Gente PVNutrición Sana

Alimentos industrializados para bebés

Sabemos desde siempre (y no nos engañemos) que la industria de productos alimenticios (OJO: dije producto NO COMIDA) “endulza” a los bebés porque serán sus futuros clientes, ¿qué opinas? ¿Es saludable alimentar a los bebes de seis meses a dos años con papillas, jugos, cereales enlatados y fórmulas lácteas?

 

Los especialistas se contradicen siempre, pues aseguran que no, y advierten sobre los graves daños a la salud de los pequeños (algunos sí dan argumentos, otros no), la verdad es que muchos especialistas sí los recomiendan sin antes saber cuál es la ingesta diaria de azúcar permitido para un niño de esa edad, sin antes analizar el contenido de azúcar e información nutricional.

 

Yo como profesionista en el ámbito nutricional tengo mi propia opinión, para mí las papillas y jugos no son alimento si no productos, lo que significa que me mantengo y defiendo mi pensamiento de no estar de acuerdo con la inducción a tales productos a temprana edad.

 

Los alimentos para bebés

Los alimentos industrializados dirigidos a bebés entre seis meses y dos años, contienen azúcares añadidas que además provocan daños a la salud de los pequeños consumidores, ¿cuál será el problema?, se preguntarán muchos, bueno, al inicio de esta columna dije que serán futuros consumidores asiduos a estos “alimentos”, pues estos, generan tanto gusto por el azúcar que en la edad adulta se convierten en clientes potenciales de otros productos perjudiciales para el organismo, mismos que carecen de fibra y tienen una larga vida en anaquel gracias a la cantidad de sodio que contienen, además del azúcar adicionada.

 

Los azúcares añadidos no son recomendables para bebés, en especial, los lactantes. Por eso la importancia de que las papillas sean naturales, preparadas al momento para conservar sus nutrimentos y sin adicionar otros ingredientes. En mis talleres de ablactación o iniciación a la dieta, hemos aclarado ese punto, parece que las mamás están de acuerdo conmigo que no hay nada mejor que tú misma realizar la preparación de las papillas con alimentos frescos y sin añadir saborizante, colorante, azúcar o sodio para su conservación. Es muy usual escucharles decir entre ellas que es muy difícil que sus bebes de 6 a 2 años quieran comer vegetales y frutas al natural, claro, hagamos una pausa y pensemos, ¿qué fue lo primero que le diste después del seno materno? ¿Un biberón con fórmula, un jugo, un refresco, un gerber por practicidad y comodidad?

 

Bueno, es de esperar que el día que le inicies con alimentos reales, el azúcar natural de las verduras se le haga espantoso y ni cosquillas le haga al paladar, muchas mamás comienzan con ofrecer frutas muy azucaradas como lo son la pera y plátano, continúan con papaya, ciruela pasa, uvas sin piel y vamos sumándole más y más el gusto por el azúcar. Llega la hora de la calabacita y brócoli y simplemente lo rechazan. Pero por supuesto pasará, y si no actúas adecuadamente, más tarde será un dolor de cabeza la dieta de tu hijo.

 

Adicción al azúcar

Por otro lado; debes saber que, el sodio combinado con el azúcar provocan que los niños no sientan empalagamiento, y cuando tienen exposición continúa al azúcar adicionada se acostumbran y no aceptan alimentos naturales, libres de azúcar y sodio.

 

Es como si se dejara una ‘huella’ en las papilas gustativas, por lo que los niños presentan un comportamiento donde inclinan sus preferencias hacia los sabores artificiales, desde una edad muy temprana estamos fomentando que los niños se acostumbren a los sabores dulces. Es muy fácil que un niño se acostumbre a ese tipo de sabores, sobre todo si se le comienzan a dar desde los primeros meses de vida y es mucho más difícil que en etapas posteriores de la vida sea un hábito consumir verduras u otros alimentos naturales sin sal y/o azúcar.

 

En el mismo sentido, la industria sabe que secuestra a los paladares para tener cautivos por generaciones a sus clientes, así cuando los niños van creciendo consumen otros alimentos industrializados. Y esto es real, ¿cuántas veces le has dado jugo de cajita, lata o botella a tu hijo?, ¿cuántas veces te ha dicho dame refresco el agua natural no me gusta?, ¿cuántas veces le has tenido que endulzar las naranjas porque solas las escupe?, incluso muchos especialistas sugieren (no estoy de acuerdo) añadir azúcar a los vegetales para que así las acepten. Bueno todo esto tiene un inicio, y ya comenzó, ahora; depende de ti y de la dirección que le des a su educación alimentaria y qué final quieres para tu familia.

 

Riesgos del consumo de azúcar

Ya sabemos que los riesgos son el incremento de obesidad, eso no es novedad, tampoco es nuevo que somos el primer lugar en Obesidad infantil. El consumo de azúcares añadidos está relacionado además con caries dental, hipertensión arterial, diabetes tipo 2, síndrome metabólico, resistencia a la insulina, y enfermedades cardiovasculares.

 

Ahora el sobrepeso es lo de menos, porque al menos es un problema que se ve y se atiende, pero los otros daños que ocasionan este tipo de azúcares son invisibles y son prácticamente asintomáticos, quiero decir que ningún niño va a decir ‘me duele algo’ por los excesos de ingesta de azúcares.

 

Las cifras

Mira cómo vamos incrementando, según datos de la Secretaría de Salud (SSA), la prevalencia de sobrepeso y obesidad en niños menores de cinco años ha mostrado aumento a lo largo del tiempo, en 1988 era de 7.8%, mientras que para 2012 llegó a 9.7%. En los primeros 11 meses de 2014, además, México registró 35 mil 157 nuevos casos de obesidad entre niños de 1 a 14 años.

 

Se está hablando de una infancia que va a crecer enferma o que está creciendo enferma, y va a contraer enfermedades crónicas a una edad más temprana: diabetes, hipertensión arterial o fallo cardiaco y otros padecimientos cardiovasculares, además de las repercusiones emocionales que acarrea la obesidad.

 

La industria ha contribuido en gran medida a la epidemia de obesidad y sobrepeso infantil. Ahora que deje la inquietud, ¿dejarás que la industria alimenticia te gane y mantenga cautivos a tus hijos en el futuro para que les siga generando más dinero, más adictos a sus productos, mientras que ellas contribuyen a la obesidad y todas sus consecuencias? Te la dejo de tarea.  Reflexiona y has modificaciones en tus elecciones y preparaciones.

 

Licenciada Fabiola Ramírez Tu Nutrióloga. Tel 3221392402, e-mail: fabyluchis911@hotmail.com será un placer poder servirte y atender tus mensajes de texto. Mil gracias por seguir siendo seguidor de una servidora. Gracias por sus mensajes y “like” a mi sitio web: Nutrición & Dieta, búscala  y sigue las notas, tips, recetas, ejercicios y más.

Los alimentos industrializados dirigidos a bebés entre seis meses y dos años, contienen azúcares añadidas que además provocan daños a la salud de los pequeños consumidores

Los alimentos industrializados dirigidos a bebés entre seis meses y dos años, contienen azúcares añadidas que además provocan daños a la salud de los pequeños consumidores