Corona de PAN.

Por Dr. en derecho Miguel Ángel Rodríguez Herrera

El verdadero PAN sólo se puede comer en corona por la sencilla razón de que el PAN VALLARTA es propiedad del místico de los condominios GONZÁLEZ CORONA. Él es quien con sus infinitos millones compra las candidaturas para presidente municipal y para diputados. Compra que la hace directamente a los líderes en turno del comité estatal. Una vez que la candidatura se ha vendido por algunos millones, se hace un remedo de elecciones internas totalmente entrampadas para así justificar una loable democracia hecha por gente decente con principios de solidaridad y subsidiariedad. Los miembros del partido se tragan el dulce que les dan.

Esa práctica de comprar y vender candidaturas comenzó con González Corona y ha sido la causante de las derrotas electorales del PAN VALLARTA. Pero, ¿quién es el culpable? En primer lugar, los miembros por su estupidez de creer en una democracia que es sólo una farsa. En segundo término, lo son tanto el CDE como el propio Corona. El PAN VALLARTA ha caído en manos de gánsteres que a base de trampas aspiran arribar al poder público por el solo afán del dinero. Los Higuera, iguales en sus sucias intenciones, fueron desplazados por la abultada cartera de corona. Compra y venta de candidaturas, trampas, traiciones y mentiras es todo lo que quedó del antes invencible PAN VALLARTA. Aunque no les guste, pero la verdad esa es y quien domina al partido celeste es GONZÁLEZ CORONA digan lo que digan. Y así será mientras haya montañas y condominios. Sólo los cobardes callan.

EL REGRESO DE LOS CRIMINALES

Como sin con lo anterior no bastara se escuchan rumores de que el tal MANUEL GONZÁLEZ FARRERA pretende regresar aspirando a un cargo público teniendo como padrino a González Corona quien le compró la candidatura a cambio de que no fuera al penal de Ixtapa por culpa de los de Telecable y en su lugar quedara el innoble perico, el “Peri”, pues. En caso de que tome la decisión de retornar se enfrentará a la averiguación penal en su contra que todavía sigue vigente a pesar del testimonio falso de Ponce Ibarría y otro sujeto desconocido quienes declararon a favor del tal Farrera. La fuerza de la justicia penal desemboca en el penal de Ixtapa y su regreso lo hundirá en las tristes barracas de esas mazmorras. Recuerden que el brazo de la justicia es largo, muy largo.

Los que amamos a la justicia no descansaremos hasta hacer ingresar a los criminales al lugar que les corresponde: la cárcel.

AMIGOS

Un gran saludo para mi amigo Gispert, director general del CISEN. Otro para todos los internos del penal de Ixtapa.
QUIEN ESCUPE ODIO SE CURA EN SALUD.