El Lago de Tos-Cano #89

.

.

Se nos fue Alberto Aguilera,
viajó hacia la eternidad.
Pude, por un breve tiempo,
disfrutar de su amistad;
también pude ser testigo
de su generosidad.

Lo recuerdo en el estudio
y en el ensayo constante;
en su respeto a su público,
su entrega como cantante;
en su incansable espectáculo
dinámico y delirante.

Orfebre de melodías
que le salían a granel;
Coplero mayor, muy pocos
hoy se comparan con él.
Nos dejaste gran herencia,
hasta siempre, Juan Gabriel.