Semana de homenajes.

  • Ciudad Juárez, la Ciudad de México y Parácuaro hacen peticiones y organizan la recepción de los restos de Juan Gabriel para despedirlo como el ídolo popular que fue; la familia del cantautor recibiría el cuerpo mañana.

.

Por Juan Carlos Arce
Ciudad de México

.

Los restos de Juan Gabriel fueron llevados de una funeraria al Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, según dijo la policía de esta ciudad.

Sin embargo, el agente Mike Lopez indicó que no sabía a dónde iban a llevar el cadáver del ícono de la música popular mexicana, que murió el domingo en su residencia en Santa Monica, no obstante que horas después se supo que aterrizarían en el aeropuerto de Toluca, en el Estado de México.

Los restos del artista fueron velados en una funeraria del suroeste de Los Ángeles. El cantautor murió dos días después de haber dado su último concierto en Inglewood, California. Tenía 66 años.

Juan Gabriel murió de causas naturales a raíz de “problemas cardiacos”, dijo el domingo el asistente de investigaciones del forense del condado de Los Ángeles, quien todavía no había firmado su certificado de defunción.

Ed Winter reveló que no le hizo la autopsia al ícono de la música popular mexicana, quien falleció en su casa de Santa Monica, California, porque revisaron su historial médico y determinaron que tenía males cardiacos.

.

CIUDADES ABREN SUS PUERTAS

Cabe señalar que tres ciudades mexicanas hacen fila para rendir homenaje a Juan Gabriel, pero los familiares serán quienes tienen la última palabra sobre los tributos que recibirá este artista que traspasó fronteras con su música.

El gobierno mexicano anunció que abriría las puertas del Palacio de Bellas Artes para rendirle un homenaje, pero este lunes Ciudad Juárez, la urbe fronteriza que lo vio crecer, y su natal Parácuaro también expresaron su deseo de despedir al artista como merece.

La Premio Cervantes de Literatura 2013, Elena Poniatowska, recordó a Juan Gabriel como “un héroe popular, el mayor ídolo popular desde Pedro Infante (1917-1957)”, el cantante y actor icónico de la Época de Oro del cine mexicano.

“Representaba mucho a los mexicanos más fregados (que más sufren), por sus carencias, la discriminación sexual, y eso lo hizo entrañable para millones de mexicanos que se identificaban con él”, apuntó Poniatowska.

“Juan Gabriel es parte de la cultura popular mexicana desde hace 45 años y sus canciones han acompañado a generaciones, tanto la letra como sus melodías”, dijo el domingo el secretario de Cultura, Rafael Tovar, quien ofreció a la familia darle el último adiós en el principal recinto cultural del país.

El gobernador del norteño estado de Chihuahua, Javier Duarte, señaló que “Iván, su hijo, ha estado muy consternado, no ha tomado decisiones”, y reveló que anoche le adelantaban “que hasta el miércoles será entregado el cuerpo” a los familiares.

Destacó que “hay un clamor de la gente de Juárez porque se le haga un homenaje” en esta ciudad fronteriza con EE.UU., previo al del Palacio de Bellas Artes, algo que ya planteó “respetuosamente a la familia”.

Y es que Juan Gabriel nació el 7 de enero de 1950 en Parácuaro, pueblo del estado de Michoacán, pero de niño se mudó a Ciudad Juárez, donde fue recluido en un orfanato porque su madre no podía mantenerlo.

Fue allí donde aprendió música y años más tarde pudo darle la vuelta a una difícil infancia para convertirse en el Divo de Juárez, compositor de cientos de canciones que durante las últimas cuatro décadas han sido interpretadas por artistas de talla mundial.

El alcalde de Ciudad Juárez, Javier González Mocken, dijo que esta urbe del estado de Chihuahua dedicará una plaza y una estatua al cantante.

Indicó que la apertura de esta plaza se dará el próximo viernes, en el marco de unos festejos que ya se tenían previstos por la reconstrucción del centro histórico, en cuyo proyecto colaboró el autor de éxitos como “Amor eterno” y “Querida”.

.

MARIACHIS DE DESPEDIDA

Decenas de admiradores y músicos se acercaron a la funeraria de Los Ángeles para despedir al “Divo de Juárez” antes de que sus restos fueran trasladados a su país natal.

“Me dije ‘No es cierto, cómo (murió) tan joven’. No es justo, es el único artista que sacaba la cara por Juárez y por México, así que aquí estoy”, dijo Lucero Luna frente a la funeraria, donde varios grupos de mariachis acudieron a cantarle al autor de “Amor eterno” y “No vale la pena”.

La joven mexicana llegó el domingo a Los Ángeles de vacaciones para encontrarse con la noticia de la muerte del cantautor.

“Apenas supe que estaba aquí, vine a despedirme, a decirle adiós, porque no voy a poder ir a los funerales en México”, lamentó.

Juan Gabriel, cuyo nombre real era Alberto Aguilera Valadez, falleció este domingo a los 66 años en un lujoso apartamento de la vecina ciudad de Santa Mónica, y su cuerpo fue posteriormente trasladado a la funeraria, ubicada muy cerca del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles (LAX).

Ante la multitud de personas que se acercaron al lugar, las autoridades locales decidieron mandar a varias unidades policiales para preservar el orden.

Rigoberto Cedillo, del estado mexicano de Jalisco, contrató a uno de los varios grupos de mariachi que se acercaron hoy a cantar frente a la funeraria.

“Esa es la mejor manera de despedir a nuestro Juan Gabriel, así a él le habría gustado”, explicó.

Entre la ola de admiradores estuvieron las hermanas Alicia y Carmen Olague, residentes de Los Ángeles, que decidieron ausentarse de su trabajo para darle el último adiós a su ídolo.

Con un cuadro con la fotografía de Juan Gabriel, las hermanas no pudieron evitar llorar mientras acompañaban a los músicos a entonar composiciones como el “Noa Noa” y “No tengo dinero”.

“Es nuestra bandera, nuestra segunda bandera mexicana. Juan Gabriel representaba todo lo bueno y lo luchador de México”, explicó Alicia, quién aseguró que, siempre que pudieron, acudieron a los conciertos del artista, por lo que, aseguraron, el cantante ya las reconocía.

“Mucha gente dice que se murió, pero yo digo que no se murió, que sigue en nuestros corazones y sigue presente entre todos, aquí estoy y no me voy a ir”, sentenció Luna.