Gente PVPlumazos

Historia olvidada

Han permanecido enterradas en diversos sitios de Mesoamérica. Son testimonios históricos de civilizaciones precolombinas; demasiados y bellos trabajos de alfarería con la esperanza de ser encontrados, respiran debajo de toneladas de tierra.

 

La historia del objeto de cerámica más antiguo de México.

 

Situaré a mi lector en el siglo pasado, década de los sesentas. Se atribuye el descubrimiento a dos estudiantes de Arqueología procedentes de la Universidad de Columbia NY; Charles F. Brush y su compañero Ellen, quienes llegaron a Acapulco Guerrero, con una gran influencia de ideas de la época.

 

Indagan entre los lugareños sobre historias conocidas por ellos, el deseo es corroborarlas. Su pensamiento es que en los manglares encontrarán parte importante del legado de las civilizaciones mesoamericanas.

 

Como ellos, cientos de historiadores, antropólogos, sociólogos y demás estudiosos venidos de otras latitudes, han llegado a México para descifrar códices, explicarse o al menos intentarlo, los dibujos plasmados en figuras de barro, algunas de ellas con incrustaciones de piedras preciosas.

 

Lo que más llamó la atención de los estudiantes de la Universidad de Columbia, fue el orden en la producción de las figurillas, tal como se relata en sus tesis académicas. Esta parte no solamente se detiene o consume en las figurillas, va más allá y continúa sorprendiendo a los estudiosos.

 

Me sorprende la falta de respeto que a siglos de distancia se haya perdido con respecto a la familia, a sus valores y la consistencia de su fortaleza se desvanezca tan rápidamente.

 

Las hipótesis sobre el respeto a las féminas en Mesoamérica son variadas; son hasta cierto punto difusionistas, sus representaciones en los legados así lo demuestran; aunque estoy segura había reconocimiento a sus mujeres dadoras de vida.

 

Debo admitir la gran influencia de mis lecturas al respecto, además reconocer mis limitaciones para describir en su totalidad las expresiones artísticas hermosas legadas por esas civilizaciones enigmáticas como lo fueron los Olmecas, los Mayas, Aztecas y podría enumerar a tantas descubiertas y nunca descifradas. Mi intención es reflexionar sobre los comportamientos hacia las dadoras de vida y el injusto trato hacia ellas, inmortalizadas en diminutas figurillas de barro y otros materiales.

 

Varios antropólogos y demás científicos, reconocen y ponen a la mujer como una de las más grandes fuerzas creadoras del universo. En cada gran civilización la mujer significó vida, amor, valor y otros atributos menos favorecedores. Un ser valiente, sin embargo, se piensa que es el hombre el más fuerte en todos sentidos un ser mítico a toda prueba. En la semántica del mito, el aparente orden se convierte en desorden, las relaciones se invirtieron en el tiempo sin llegar a formas claras, el poder de las mujeres no está en duda, sino la intención de darle su lugar sin dárselo, y verla solamente fragmentada, lo cual sería reprobado por las civilizaciones respetuosas de ella. No es lo justo, analicemos actitudes en el tiempo, ahí está la razón.

 

*Carmina López Martínez, arizbeth.lopez@univa.mx Comunicóloga y responsable del área de publicaciones de la Universidad del Valle de Atemajac, Campus Puerto Vallarta.

 

El poder de las mujeres no está en duda, sino la intención de darle su lugar sin dárselo, y verla solamente fragmentada

El poder de las mujeres no está en duda, sino la intención de darle su lugar sin dárselo, y verla solamente fragmentada