SIN ODIO – La paz social.

  • Felipe de Jesús Álvarez Cibrián, Presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos.

Por Dr. en derecho Miguel Ángel Rodríguez Herrera


La paz social

Miente aquel que define a la paz como la ausencia de guerra, también miente aquel que señala a la opresión y la violencia como medios para mantener la paz. En realidad, es la Filosofía quien verdaderamente define a la paz como: la máxima integración del ser humano en sus relaciones personales y sociales. Esto significa que la paz no fluye de los sistemas inventados por los humanos, llámense sistemas jurídicos, políticos, económicos o sociales. No, la paz no viene de fuera sino del alma humana que cumple con el orden establecido. Ella se construye día a día con ese ser para el otro. Vivir tu vida en atención a los demás y que en otras palabras quiere decir, ser solidario con el otro. En ese actuar se afirma tú yo y te define para con los demás.

Por excelentes que sean las organizaciones sociales que no son más que estructuras externas que de nada sirven si el hombre no está en paz consigo mismo y con los demás. Por eso las leyes son ineficaces y sólo se convierten en buenas intenciones para aquellos en los que no existe la paz en sus almas, ese ser para el otro y no el ser para morir de Heidegger y de Jean Paul Sartre, ambos filósofos existencialistas del absurdo. Ese ser para el otro es lo único que crea la paz.

Esa es la profunda convicción y visión del Doctor en Derecho FELIPE DE JESÚS ÁLVAREZ CIBRIÁN, quien actualmente funge como Presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos. Hombre que demuestra, a través de franca mirada, su actuar libre y tranquilo según lo expresaba Marco Tulio Cicerón en su inmortal obra Las Filípicas. De marcado porte clerical importa un aire de veracidad y de lealtad a sus valores religiosos. Son este tipo de funcionarios de los que requiere nuestra nación y ojalá sea tenido en cuenta para mayores responsabilidades.

Desde luego que su señora esposa ALMA DELIA, Ezequiel, Felipe de Jesús, Antonio, Blas Alberto y Gabriel deberán estar muy orgullosos de ser esposa e hijos de este honorable personaje. No por su función sino por su modo de ser.

En mi largo camino de columnista con pocas personas me he encontrado que posean los atributos de este ser humano que lleva por nombre el de un Santo prodigioso; FELIPE DE JESÚS.

AMIGOS

Un grato saludo, desde Vallarta, a mi amigo Miguel Ángel Osorio Chong. Y recuerden que mis entrevistas son del todo gratuitas. Veo y observo a la persona y no a la institución que representa.

ESCUPE EL ODIO.