Gente PVNutrición Sana

Un problema de peso en los profesores

La obesidad dentro del ámbito escolar no solo es del alumnado, siempre hemos hablado de la nutrición del niño, del adolescente, del universitario, contemplar los riesgos que conllevan al no prevenir riesgos de enfermedades por malos hábitos nutricionales y sedentarismo, y nuestros ojos están puestos en ellos, sin embargo, ¿qué pasa con el cuerpo docente?, ¿ellos están exentos de toda crítica y falta de asesoría porque son adultos?, ¿creemos que no son tan importantes (finalmente ellos ya son adultos) como lo son los menores o los chicos estudiantes?

 

Los maestros y su alimentación

Quiero abordar este tema querido lector, porque también considero que para la vida de un maestro, cuidar la alimentación y al mismo tiempo pensar en ser un ejemplo para sus alumnos, es de toda mi atención y comprensión, y no es nada fácil, ahora que reflexiono, en mi haber como estudiante, mis maestros afortunadamente los recuerdo en buena forma, estilizados y todos con una energía tremenda, ahora que regreso a la escuela y que tengo una hija, mi perspectiva y observación es totalmente distinta.

 

Veo en mi entorno que un alto porcentaje de docentes sufren de este padecimiento, el sobrepeso y la obesidad ya es cosa común verlo tanto en estudiantes de entre 17 y 22 años como en maestros.

 

Tristemente el no conservar, tener o mantener un peso saludable, afecta su estado de ánimo, sufren episodios depresivos, intento de dietas fallidas con efecto rebote, su aspecto físico de deteriora, su energía disminuye y por supuesto su salud poco a poco se ve más afectada.

 

Un mal común

Si volteamos a nuestro alrededor, observaremos bastantes personas que tienen sobrepeso, bueno, es consecuencia de lo mismo, es un país obeso con altos consumos de bebidas azucaradas y comidas ricas en grasa y carbohidratos, de acuerdo con el estudio del patrón del consumo actual de bebidas en adultos en México, elaborado en 2006 por el INSP, los mexicanos consumen 411 kilocalorías (Kcal) diarias en bebidas, que equivalen a mil 721 mililitros, eso fue hace 10 años, imagínate, ¿crees que elevando el precio de alimentos hipercalóricos y dañinos dejaremos de consumirlos? Claro que no, sobre todo si cada botella dice tu nombre o el apellido de tu familia.

 

¿Justificación? Para ellos las hay, los profesores suelen tener un sueldo muy bajo, trabajan 8 o más horas, además la mayoría debe buscar un segundo empleo, otro turno para solventar sus necesidades económicas, otros académicos prácticamente viven en la universidad, son de tiempo completo, entonces, ¿a qué hora harán ejercicio?, ¿cómo pueden seguir horarios de alimentos?, ¿qué deben elegir para nutrirse sin que sea laborioso, sin que sea caro y sin que les quite tiempo?

 

En ninguna manera se prende atacar, juzgar o criticar, tú puedes estar en problemas de sobrepeso u obesidad por causas hereditarias, patológicas, hormonales, etcétera, lo malo es que el personal académico se vuelve ejemplo o una figura importante para muchos de los niños, adolescentes o estudiante de cualquier nivel.

 

Incongruencia

Un ejemplo claro son los profesores de educación física, la gran mayoría cursan con sobrepeso, ¡qué incongruencia es esa!, además, como ya sabemos tenemos un gran problema de obesidad infantil, (no solo en niños también entre los jóvenes bachilleres y universitarios).

 

¿Crees que con 40 o 50 minutos a la semana de educación física se estará evitando o proporcionando la actividad que ellos necesitan? Se establece que lo recomendado es realizar mínimo 150 minutos por semana, es decir 30 minutos al día, pero eso ya lo sabías y aun así decidimos no hacerlo con muchas excusas por delante.

 

Es como ver a un médico hablar de salud cuando su aspecto es de una persona enferma y desaliñada, o cuando lo vemos fumar, es como ver a un dentista sin dentadura o una nutrióloga con sobrepeso, flácida y peor aún, formada en el OXXO a punto de pagar por un refresco y frituras.

 

Gusto me daría que en la formación académica, sea cual sea la el grado o carrera cursada, ofrecieran materias de nutrición, del cuidado de la salud, temas sobre los riesgos, padecimientos y gastos a largo plazo, temas que hablen sobre los problemas sociales que causa del sedentarismo.

 

¿Quieres comenzar?

Comienza por pensar en que sí puedes, que nada te cuesta tomar del día 30 minutos, que eres un ejemplo a seguir, no esperes a que sea prescripción médica, no esperes a que por causa de la obesidad no puedas moverte por más de 7 minutos seguidos. ¿Cómo puedes comenzar a adaptar tu ritmo de trabajo combinándolo con nuevos hábitos de salud y nutrición? Te describo algunas circunstancias que puedes implementar y espero te motiven.

 

1.- Eres maestro, aprovecha las instalaciones, tienes una escuela enorme, comienza por caminar más en sus pasillos, escaleras, terraza, busca el momento del día para salir a caminar, despeja la mente y estira tus músculos. Le hará bien a tu mente, circulación y digestión.

 

2.- Comienza por traer SNAK saludables que no pesen en tu bolsillo o en el cajón de tu escritorio, por ejemplo pistaches o semillas de calabaza. Siempre en una justa ración.

 

3.- Toma líquidos sin azúcar, te, café, clorofila, agua natural, jugos verdes. ¿Sabes cuál es la regla de los verdes? 3×1, es decir; 3 vegetales por 1 fruta. (No te confundas, NO dije jugo de fruta, dije 1 fruta, obvio sé que entiendes que serán batidos en agua natural).

 

4.- Los alimentos no tienen por qué ser caros o monótonos, por ejemplo sal de lo clásico que es sándwich y un yogurt para beber. Te aburre rápidamente y caes en las malas decisiones. Prepara tus vegetales y frutas con anterioridad y comienza a incluirlos como regla en tus tres tiempos de comida mínimo.

 

5.- Intenta respetar tus horarios de alimento, eso te habla de tu organización y disciplina.

 

6.- Busca aliados, que ayuden y que no estorben en tu nuevo propósito de pérdida de peso, hay muchos trabajadores que tienen cerca alguna fonda o cafetería de confianza que les preparan la dieta establecida.

 

7.- No está mal si bebes algún suplemento nutricional que sea de grado farmacéutico, siempre y cuando sea previamente consultado con el especialista médico o nutrióloga para conocer su opinión.

 

Lic. Fabiola Ramírez Tu Nutrióloga. Con gusto recibo tus mensajes a mi correo fabyluchis911@hotmaill.com y a mi página de Facebook Nutrición & Dieta.  Concreta una cita, te invito a que comiences por dejarte ayudar y guiar para que puedas lograr tus objetivos. A los profesores que ya comenzaron les mando un enorme saludo, varios son mis pacientes, les reconozco su esfuerzo y les felicito.

Tel 3221392402

 

Los profesores de educación física, la gran mayoría cursan con sobrepeso, ¡qué incongruencia es esa!

Los profesores de educación física, la gran mayoría cursan con sobrepeso, ¡qué incongruencia es esa!