Vallarta hoy:

La escuela incluyente

Demetrio Hernández Llamas

Desde hace varios años la preocupación por incorporar al desarrollo a los niños y jóvenes con alguna discapacidad, con aptitudes sobresalientes y en general a los alumnos con necesidades especiales de educación por diversos factores, ha sido  un reto que no consigue ser consolidado en las aulas de las escuelas de educación regular de educación básica, aun de manera generalizada.

 

Se dice que incluir a todos los alumnos para que participen activamente en las actividades escolares, en particular en las clases, resulta aún como un ideal  debido a que no siempre se consigue. Principalmente son las barreras del contexto las que se imponen como un obstáculo, la falta de experiencia, el desconocimiento de cómo favorecer que un alumno ciego, sordo, o con discapacidad intelectual por ejemplo, trabaje en un grupo de alumnos regulares respetando sus ritmos, estilos y vías de acceso a la currícula,  puede en sí misma ya ser una barrera muy significativa. Sobre todo si el maestro solo se reduce a decir “no sé cómo trabajar con esos niños”  sin intentar buscar una solución acentúa el problema inicial.

 

Las Unidades de Apoyo a la Educación Regular que educación especial dispone para brindar asesoría a docentes, orientación a padres de familia principalmente, son reducidas en número ya que  solo atienden aproximadamente el 10% del total de escuelas de las comunidades.

 

La estructura de las unidades señaladas cuentan o deberían contar con un director, maestros de apoyo que trabajan constantemente, uno por cada escuela (4 a 5 escuelas por USAER),  trabajador social, una maestra de comunicación y un psicólogo. Todo este equipo de especialistas de educación especial ya no dirige sus esfuerzos a tratar de mejorar las habilidades, conocimientos y actitudes del alumno con alguna necesidad especial de educación como lo fue en años anteriores, ahora de lo que se trata es no de que el alumno se ajuste a la escuela, sino que sea la misma escuela la que se ajuste a las características del alumno, a sus necesidades educativas, a sus ritmos, a los contenidos del Programa de educación básica.

 

Pero este transitar de dar atención a los alumnos en lo individual, a re-direccionar el apoyo a la escuela por parte de los maestros de educación especial no ha sido tarea fácil para los maestros de las escuelas regulares, ¿por qué? principalmente debido a que la formación tradicional que los maestros recibieron durante su proceso formativo como docentes frente a grupo, no contemplaba que hubiera en las aulas ordinarias  alumnos con alguna discapacidad, Trastorno de Déficit de Atención con o sin  Hiperactividad (TDAH), entre muchos otros, y se hizo necesario una serie de reformas que garantizaran el derecho a la educación de todos los alumnos de una comunidad.

 

Hoy en día ya se contempla en el plan de estudios, desde el 2011, la atención a la diversidad como un derecho de los alumnos a recibir, independientemente de sus características, un servicio de calidad educativa, sin embargo, estas nuevas formas de hacer la educación en las aulas implican mayores retos para los docentes frente a grupo, pues además se requieren mayores competencias profesionales, no solo para poder realizar evaluaciones más precisas, planificaciones más acordes a las características de los grupos, el saber cómo involucrar a los padres de familia en este proceso, el saber trabajar de manera colaborativa entre los mismos maestros, e integrar el uso de las tecnologías de la información y la comunicación en las actividades escolares. Estas metas son hoy en día una exigencia enorme para todos los actores educativos, que no resultan fáciles de conseguir, mayormente en grupos saturados de alumnos y con un limitado presupuesto destinado a la educación por parte de los gobiernos locales, estatales  y nacionales.

 

Comentarios en demetriohll@gmail.com

 

La preocupación por incorporar al desarrollo a los niños y jóvenes con alguna discapacidad ha sido un reto que no consigue ser consolidado en las aulas de las escuelas de educación regular de educación básica

La preocupación por incorporar al desarrollo a los niños y jóvenes con alguna discapacidad ha sido un reto que no consigue ser consolidado en las aulas de las escuelas de educación regular de educación básica

Search