido sentirlo de dos muy diferentes formas.

Aterrizando sentí el vacío inmenso de que uno de mis mejores amigos ya no fuera a estar más. Fue algo impactante, emotivo, esa sensación de que aunque Madrid seguía ahí abajo, ya nunca más sería la misma ciudad. Y cada día ese vacío estuvo ahí. Y cada día está en algún momento. Cuando quisieras compartir algo,  que  sabes que él te daría una opinión, un comentario…y te das cuenta que cada persona es única e irrepetible. Que puedes compartir mil cosas con mil personas, pero que sí hay personas irremplazables.

 

Tantas veces decimos que nadie es imprescindible. No es verdad. Sí es cierto que todos seguimos viviendo, las empresas siguen funcionando, pero creo que hay pérdidas que hacen que las cosas nunca sean iguales.

 

Viejas amigas

Por otra parte, más positiva, tuve la suerte de compartir tiempo con mis amigas de siempre, las de la escuela, la universidad, la infancia y la juventud. Esas amigas con las que has recorrido todo el camino hasta llegar aquí. Camino que a veces perdimos, tomando cada una otro distinto, estando en la distancia, en silencio, pero siempre presentes.

 

Había dejado de verlas a menudo cuando iba a Madrid, quizás por pereza, por pensar que ya no éramos tan cercanas, pero estos días me demostraron lo contrario. Fue vernos, charlar en calma y saber que nos conocemos, nos queremos, y sobre todo nos queremos como somos. Como hemos sido todos estos años y tantas aventuras después.

 

Claro que uno va haciendo amigos durante toda la vida. Es algo continuo, para algunas personas es sencillo para otras, como yo, bastante complicado. Sí se puede conocer montones de personas pero amigos…yo siempre he sido de poquísimos. No se me hace fácil. Para mi es algo tan de química inexplicable que solo se produce en contadas ocasiones. Es algo que tiene que pasar mágicamente, esa sensación de confianza, de querer compartir tus cosas, refugiarte…

 

Ángeles en el camino

Pero creo que la vida o el cosmos te ponen personas a lo largo del camino, como angelitos que te dan la mano en un instante como si te ayudaran a pasar las piedras en un río. Te acompañan, y se van. Y te quedas para siempre con ese recuerdo, a veces dormido, que se despierta por un detalle, un aroma, una imagen y salen de la cajita en la que estaban reposando.

 

Ahora en esta edad concreta, en este punto del presente, me da a veces miedo. Parece que es el momento en el que empezarán a desaparecer amigos, y no será tan sencillo hacer nuevos. Mucho menos que puedan llenar ni siquiera un mínimo espacio de los que se fueron. ¿Cómo hacer para compartir tantos años pasados? ¿Cómo contarles todo lo que ya uno lleva en la espalda y que nos hace como somos? Sera una nueva forma de amistad, una basada en el presente y en el futuro.

 

Mis amigas estos días me devolvieron ese invaluable sentimiento de estar en casa. Abrazarlas y saber que es de verdad, oírlas contar las cosas más personales con la confianza más sincera.

 

Amigas hermanas

Y en este espacio dedicado a la amistad, no puedo dejar de nombrar a las “amigas hermanas”, bueno sin que se enfaden las demás, solo tengo una. Una que me acompaña desde hace 45 años, nada más y nada menos. Nos conocimos en el jardín de infancia y para mí, que además no tengo hermanas de sangre, es ella. No podemos ser más distintas, ¡imposible! Pero creo que no podemos querernos más y aceptarnos más como somos. Ella me conoce muy bien y acepta mi caos como nadie. Toda una vida, ¡que no habremos pasado juntas!, y separadas desde que llegue a México. Y con todo, lo más bonito es la certeza que estaremos para siempre.

 

Tengo que acabar diciendo que en Vallarta he tenido muchos de esos angelitos en forma de amigos, esas veces en las que sin familia cerca  te sientes totalmente sola y en apuros. Y por supuesto también para tantos y tantos momentos de diversión y risas. He tenido la suerte de contar con gente maravillosa que han sido una bendición y que lo sigue siendo cada día.

 

Probablemente el mundo sería un lugar mejor si nos paráramos a pensar en el valor de este tipo de amor, en lugar de pensar siempre lo que nos separa de los demás.

 

Creo que a veces no nos damos cuenta de lo que representan los amigos en la vida. O sí. O no tanto como deberíamos

Creo que a veces no nos damos cuenta de lo que representan los amigos en la vida. O sí. O no tanto como deberíamos