Tendencias en el turismo.

Por Héctor Pérez García
Analista turístico y gastronómico.
Sibarita01@gmail.com

.

La crisis que comenzó en el año 2008 espueléo la imaginación de propios y extraños para sortearla, por una parte empresarios visionarios que imaginaron beneficiarse de la situación y por la otra ciudadanos que hicieron lo impensable para acercarse recursos y atar cabos.

Algunas iniciativas se originaron de este lado del Atlántico y otras, aun cuando comenzaron con timidez a nivel local, o se han desarrollado por sus propios méritos o se han unido a empresarios globales. Lo cierto es que la industria del turismo está cambiando y tarde o temprano nos llegarán sus efectos.

De hecho algunas realidades ya las tenemos en nuestro país, el más visible por el ruido que ha causado ha sido UBER que opera ya en media docena de ciudades con un éxito inesperado.

En España la crisis empujó a familias de la clase media principalmente, a ofrecer recamaras extras o acondicionadas, a precios razonables a visitantes que por otra parte no deseaban pagar las altas tarifas de los hoteles.  El sistema significaba un alivio a la maltrecha economía de muchas familias, mismas que luego extendieron el servicio a ofrecer alimentos y hasta auto con chofer.

La idea cundió por varios países europeos y las autoridades, que al principio intentaron detener la modalidad tuvieron que reconocer que era un mal necesario y acabaron en muchos casos a legalizar la operación exigiendo el registro y pago de impuestos.  ECONOMIA COLABORATIVA le llamaron al negocio de hacer mini hoteles de muchos hogares.

En México opera una variable del hospedaje residencial que opera en países como los Estados Unidos y Europa y ha existido desde siempre, solo que en los últimos años, este negocio sumergido e ilegal ha crecido y se ha profesionalizado a tal grado que cada vez representará un desafío mayor a la hotelería organizada. En algunas ciudades balneario como Cancún, Puerto Vallarta,  se estima que las unidades rentables  que se ofrecen al público están cada vez más cerca de las que operan legalmente.

Es incomprensible como ninguna autoridad interviene para poner las cosas en orden pasando por alto que la Ley General de Turismo contempla su irregularidad. La renta de condominios y residencias está en auge en Puerto Vallarta a tarifas que compiten con hoteles similares, solo que esta clase de negocio no paga impuestos, no aporta al fondo de promoción ni garantiza los beneficios sociales a sus trabajadores.

Llegan noticias de España sobre la lucha sin cuartel de los nuevos intermediarios que tratan de abrirse paso en el sector turístico.

Airbnb, Uber, HomeAway y Blablacar: lucha sin cuartel en España.

“Ante el avance imparable de la economía colaborativa, el año 2016 presagia nuevas batallas jurídicas, promulgación de normativas y presiones de lobbys de uno y otro bando en toda la Unión Europea. España va a ser un escenario clave de estas luchas, dada la importancia de su sector turístico, convertido en campo de batalla entre los nuevos intermediarios y los actores tradicionales.

Por un lado, las nuevas compañías intermediarias como Airbnb o Uber van a seguir presionando en Bruselas para que se liberalicen las actividades relacionadas con el alojamiento turístico y el transporte de personas.

Por ejemplo, Airbnb reunió a 5.000 miembros de su plataforma en París el pasado noviembre, a los que instó a “organizarse” y “movilizarse” para que su actividad sea regulada en países donde aún no lo está o hay un limbo legal.

Así, el CEO de Airbnb, Brian Chesky, reiteró que su compañía está dispuesta a recaudar la tasa turística (impuestos),  en todas las ciudades que así se lo soliciten.

Cabe recordar que Airbnb alcanzó los 2,6 millones de huéspedes en España en 2015, el doble que el ejercicio anterior.

Otra estrategia de las plataformas de consumo colaborativo para obtener reconocimiento legal consiste en presentar informes de todo tipo que reflejen su impacto económico.

Por ejemplo, Homeaway (que ha sido comprada por Expedia por 3.600 millones de euros) asegura que de los siete millones de viajeros entre 18 y 65 años que han contratado una vivienda vacacional en España en los dos últimos años, el 85% lo habría hecho conjuntamente con hoteles mientras el 15% sólo optaron por alquiler vacacional.

Hoteles y alquiler vacacional son por tanto, “tipologías complementarias, no excluyentes, ya que los clientes utilizan una u otra en función de sus necesidades”, asegura esta empresa.

Por todo ello, desde HomeAway reiteran su disposición al “diálogo” con hoteleros y administraciones “para acordar los requisitos que se deben establecer en la regulación de la vivienda turística”.

Pero de momento, el pasado mes de diciembre Barcelona multó a Airbnb y HomeAway por publicitar pisos turísticos ilegales.

Por su parte, Uber intenta reiniciar su actividad en España tras haber sido suspendido su servicio de forma cautelar.

Para ello, propone que los conductores de la popular app tengan licencia VTC (autorización de alquiler de vehículos con conductor) y un seguro correspondiente.

Uber sostiene que con estas modificaciones se podrían crear 30.000 nuevos empleos en España”.

Desde el punto de vista del visitante o turista todos estos servicios comprendidos en la llamada ECONOMÍA COLABORATIVA son en su beneficio pues significan no son solo una economía de viaje sino un cambio de actitud. No es lo mismo hospedarse en un gigantesco hotel donde el huésped es solo un número que compartir una recamara en una residencia familiar o aún, alquilar un departamento amueblado con el toque y la calidez de su propietario.

El mejor ejemplo que tenemos en México es el servicio de la plataforma UBER que vino a despertar a políticos y líderes flotilleros que dejan en manos de choferes urgidos de ganar dinero, un negocio que debería de verse como servicio público y no como negocio particular. Servicio, Seguridad, Limpieza y rapidez, es lo que ofrece UBER en contra de mugre, inseguridad y abusos del taxista típico.

Ahora bien: UBER paga impuestos, crea auto empleo y ofrece un servicio civilizado, mientras que el alquiler de casas y departamentos hace lo contrario a los hoteles: con frecuencia engaña y con más frecuencia no paga impuestos ni derechos en beneficio de la ciudad y de sus trabajadores.

Veamos que nos cuenta el columnista de REFORMA Sergio Sarmiento sobre una reciente visita a LOS CABOS: ¿Un taxi del aeropuerto al Sheraton? 65 dólares, si, así, en moneda extranjera.

“Los precios de los taxis en LOS CABOS siempre han sido de extorsión, pero la situación en lugar de mejorar empeoran. Los bloqueos de taxistas a hoteles hace años, apoyados por el ex gobernador perredista Narciso Agúndez, han ayudado a mantener un costoso monopolio que afecta por igual a locales y turismo. Si algún lugar de nuestro país necesita UBER es LOS CABOS.

Un rápido cálculo me dice que en lugar de pagar 65 dólares de ida y 65 de vuelta, más los taxis para asistir al Abierto de Tenis, me conviene alquilar un auto.”

En el resto del país los taxis no tendrán tarifas de extorsión pero igual extorsionan.  Uno esperaría que abusen de los turistas, al fin que ellos desconocen la costumbre, pero lo mismo aplican su “criterio” a los locales y aún con pasajeros repetitivos.

Viajamos con frecuencia a Guadalajara y lo hacemos en un cómodo autobús de la línea ETN que además nos regala el cincuenta por ciento de descuento por ser personas de la tercera edad. Es decir un viaje redondo para una persona nos cuesta $600.00 pesos ida y vuelta. Mientras que el taxi de la estación de autobuses al sur de la ciudad nos pretende cobrar según le haya ido el día anterior: un día doscientos cincuenta, otro doscientos setenta y otro trescientos. Cada vez hay que negociar la tarifa para vergüenza de las autoridades correspondientes que de seguro jamás se suben a un taxi.

Ahora que si usted decide dejar su auto en el estacionamiento al aire libre y campo abierto de la estación de autobuses, tendrá que pagar seiscientos pesos por 48 horas de hospedaje. Uno se pregunta: ¿Alguien regula los precios de los estacionamientos?

Así que podríamos complementar el juicio de don Sergio Sarmiento, no solo LOS CABOS necesitan UBER, en PUERTO VALLARTA muchos soñamos con tener ese servicio.

Por otra parte: si ves las barbas del vecino rasurar, pon las tuyas a remojar. Tarde o temprano las tendencias del turismo nos alcanzarán para beneficio de los ciudadanos.

ÚLTIMO REPORTE DE BARCELONA

Las plataformas de alquiler de vivienda vacacional, según ha informado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, “podrían estar impactando aproximadamente en el 30%” de las viviendas que se ofertan de alquiler cada año en la ciudad, lo que explica “en gran parte” la importante subida de los precios que se está produciendo en el mercado de alquiler y que no se corresponde con un incremento de los salarios.