Vallarta hoy:

¡Puños atómicos!

El pasado 3 de diciembre se cumplieron 43 años de la aparición televisiva de Mazinger Z, uno de los primeros animes que exportaría la industria japonesa. A Latinoamérica llegaría con un retraso de más diez años y repitió el éxito que desencadenó en el mundo entero con la venta de figuras, historietas, álbum de cartitas y demás parafernalia.

 

Go Nagai, fue el creador de esta caricatura. La trama era sencilla; pero maquillada con toques mitológicos. Una incursión arqueológica descubre los robots creados por una antigua civilización, llamada Mikene, situada en el Mar Egeo; el doctor Hell los roba y amenaza con apropiarse del mundo. Para detenerlo, su antiguo colega, Juzo Kabuto, antes de ser asesinado, crea Mazinger Z bajo el principio de la energía “Fotónica”. Al morir su padre, Koji Kabuto toma los controles, por medio de una nave que se incrustaba en la cabeza del robot gigantesco.

 

Entre los principales atractivos de la serie fueron sus personajes. Por el bando de los malos destacaban el Baron Ashler (llamado también Ashura) mitad hombre, mitad mujer; el Conde Decapitado, un alemán que cargaba su cabeza bajo el brazo y el Duque de Gorgón, un hombre con cuerpo de tigre con dientes de sable. Por lo buenos, la pareja no declarada de Koji Cabuto, Sayaka que manejaba el robot Afrodita, luego Diana A; y Boss, un gordinflón que inexplicablemente, sin conocimientos, hace un robot parecido a su persona con desechos.

 

La historia tenía continuación, algo no visto en aquellos años. Estaba cargada de humor involuntario. Los gráficos en movimiento normalmente eran dibujos fijos repetidos; si la gente corría tras la llegada de un enemigo, volvían a pasar por el plano las ocasiones que fueran necesarias para crear multitudes. Japón, una ciudad acostumbrada a la destrucción, repetía el mismo esquema que Godzilla; quedaba devastada por el transitar de robots por sus calles; pero en el siguiente capítulo, estaba renovada, con sus edificios intactos. En México se hubiera enredado con los cables de luz y Telecable. En las traducciones castellanizadas se escuchaban frases que nos remitían al doble sentido, cómo cuando Sayaka disparaba los mísiles colocados en los senos de Afrodita “Pechos fuera” y Koji, “Puños fuera”, aquello parecía una arenga al destape.

 

La serie termina con la destrucción de Mazinger Z y la aparición de un robot mejorado “El Gran Mazinger”, que tendría su serie desconocida para los mexicanos; como otras continuaciones: Ufo Grendizer y Mazinkaiser

 

El éxito de series como Dragon Ball, no pueden entenderse sin conocer el fenómeno televisivo que fue Mazinger Z. Tuvo su canción pegadiza y varias películas; y en Tarragona, España hay un lugar de peregrinación para los fanáticos, una estatua de diez metros como atractivo turístico. Gracias a Youtube, se pueden volver a apreciar los capítulos de una serie que en su sencillez estaba su grandeza. Con los años, las figuras de Mazinger Z se volvieron coleccionables y no faltan en ninguna expo de comics. Sólo ha cumplido 43 años; así que no nos sorprenda que en un futuro, una versión renovada, regrese a las pantallas y vuelva a tener el éxito que tuvo en la televisión analógica.

Alejandro Aquino

Historiador, músico y escritor

Mazinger Z sólo ha cumplido 43 años; así que no nos sorprenda que en un futuro, una versión renovada, regrese a las pantallas y vuelva a tener el éxito que tuvo en la televisión analógica

Mazinger Z sólo ha cumplido 43 años; así que no nos sorprenda que en un futuro, una versión renovada, regrese a las pantallas y vuelva a tener el éxito que tuvo en la televisión analógica

Search